En el cuerpo, sustancias peligrosas que existen de manera natural llamadas radicales libres suponen un riesgo de daño a muchos tejidos. El cuerpo despliega un "sistema antioxidante de defensa" para contenerlos. El glutatión, una proteína hecha de los aminoácidos cisteína, ácido glutámico y glicina, es uno de los elementos más importantes de este sistema.

El glutatión hace mucho de este trabajo en el hígado, aunque también se encuentra en cualquier parte del cuerpo. Además de combatir los radicales libres, ayuda mantener varias moléculas biológicas esenciales en un estado químico llamado "reducido" (lo contrario a "oxidado"). Además, el glutatión puede actuar sobre las toxinas como pesticidas, plomo y solventes para limpiar en seco, transformándolas en tal manera que el cuerpo las pueda excretar de manera más fácil.

Nutrientes como vitamina C y vitamina E también ayudan a neutralizar los radicales libres. En los años de 1990, dichos suplementos antioxidantes se promovieron ampliamente para prevenir una variedad de enfermedades, incluyendo cáncer y enfermedad cardiaca. (Desafortunadamente, esta esperanza ha estado ampliamente confusa a medida que han llegado los resultados de estudios grandes y confiables.) Durante este periodo, el glutatión oral se volvió popular como un suplemento antioxidante adicional. Desafortunadamente, el glutatión no se absorbe cuando se toma por vía oral, así que dichos suplementos desde luego son casi inútiles. Sin embargo, puede ser posible elevar los niveles de glutatión en el cuerpo al tomar otros suplementos, como vitamina C, cisteína, ácido lipoico y N-acetilcisteína. Permanece poco claro si hacerlo pueda ofrecer cualquier beneficio para la salud.

Requerimientos/Fuentes

No hay requerimento dietético para el glutatión. El cuerpo lo produce a partir de cero, utilizando vitaminas y aminoácidos comunes que se encuentran en los alimentos.

Los niveles de glutatión en el cuerpo se reducen por fumar ciagarros. Varias enfermedades están asociadas con los niveles reducidos de glutatión, incluyendo el cáncer, cataratas, diabetes e infección por VIH.1

Dosis Terapéuticas

Una dosis típica recomendada de glutatión oral es de 50 mg dos veces al día. Sin embargo, como se mencionó anteriormente, cuando el glutatión se toma por vía oral, se destruye.2 Por lo tanto, no importa cuál sea la dosis, no hará alguna diferencia.

Es posible que algo de glutatión se pueda absorber si se mantiene en la boca y se permite que se disuelva, pero esto no se ha estudiado bien.3

Un método más promisorio para elevar los niveles de glutatión en el cuerpo involucra tomar cisteína suplementaria o suplementos antioxidantes. Evidencia sugiere que la cisteína (con frecuencia suministrada en forma de proteína de suero de leche, que es alta en cisteína) puede elevar los niveles de glutatión en personas con cáncer, hepatitis o VIH.4-7

Además, dado que la vitamina C tiene funciones superpuestas con el glutatión, los suplementos de vitamina C pueden permitir que se use algo del glutatión del cuerpo, por lo tanto incrementando sus niveles en el cuerpo.8,9 El suplemento antioxidante aćido lipoico parece elevar también los niveles de glutatión.10-15

Otros suplementos que pueden elevar los niveles de glutatión incluyen N-acetilcisteína,16-19glutamina,20metionina,21 y S-adenosil metionina (SAM).22

Usos Terapéuticos

Varios sitios web promueven el glutatión para una variedad de problemas de salud, desde prevenir el envejecimiento hasta aumentar el rendimiento deportivo. Sin embargo, los suplementos de glutatión son casi seguramente inútiles para cualquier condición dado que no se absorben.

Existe un poco de evidencia de que el glutatión inyectado puede ofrecer unos cuantos beneficios para la salud, como prevenir los coágulos sanguíneos durante cirugía,23 reducir los efectos secundarios e incrementar la efectividad de medicamentos de quimioterapia de cáncer como cisplatina,24-26 tratar la infertilidad masculina,27-31 y aliviar los síntomas de la etapa inicial de mal de Parkinson.32,33 Aunque no es probable que el glutatión oral proporcione los mismos beneficios, al menos es posible en teoría que tomar los nutrientes descritos en la sección previa (y de ese modo elevar indirectamente los niveles de glutatión) pueda ofrecer beneficios similares. Sin embargo, no hay evidencia directa para indicar que esta hipótesis sea verdadera.

Temas de Seguridad

El glutatión oral debería ser completamente seguro, dado que no se absorbe.