LUNES, 17 de febrero de 2014 (HealthDay News) -- Unos niveles altos de las hormonas del estrés podrían hacer que los profesionales financieros se comporten de formas que contribuyan a los colapsos del mercado, sugiere un estudio reciente.

Específicamente, unas cantidades elevadas de cortisol, una hormona del estrés, podrían hacer que los corredores eviten el riesgo y sean demasiado pesimistas cuando los mercados financieros son extremadamente volátiles. Pero los corredores deben tomar riesgos para ayudar a los mercados en dificultades, según los investigadores de la Universidad de Cambridge, en Inglaterra.

"Todos los corredores saben que los mercados influyen mucho sobre sus cuerpos", aseguró en un comunicado de prensa de la universidad el colíder del estudio, John Coates. "Lo que no sabíamos hasta este estudio era que esos cambios fisiológicos (los niveles subclínicos de estrés de los que apenas estamos conscientes) en realidad alteran nuestra capacidad de tomar riesgos".

Se cree que el nuevo estudio es el primero en mostrar que el apetito de riesgo de los corredores puede variar mucho, y que esas fluctuaciones podrían deberse a los niveles de las hormonas del estrés. Hasta ahora, la mayoría de modelos económicos y financieros suponían que el nivel personal de aceptación de riesgo de un corredor seguía siendo igual a través de las subidas y las bajadas de los mercados, apuntaron los autores.

Una investigación anterior mostró que los niveles de cortisol aumentaron en un 68 por ciento entre los corredores en Londres en un periodo de dos semanas cuando había una alta volubilidad en el mercado.

El nuevo estudio incluyó a 20 hombres y a 16 mujeres de 20 a 36 años de edad que recibieron inyecciones durante ocho días para aumentar sus niveles de cortisol en un 69 por ciento (un aumento similar al observado en los corredores en el estudio anterior). Los participantes también participaron en unas tareas de riesgo financiero en que podían ganar dinero.

Los aumentos iniciales en el cortisol tuvieron poco efecto sobre la conducta de toma de riesgo de los voluntarios. Pero los niveles altos a largo plazo de la hormona del estrés condujeron a una reducción del 44 por ciento en su disposición a tomar un riesgo adicional para tener la posibilidad de una mayor ganancia, según el estudio, que aparece en la edición del 17 de febrero de la revista Proceedings of the National Academy of Sciences.

"Asusta darse cuenta de que en el mundo financiero nadie (ni los corredores, ni los administradores de riesgo, ni los banqueros centrales) saben que ocurren estos cambios subterráneos en el apetito por tomar riesgos", comentó Coates, profesor de la facultad de administración de la universidad y ex corredor en Wall Street.

Más información

La Asociación Americana del Corazón (American Heart Association) ofrece más información sobre el estrés y cómo gestionarlo.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2014, HealthDay