Indicaciones generales

El hecho de comer una dieta alta en fibras se ha asociado con un menor riesgo de padecer cáncer colorrectal. La fibra se encuentra en todos los alimentos vegetales, incluidas las frutas, las verduras, los granos y las legumbres. Sin embargo, obtener la fibra de los cereales y los granos enteros puede ser muy útil para prevenir el cáncer colorrectal.

También puede ser benéfico ingerir abundantes frutas y verduras, y comer menos carnes rojas. Los investigadores incluso descubrieron que las dietas ricas en cebolla y ajo estaban asociadas con un menor índice de muchos tipos de cáncer.

Se ha demostrado que el ejercicio frecuente reduce el riesgo de padecer cáncer colorrectal. Incluso el ejercicio moderado (30 minutos al día) es benéfico.

Se ha determinado que la obesidad aumenta el riesgo de padecer cáncer colorrectal, en particular, cuando el peso está distribuido en la cintura, en lugar de en las caderas y los muslos. Los médicos recomiendan perder el exceso de peso para reducir el riesgo de contraer cáncer colorrectal.

Para reducir el riesgo de padecer cáncer colorrectal, deje de fumar. Los fumadores son entre 30% y 40% más propensos a morir a causa de cáncer colorrectal que los no fumadores.

El consumo regular de alcohol entre los fumadores y la personas con dietas con alto contenido de grasas parece incrementar el riesgo de padecer cáncer colorrectal. Sin embargo, esto no parece ser un riesgo mayor entre las personas que beben alcohol, pero que ingieren dietas altas en fibra.

El cáncer de colon se puede encontrar en familias. Si más de un pariente cercano ha padecido cáncer de colon antes de los 60 años de edad, usted podría tener un mayor riesgo. Usted también podría estar en riesgo si alguien en su familia ha sido diagnosticado con poliposis adenomatosa familiar (PAF) o cáncer colorrectal sin poliposis hereditario (CCSPH).

Si tiene antecedentes familiares de la enfermedad, es posible que el médico le recomiende someterse a una colonoscopía. Después de una colonoscopía inicial, su médico recomendará repetirla o no en función de los resultados.

Algunas formas de cáncer de colon tienen una fuerte base hereditaria. Si usted tiene antecedentes familiares de cáncer de colon o poliposis familiar del colon, tiene un mayor riesgo de padecer cáncer de colon y podría interesarle explorar la mejor manera de controlar ese riesgo con su médico. Asimismo, las enfermedades inflamatorias intestinales (EII), como la enfermedad de Crohn, también incrementan su riesgo. El buen control de las EII es crucial para evitar el desarrollo de cáncer de colon.

Algunos estudios han descubierto un vínculo entre el uso de aspirina y las tasas reducidas de cáncer colorrectal. Debido a que el consumo de aspirina puede tener efectos secundarios, incluido el sangrado gastrointestinal, hable con el médico antes de decidir comenzar una terapia con aspirina.