Al hacer ciertos cambios en el estilo de vida, usted puede reducir su riesgo (o el de su hijo) de desarrollar infecciones recurrentes del oído y complicaciones que pueden amenazar la audición. Para obtener información acerca de cómo prevenir futuras infecciones del oído, vea Reduciendo Su Riesgo de Infecciones del Oído.