El objetivo de la información aquí proporcionada es brindar una idea general acerca de cada uno de los medicamentos enumerados a continuación. Sólo se incluyen los efectos secundarios más generales; por lo tanto, consulte a su médico si necesita tomar alguna precaución especial. Use cada uno de estos medicamentos según se lo recomiende su médico, o según las instrucciones proporcionadas. Si tiene preguntas adicionales sobre el uso o los efectos secundarios, contacte con su médico.

Su médico intentará controlar su diabetes gestacional con dieta y ejercicio. Si esto no tiene éxito, es posible que deba tomar insulina u otros medicamentos para controlar sus niveles de azúcar en sangre.

La insulina es una hormona que se produce en el páncreas. El trabajo principal de la insulina es disminuir los niveles de azúcar en sangre al facilitar la transferencia de glucosa desde la sangre hasta las células de los tejidos. La diabetes gestacional ocurre cuando las hormonas producidas durante el embarazo bloquean los efectos de la insulina. Este efecto obstructor genera una condición conocida como resistencia a la insulina. Si la dieta por sí sola no controla el nivel de azúcar en sangre, por lo general se receta insulina.

Existen muchos tipos diferentes de insulina que se pueden recetar. Algunas funcionan más rápido pero por períodos más cortos, y otras permanecen todo el día en el sistema. Su médico decidirá qué tipo de insulina es correcta para usted.

El propósito del tratamiento es mantener los niveles de azúcar en sangre dentro de un rango normal. El objetivo óptimo para una mujer con diabetes gestacional es un nivel de azúcar en sangre de:

  • 95 miligramos por decilitro (mg/dl) [5,3 mmol/l] o menos en ayunas
  • 140 mg/dl (7,8 mmol/l) o menos una hora después de una comida
  • 120 mg/dl (6,7 mmol/l) o menos dos horas después de una comida

Una parte importante del cuidado de su condición es controlar sus niveles de azúcar en sangre durante el día. Si necesita insulina, el médico la ayudará a calcular la cantidad correcta necesaria para mantener los niveles de azúcar en sangre dentro de un rango saludable para usted. Esta cantidad puede aumentar a medida que avanza su embarazo. Asimismo, es posible que sea necesario ajustar la dosis de insulina que necesita en momentos de estrés emocional o físico (p. ej., si tiene una infección, si hace gran cantidad de ejercicios).

El riesgo principal de tomar insulina es que puede disminuir demasiado su azúcar en sangre. Esto puede ser muy peligroso. Si toma insulina, es importante prestar atención a sensaciones extrañas, como confusión, sudoración o ansiedad. Si tiene alguna de estas sensaciones, debe controlar su nivel de azúcar en sangre. Si es bajo, puede aumentarlo rápidamente al comer o beber algo que tenga mucha azúcar, como jugo o una bebida cola regular.

Si bien la Dirección de Fármacos y Alimentos no ha aprobado medicamentos orales para la diabetes gestacional, su médico puede recomendar que tome medicamentos orales para ayudar a controlar sus niveles de azúcar en sangre. Estos medicamentos orales funcionan de distintas formas según el tipo de fármaco que sean. Algunos ejemplos de medicamentos que se pueden recetar para controlar sus niveles de azúcar en sangre incluyen:

  • Metformina (p. ej., Fortamet, Glucophage): funciona en el hígado para reducir la producción de glucosa y hace que su organismo sea más sensible a la insulina
  • Glyburide (p. ej., DiaBeta, Glynase, PresTab): estimula al organismo para que produzca más insulina y ayuda a las células a usar mejor la insulina

Los efectos secundarios de este medicamento incluyen:

  • Síntomas de niveles bajos de azúcar en sangre:
    • Inestabilidad
    • Hambre
    • Irritabilidad
    • Mareos
    • Frecuencia cardíaca acelerada
    • Dolor de cabeza
  • Náuseas y vómitos
  • Dolor de estómago (metformina)
  • Diarrea (metformina)
  • Pérdida de apetito (metformina)
  • Sabor anormal (metformina)

Cuando tome un medicamento recetado, tenga las siguientes precauciones:

  • Tome los medicamentos como se le indique. No cambie la cantidad ni el horario.
  • No deje de tomarlos sin hablar con su médico al respecto.
  • No comparta los medicamentos.
  • Conozca cuáles son los resultados y efectos secundarios. Infórmelos a su médico.
  • Algunos medicamentos pueden ser peligrosos cuando se mezclan. Hable con un médico o farmacéutico si usted está tomando más de un medicamento. Esto incluye medicamentos de venta libre, suplementos dietéticos o a base de hierbas.
  • Planifique con anticipación sus repeticiones para que no se quede sin medicamentos.

Llame de inmediato a su médico o al servicio de emergencias si tiene una complicación grave con el medicamento, como:

  • Ataques o convulsiones
  • Inconsciencia
  • Niveles bajos de azúcar en sangre recurrentes o extremos