Hay algunos pasos que puede dar para ayudar a controlar la incontinencia urinaria.

Algunas personas encuentran que el café, otras fuentes de cafeína, cítricos, o alcohol incrementan la urgencia por orinar. Evitar temporalmente estas bebidas podría causar que mejoren sus síntomas.

La mayoría de los líquidos que usted toma llegarán a su vejiga en un lapso de 2 a 3 horas. Por lo tanto, es mejor programar su consumo de grandes cantidades de líquidos para aquellas horas cuando usted sepa que estará cerca de un baño.

Algunos medicamentos (diuréticos) pueden incrementar su frecuencia urinaria durante varias horas hasta que disminuya su efecto. Discuta con su médico cuándo es el mejor momento para que los tome y por consiguiente los planee.

Existen numerosos dispositivos disponibles para atrapar orina. Cantidades pequeñas se pueden controlar con toallas sanitarias o condones especiales (para hombres). Cantidades más grandes se pueden absorber por prendas interiores protectoras con recubrimientos de alta tecnología que previenen que la humedad estropee su piel. El uso de recolectores y almohadillas junto con la programación de su consumo de líquidos puede volver muchos problemas de incontinencia en molestias menores.

Para pacientes hospitalizados y personas que tienen grandes cantidades de fuga de orina, podría ser necesario retirar la orina a través de una sonda. La mayoría de las sondas urinarias se infectan cuando se dejan dentro más de unos días, así que se evitan cada vez que sea posible. Si usted tiene una vejiga neurogénica, aprenderá a introducir un catéter dentro de su vejiga periódicamente para vaciarla. En los hombres, un condón sujeto a un catéter evita el riesgo de infección. Algunas veces se coloca un catéter directamente dentro de la vejiga a través de la pared abdominal.

Si usted tiene un catéter, se le indicará que lo conecte, después que lo drene cuando llegue al baño. O, se le sujetará una bolsa a éste que podrá llevar con usted y drenarlo periódicamente.

Usted puede controlar la restricción de líquidos, almohadillas, y dispositivos de recolección por sí solo. Sin embargo, los catéteres requieren atención profesional frecuente por parte de enfermeras especialmente capacitadas para manejar los siguientes problemas:

  • Filtración alrededor del catéter
  • La orina no sale
  • Dolor, ardor o urgencia incrementada, los cuales pueden ser una señal de infección
  • Sangrado