La cirugía sólo es una opción cuando el cálculo tiene un tamaño o una forma que evita su paso y bloquea el flujo de la orina, o cuando está causando daño en el riñón o en otra parte del tracto urinario. También puede optarse por la cirugía si se debe prevenir un episodio de cálculos renales o una infección renal seria (como en los pilotos de aerolíneas o en los pacientes bajo trasplante renal). Si el cálculo es muy grande, o se encuentra en un punto difícil de tratar con litotricia extracorpórea por ondas de choque (ESWL), su médico puede optar por la extracción quirúrgica de sus cálculos renales.

El cálculo renal se retira a través de una pequeña incisión en la espalda

Descripción del Procedimiento:

Su doctor hace una diminuta incisión (½ pulgada) en su espalda hacia su riñón, inserta un tubo llamado nefroscopio, y utiliza este tubo para remover el cálculo. Un instrumento llamado litotriptor puede utilizarse para romper el cálculo en pequeños pedazos para facilitar su retiro. Después que el cálculo se ha retirado, se puede colocar un pequeño tubo llamado sonda de nefrostomía en su riñón mientras se recupera.

Se inserta un tubo flexible a través de la vejiga dentro de la uretra para atrapar el cálculo renal.

Antes de Procedimiento:
  • Su orina será analizada para detectar una infección.
  • Consiga que alguien lo lleve a casa después del procedimiento si se planea utilizar anestesia general o espinal.
  • Pregúntele a su doctor si tiene alguna otra instrucción especial.
Descripción del Procedimiento:

Se ensarta un tubo diminuto y flexible de fibra óptica desde la uretra, dentro de la vejiga, y hasta alcanzar el uréter. Un instrumento al final del tubo atrapa el cálculo. Un pequeño tubo de plástico llamado stent puede colocarse en el lugar para mantener el uréter abierto mientras sana; éste es similar al tipo de instrumento utilizado para mantener los vasos sanguíneos abiertos después de una angioplastia. Su doctor le enseñará cómo estar pendiente de una infección.

En casos muy raros, se requiere de una cirugía abierta para remover un cálculo muy grande o con una forma tan rara que obstruye el flujo de orina proveniente de un riñón.

Descripción del Procedimiento:

Se realiza una incisión abierta de varias pulgadas a lo largo, generalmente en su costado, para acceder al riñón y remover el cálculo. El tiempo de recuperación es mayor con una cirugía abierta.