En la actualidad, no hay procedimientos o tratamientos efectivos para la forma seca de degeneración macular.

Actualmente existen varias opciones de tratamiento para personas con degeneración macular húmeda: fotocoagulación láser, terapia fotodinámica, e inyecciones anti-VEGF.

La fotocoagulación láser, usada para tratar numerosas condiciones oculares, se usa en algunos casos de degeneración macular húmeda. Cuando los vasos sanguíneos debajo de la mácula se multiplican en la degeneración macular húmeda, ellos se filtran, causando daño y muerte a las células de la mácula. La fotocoagulación involucra dirigir un fuerte rayo de luz de láser hacia los nuevos vasos sanguíneos para destruirlos. Esto no es una cura para la degeneración macular, pero ayuda a prevenir la pérdida de la visión posteriormente. Desafortunadamente, el tratamiento por sí mismo puede conllevar a pérdida de la visión.

El procedimiento se lleva a cabo en una base de paciente externo. Usted recibirá gotas para los ojos para dilatar su pupila y adormecer su ojo. El procedimiento se realiza mientras usted está sentado en una silla. Usted permanecerá despierto, y podría sentir malestar mínimo mientras se dirigen los impulsos de luz de láser hacia los vasos sanguíneos. El tratamiento por lo general tarda menos de treinta minutos en terminar, y usted puede ir a casa inmediatamente después de la cirugía. Puede tardar varias semanas antes de que usted sepa si la cirugía ha sido exitosa. Podría necesitar tratamientos adicionales con láser para controlar la degeneración macular y prevenir pérdida de la visión posteriormente.

La terapia fotodinámica es un tipo más reciente de procedimiento con láser usado para tratar la degeneración macular húmeda. Ésta involucra usar un láser de baja potencia junto con un medio de contraste sensible a la luz. El medio de contraste se inyectará dentro de una vena en su brazo y circulará a través de su cuerpo. A medida que el medio de contraste circula a través de su ojo, se acumula en los vasos sanguíneos anormales. El láser de baja intensidad se dirige hacia los vasos sanguíneos, y el medio de contraste absorbe la energía del láser y destruye los vasos sanguíneos.

El procedimiento se realiza en una base de paciente externo. Usted recibirá gotas para los ojos para dilatar su pupila y adormecer su ojo. Usted también recibirá una inyección de medio de contraste dentro de una vena en su brazo. Podría sentir malestar mínimo mientras se dirigen los impulsos de luz del láser hacia los vasos sanguíneos. Usted podría necesitar tratamientos adicionales para controlar el crecimiento de vasos sanguíneos y prevenir pérdida de la visión posteriormente.

Sólo aproximadamente el 20% de los pacientes con degeneración macular son candidatos para las terapias antes mencionadas. En este grupo sólo aproximadamente la mitad tendrán un resultado mejorado. Para aquellos que se ven beneficiados por el procedimiento, con frecuencia los beneficios son temporales.

Las inyecciones anti-VEGF se pueden usar para todas las formas de degeneración macular húmeda. El medicamento se inyecta directamente dentro del ojo después de que usted recibe medicamentos tópicos adormecedores. Esto bloquea una señal que causa que los vasos sanguíneos anormales crezcan y se filtren. Estas inyecciones por lo general son aplicadas por un especialista en la retina y generalmente se aplican cada seis semanas. Aunque no son una cura, estas inyecciones pueden ayudar a desacelerar el avance y conservar la visión que usted tiene actualmente.

Cuando se ha intentado la extirpación quirúrgica de sangre y vasos sanguíneos anormales debajo de la mácula, pero no ha sido muy exitosa. Actualmente, investigadores están examinando ésta y otras formas de intervención quirúrgica para la degeneración macular.