Cambios en el estilo de vida para controlar y tratar menorragia incluyen:

Cambios en el estilo de vida para controlar y tratar amenorrea incluyen:

Los cambios en el estilo de vida para menorragia se enfocan en la prevención de anemia, la cual puede ocurrir debido al sangrado abundante.

Si su sangrado abundante es el resultado de usar un dispositivo intrauterino de cobre (DIU) o de tomar anticonceptivos orales, hable con su médico acerca de usar un anticonceptivo diferente.

Para reducir su riesgo de desarrollar anemia por deficiencia de hierro, consuma alimentos altos en hierro diariamente. La fuente más absorbible de hierro alimenticio se llama hierro heme. Éste se encuentra en carne de órganos (como hígado), carne de res, carne de cerdo, carne de aves, y mariscos (como almejas y ostras).

Otra forma de hierro alimenticio (hierro no heme) no es absorbido tan bien por su cuerpo. El hierro no heme se encuentra en guisantes y frijoles secos, nueces, semillas, frutas secas, pan, cereales fortificados con hierro, pasta, y verduras de hoja verde (como espinacas). Usted puede aumentar la absorción de hierro no heme al incrementar su consumo de alimentos ricos en vitamina C, como brócoli, col, tomates, frutas cítricas, melones, y fresas.

Los suplementos de hierro son muy efectivos pero sólo se deberían considerar si han fallado las medidas alimenticias. Usted debería hablar primero con su médico antes de tomar algún suplemento de hierro. La forma preferida de suplemento de hierro por lo general es el sulfato ferroso. Otros suplementos incluyen fumarato ferroso, gluconato ferroso, complejo de hierro polisacárido, y hierro carbonilo.

Efectos secundarios comunes de los suplementos de hierro incluyen:

  • Estreñimiento
  • Diarrea
  • Náusea y vómito
  • Heces fecales negras
  • Empeoramiento de problemas gastrointestinales existentes, como colitis y úlceras

Los cambios en el estilo de vida para controlar la amenorrea dependen de la causa de la condición y podrían incluir reducir el ejercicio, consumir una dieta adecuada, aumentar o bajar de peso, reducir el estrés, recibir tratamiento para un trastorno alimenticio, y prevenir la pérdida ósea. La amenorrea podría tardar más de seis meses en revertirse.

El ejercicio excesivo e intenso puede causar que usted deje de tener periodos menstruales. El tratamiento para amenorrea podría ser tan sencillo como reducir su rutina de ejercicio. Si usted hace ejercicio compulsivamente por temor a aumentar de peso, podría tener un trastorno alimenticio como anorexia nerviosa o bulimia. Es común que las mujeres con trastornos alimenticios hagan ejercicio de 2 a 6 horas al día. Si usted tiene un trastorno alimenticio, necesita acudir a su médico para recibir tratamiento adecuado y ayudar a reducir la naturaleza compulsiva de su ejercicio.

Por otra parte, si usted hace ejercicio intensamente debido a que es una atleta, podría ser difícil para usted reducirlo. Debido a que la amenorrea la pone en riesgo de osteoporosis e infertilidad, debería hablar con su médico acerca de cómo obtener más calcio, permanecer cera de su peso corporal recomendado, y desarrollar un programa de ejercicio adecuado.

Con frecuencia, la amenorrea está relacionada con los niveles de grasa corporal; ya sea demasiada o muy poca. Su médico le puede ayudar a determinar su peso y niveles de grasa corporal adecuados.

Si usted tiene sobrepeso, su médico o dietista le puede ayudar a hacer cambios en su dieta y niveles de actividad para que pueda alcanzar un nivel adecuado de peso y grasa corporal. Su problema podría ser que usted ha perdido demasiado peso o lo ha perdido demasiado rápido.

En este caso, su médico o un dietista le puede ayudar a hacer ajustes para que su dieta sea bien balanceada y adecuada en calorías. Si usted tiene un temor intenso de aumentar de peso o siente que su alimentación es compulsiva y está fuera de control, debería ser valorada para un trastorno alimenticio.

Los trastornos alimenticios, como anorexia nerviosa y bulimia nerviosa, con frecuencia conllevan a amenorrea. Los trastornos alimenticios son serias alteraciones en el comportamiento alimenticio, como reducción extrema y poco saludable de consumo de alimentos, o sobrealimentación severa. Éstos están acompañados por sensaciones de angustia o preocupación extrema acerca de la figura corporal o del peso.

La anorexia nerviosa es un trastorno alimenticio en el cual usted tiene una obsesión con la dieta y el ejercicio que conlleva a pérdida de peso excesiva.

La bulimia nerviosa es un trastorno alimenticio en el cual usted come grandes cantidades de alimentos (llamado atracón compulsivo) y después usa medios inadecuados (vómito, laxantes, diuréticos, ejercicio excesivo) para deshacer a su cuerpo de los alimentos consumidos (llamado purga). Usted come compulsivamente y se siente incapaz de detenerse, después se purga para prevenir aumentar de peso.

Si usted cree que podría tener un trastorno alimenticio, busque ayuda por parte de su médico inmediatamente.

Los altos niveles de estrés pueden interrumpir sus periodos menstruales. Además de reducir su nivel de estrés en general, usted debería descansar y relajarse más. También podría beneficiarse con técnicas de relajación como meditación, respiración profunda, relajación progresiva, yoga, y bio-retroalimentación. Estas técnicas le ayudan a prestar atención en la tensión de su cuerpo y liberarla con ejercicios que ayuden a calmar su mente y relajar sus músculos. Las actividades placenteras regulares también le pueden ayudar a aliviar el estrés.

Si usted tiene amenorrea durante un periodo prolongado de tiempo, usted tiene un riesgo incrementado de pérdida ósea y osteoporosis.

Para ayudar a proteger sus huesos y reducir su riesgo de osteoporosis:

  • Consuma una dieta balanceada que sea rica en calcio y vitamina D.
  • No fume.
  • Evite el consumo excesivo de alcohol y cafeína.
  • Haga ejercicio regularmente (pero no excesivamente) con ejercicios de resistencia y soporte de peso.