Si su enfermedad periodontal es severa, se le podría aconsejar someterse a un procedimiento quirúrgico para limpiar minuciosamente las bacterias que están demasiado profundas para ser removidas mediante remoción de sarro y pulido radicular. Usted también podría requerir cirugía para restaurar el tejido y hueso que se hayan destruido por la enfermedad periodontal.

Este procedimiento involucra cortar dentro de la encía y exponer el hueso y dientes debajo para que el área se pueda limpiar cuidadosa y completamente. Las bacterias causantes de la enfermedad y cualquier pieza de cálculo se remueven, y después el tejido de la encía se cose con seguridad de nuevo en su sitio alrededor de los dientes.

Si usted tiene destrucción severa de tejido y hueso debido a la enfermedad periodontal, podría necesitar otro procedimiento llamado injerto después de la cirugía a colgajo abierto. Durante un injerto, su dentista o especialista dental podría remover una pequeña porción de tejido o hueso de otra área de su cuerpo, y sujetarla en áreas de su boca que necesiten nuevo crecimiento de tejido o hueso. O bien, hay otras dos fuentes de tejido para injerto, un material cosechado por parte de donadores llamado un aloinjerto y un material de injerto biosintético. Además de los procedimientos de injerto, se puede colocar una pequeña porción de material de malla entre su encía y hueso. Esta técnica evita que el nuevo tejido de la encía crezca dentro del área donde debería estar el hueso.