Los cambios en el estilo de vida pueden ayudar a desacelerar el avance de artritis reumatoide y a regresar su nivel normal de funcionamiento. Éstos incluyen:

  • Haga ejercicio
  • Descanse adecuadamente

El ejercicio cuidadoso y razonable puede ayudar a mejorar la movilidad y la flexibilidad. El ejercicio puede reforzar sus músculos, lo cual podría mantener a sus articulaciones más estables. Consulte a su médico antes de comenzar un programa de ejercicio. Usted necesitará adaptar su programa de ejercicio para que proteja las articulaciones que están afectadas por la artritis reumatoide. Se le puede aconsejar que consulte a un fisiólogo del ejercicio o a un terapeuta físico para que le ayude a diseñar un plan seguro de ejercicio.

Es importante que usted descanse adecuadamente. Aún es importante que usted permanezca lo más activo posible. Hable con su profesional en el cuidado de la salud acerca de cómo alcanzar un equilibrio para que usted descanse bien pero siga haciendo ejercicio adecuado.

Siempre contacte a su médico si:

  • Sus síntomas no mejoran con los cambios recomendados
  • Sus síntomas empeoran
  • Usted desarrolla algún nuevo síntoma