El objetivo de la información aquí proporcionada es brindar una idea general acerca de cada uno de los medicamentos enumerados a continuación. Sólo se incluyen los efectos secundarios más generales. Pregunte a su médico si necesita tomar alguna precaución especial. Use cada uno de estos medicamentos solo según se lo recomiende su médico y según las instrucciones proporcionadas. Si tiene preguntas adicionales sobre uso o efectos secundarios, consulte con su médico.

Algunas personas pueden controlar la diabetes tipo 2 solo con dieta y ejercicio. Pero, en muchos casos, se agregan medicamentos a este plan de tratamiento para ayudarlo a controlar sus niveles de glucosa (azúcar) en sangre.

Los medicamentos para la diabetes que se toman por vía oral, a menudo llamados agentes orales, se usan para tratar la diabetes tipo 2. Bajan los niveles de glucosa en sangre de diversas formas. Debido a que cada tipo de medicamento actúa de manera diferente, se los puede combinar para un tratamiento más efectivo. Todos estos medicamentos actúan mejor cuando forman parte de un programa de tratamiento integral que incluye alimentación saludable y ejercicio frecuente.

A pesar de la dieta, el ejercicio y los medicamentos orales, algunas personas con diabetes tipo 2 de larga data pueden necesitar insulina u otros medicamentos para controlar sus niveles de glucosa.

Metformina (Glucophage)

La metformina actúa en el hígado para hacerlo producir menos glucosa y lograr que el cuerpo sea más sensible a la insulina. También puede disminuir los niveles de grasa en sangre y posiblemente llevar a una leve pérdida de peso que, con el tiempo, puede ayudar a controlar la glucosa en sangre.

La metformina suele tomarse 1 o 2 veces al día con las comidas. La metformina no hace que el cuerpo produzca más insulina. Por lo tanto, cuando se usa sola, rara vez causa hipoglucemia (bajos niveles de glucosa en sangre). Sin embargo, cuando se combina con otros medicamentos para la diabetes puede causar hipoglucemia.

Si usted bebe más de 2 a 4 vasos de bebidas alcohólicas por semana, infórmeselo a su médico, ya que la metformina no se tolera bien al mezclarla con el alcohol. Además, si se va a someter a cirugía o a un examen que requiere material de contraste para un estudio por imágenes, asegúrese de que su médico sepa que está tomando metformina. El medicamento deberá interrumpirse por un tiempo.

Algunos nombres comunes incluyen:

  • Clorpropamida (Diabinese)
  • Glipizida (Glucotrol, Glucotrol XL)
  • Gliburida (Micronase, Glynase PresTab, DiaBeta)
  • Glimepirida (Amaryl)
  • Tolazamida (Tolinase)
  • Tolbutamida (Orinase)

Las sulfonilureas estimulan las células beta del páncreas para que produzcan más insulina. También ayudan a las células del cuerpo a usar mejor la insulina.

Por lo general, estos medicamentos se toman 1-2 veces al día, 30 minutos antes de la comida. Debe alimentarse cuando tome estos medicamentos para reducir el riesgo de tener niveles bajos de glucosa en sangre.

Todas las sulfonilureas tienen efectos similares en el nivel de glucosa en sangre, pero puede haber diferentes efectos secundarios. Según los resultados del control de glucosa en sangre, su médico trabajará con usted para ajustar la dosis. Consulte con el médico cuáles son los efectos secundarios que debería observar.

Las sulfonilureas lo ayudan a controlar la glucosa en sangre al estimular la producción y la liberación de insulina. Por lo tanto, existe la posibilidad de que puedan provocar hipoglucemia. Asegúrese de consultar con su médico y un nutricionista matriculado para equilibrar la cantidad de comida que ingiere con la cantidad de medicamento que toma y así reducir el riesgo de hipoglucemia.

Algunos de estos medicamentos pueden causar efectos negativos si se toman con alcohol. La clorpropamida es el medicamento con mayor incidencia de estos efectos, que incluyen vómitos y ruborización.

Las sulfonilureas también pueden aumentar el riesgo de ataque cardíaco e insuficiencia cardíaca. Consulte con el médico sobre los factores individuales de riesgo para enfermedad cardíaca.

Algunos nombres comunes incluyen:

  • Repaglinida (Prandin)
  • Nateglinida (Starlix)

Como las sulfonilureas, estos medicamentos ayudan al páncreas a producir más insulina. Sin embargo, actúan más rápidamente que las primeras y permiten una frecuencia más flexible de dosis y comidas.

Al igual que las sulfonilureas, estos medicamentos pueden aumentar el riesgo de hipoglucemia. Por lo tanto, debe consultar con su médico o nutricionista matriculado para equilibrar la cantidad de alimentos que come con la cantidad de medicamentos que toma. Esto ayuda a reducir el riesgo de hipoglucemia.

La repaglinida se toma generalmente entre 2 y 4 veces por día, 15-30 minutos antes de cada comida.

Algunos nombres comunes incluyen:

  • Rosiglitazona (Avandia)
  • Pioglitazona (Actos)

Estos medicamentos también se llaman sensibilizadores de insulina porque hacen que las células del cuerpo sean más sensibles a la insulina o más capaces de usarla. Actúan específicamente en los músculos y las células adiposas. También pueden ayudar a reducir la cantidad de glucosa liberada por el hígado. Estos medicamentos no hacen que el cuerpo produzca más insulina. Por lo tanto, se usan solos y rara vez causan hipoglucemia. La poglitazona tiene el beneficio adicional de mejorar los niveles de colesterol.

Sin embargo, cuando se combinan con otros medicamentos contra la diabetes, las tiazolidinedionas pueden provocar hipoglucemia.

Se suele recetar la toma de este tipo de medicamento una vez por día. Puede tomarse con alimentos o sin ellos, a la misma hora del día.

  • En casos excepcionales, las tiazolidinedionas pueden dañar el hígado. Por lo tanto, su médico hará un control periódico de la función hepática mediante análisis de sangre cuando usted tome uno de estos medicamentos.
  • Este grupo de medicamentos puede aumentar su riesgo de edema e insuficiencia cardíaca.
  • También pueden aumentar el riesgo de fracturas en las mujeres.
  • La poglitazona puede aumentar el riesgo de cáncer de vejiga.

Algunos nombres comunes incluyen:

  • Acarbosa (Precose)
  • Miglitol (Glyset)

Estos medicamentos también se denominan bloqueadores del almidón porque demoran la digestión de carbohidratos (almidones y azúcares), que son las principales fuentes alimenticias de glucosa. Esta demora en la digestión conduce a una demora en la absorción y, por lo tanto, a un aumento más lento de la glucosa en sangre después de una comida. Cuando se usan solos, los inhibidores de la alfa glucosidasa no provocan hipoglucemia. Sin embargo, cuando se combinan con otros medicamentos para la diabetes pueden provocar este efecto secundario.

Los inhibidores de la alfa glucosidasa se deben tomar con el primer bocado de cada comida principal. Al comenzar el tratamiento con este medicamento, es posible que su médico se lo haga tomar con menos frecuencia. La dosis se acumula con el transcurso del tiempo a medida que el cuerpo se ajusta al medicamento.

El azúcar de mesa (sacarosa) no es eficaz para tratar la hipoglucemia cuando está tomando estos medicamentos porque los inhibidores de la alfa glucosidasa demoran la digestión de la glucosa. Si se producen síntomas de hipoglucemia mientras está tomando estos medicamentos, debe usar tabletas de glucosa para tratarlos.

Algunos nombres comunes incluyen:

  • Sitagliptina (Januvia)
  • Vildagliptina (Galvus)
  • Saxagliptina (Onglyza)
  • Linagliptina (Tradjenta)

Los inhibidores de la DPP-4 prolongan la actividad de ciertas proteínas que aumentan la liberación de insulina después de que sus niveles de glucosa en sangre se elevan con una comida. El medicamento actúa de este modo al bloquear una enzima específica (DPP-4) que es responsable de descomponer estas proteínas. Estos medicamentos pueden mejorar la capacidad del cuerpo para reducir elevados niveles de glucosa en sangre.

Este tipo de medicamentos debe combinarse con dieta y ejercicio para ayudar a mejorar los niveles de glucosa en sangre. Pueden usarse solos o con otros medicamentos orales que suelen recetarse para la diabetes.

Las píldoras para la diabetes no funcionan para todos. Además, con el paso de unos pocos meses o años, pierden su eficacia. Hasta que se haya acostumbrado a sus medicamentos, asegúrese de controlar sus niveles de glucosa en sangre en forma periódica y registrar la información para comentarle a su médico. De esta forma, ayudará a que usted y su médico reconozcan si las píldoras no están funcionando de forma adecuada y si es necesario un cambio de dosis o, incluso, de tratamiento.

Informe a su médico de inmediato en caso de nivel bajo de azúcar en sangre o síntomas de esto.

Cuando se comienza a tomar medicamentos contra la diabetes, es posible que aparezcan algunos efectos secundarios. (Cada medicamento puede causar efectos diferentes, de modo que tiene que preguntarle a su médico qué debe esperar de su farmacoterapia). Sin embargo, muchos de estos efectos desaparecen cuando el cuerpo se ajusta al medicamento. Si los efectos secundarios persisten, consulte con su médico.

Una vez que su diabetes está bajo control con medicamentos orales, quizás no sea necesario continuar controlando sus niveles de azúcar en sangre en forma periódica. La diabetes tipo 2 (cuando no se toma insulina) puede controlarse adecuadamente mediante otro examen llamado glucohemoglobina o hemoglobina A1c (HbA1c) que se realiza en el consultorio del médico. A diferencia de los niveles de azúcar en sangre, la HbA1c tiene la ventaja de medir los niveles promedio de glucosa en sangre durante el último período de tres meses, lo que muestra la eficacia del tratamiento de la diabetes a largo plazo. A la mayoría de las personas con diabetes se les recomienda mantener sus niveles de HbA1c por debajo del 7 % para evitar o demorar las complicaciones diabéticas. Pero los objetivos individuales pueden variar.

En casi todos los pacientes con diabetes tipo 2, el páncreas ya no producirá suficiente insulina para el cuerpo. Para ayudar a controlar su diabetes puede ser necesario que se inyecte insulina. La insulina debe ser administrada mediante una inyección. Si fuera tomada por la boca, el estómago la digeriría antes de que llegara al torrente circulatorio donde tiene que hacer su trabajo.


Lugares para la inyección de insulina

Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

Para actuar adecuadamente, la cantidad de insulina que usted use debe estar equilibrada con la cantidad y el tipo de alimento que come, la cantidad de ejercicio que hace y los otros medicamentos contra la diabetes que está tomando.

Si cambia sus hábitos de alimentación, el ejercicio o ambos sin cambiar su dosis de insulina, su nivel de glucosa en sangre puede descender o elevarse demasiado. Los regímenes terapéuticos actuales con insulina suelen emplear alguna combinación de insulina de acción rápida y de insulina de acción prolongada o muy prolongada.

Estas son las tres características de la insulina:

  • Manifestación: el tiempo que requiere la insulina para alcanzar el torrente circulatorio y comenzar a bajar la glucosa en sangre después de ser inyectada.
  • Tiempo máximo: el tiempo durante el cual la insulina está en su máxima potencia en términos de disminuir los niveles de glucosa en sangre.
  • Duración: cuánto tiempo la insulina continúa haciendo descender la glucosa en sangre.

Estos son los tipos principales de insulina disponibles:

Tipo de insulinaDescripción
Acción rápidaEste tipo de insulina actúa en unos cinco minutos. Alcanza su punto máximo en alrededor de una hora y dura de 2 a 4 horas.
Acción normal o cortaEste tipo de insulina actúa en unos 30 minutos. Alcanza su punto máximo en alrededor de 2 a 3 horas y dura unas 3-6 horas.
Acción intermediaEste tipo de insulina actúa en unas 2-4 horas. Alcanza su punto máximo en alrededor de 4 a 12 horas y dura unas 12-18 horas.
Acción prolongadaEste tipo de insulina actúa en unas 6-10 horas y dura alrededor de 20-24 horas.

La insulina también puede venir en presentaciones premezcladas, que combinan insulina de acción intermedia con insulina de acción rápida o corta.

Existen varias formas de inyectar la insulina en el cuerpo. Algunos ejemplos son:

  • Jeringa: las jeringas que usará son pequeñas y tienen agujas finas con recubrimientos especiales que ayudan a facilitar la inyección y hacerla lo menos dolorosa posible. Cuando las inyecciones de insulina se aplican adecuadamente, la mayoría de las personas descubre que son relativamente indoloras.
  • Pluma: la pluma de insulina se parece mucho a una antigua pluma de cartucho, excepto que tiene una aguja y el cartucho contiene insulina. Las plumas son particularmente útiles para las personas que tienen mucha actividad o poca coordinación. La mayoría de las plumas son desechables.
  • Bomba: se trata de un pequeño dispositivo computarizado que se coloca en el cinturón o en el bolsillo. Administra una dosis constante y medida de insulina a través de un tubo plástico flexible llamado cánula. Con la ayuda de una pequeña aguja, la cánula se inserta a través de la piel en el tejido adiposo y se la sujeta con cinta. En algunos productos, la aguja se retira y solo queda colocado un catéter. Debido a que la bomba libera continuamente pequeñas dosis de insulina, este sistema de administración es el más parecido a la liberación normal de insulina del cuerpo.
  • Controle la fecha de vencimiento de la insulina. Si no la ha terminado antes de esa fecha, descarte el resto.
  • Guarde los frascos de insulina sin abrir en el refrigerador. No guarde la insulina en temperaturas extremas.
  • Mantenga el frasco de insulina que está usando a temperatura ambiente. Inyectarse insulina fría a veces puede resultar más doloroso. (La mayoría de los farmacéuticos cree que la insulina mantenida a temperatura ambiente dura alrededor de un mes).
  • Exenatida (Byetta, Bydureon)
  • Liraglutida (Victoza)

Después de comer, se produce una hormona llamada péptido 1 similar al glucagón (GLP-1) en el estómago y los intestinos. Esta hormona hace que se libere insulina de las células beta del páncreas. La exenatida y la liraglutida pertenecen a una familia de químicos que imita los efectos de la GLP-1.

Los agonistas de la GLP-1 se administran a personas con diabetes tipo 2 cuya glucosa en sangre no se controla con medicamentos orales para la diabetes.

Los efectos secundarios de estos medicamentos pueden incluir:

  • Bajo nivel de glucosa en sangre
  • Dolor de cabeza
  • Náuseas y vómitos
  • Diarrea
  • Irritación donde se aplica la inyección

Existe preocupación porque la administración diaria de liraglutida o semanal de exenatida (Bydureon) puede aumentar el riesgo de desarrollar un tipo raro de tumor tiroideo (cáncer de médula) en determinadas personas. Hable de esto con su médico.

Pramlintida (Symlin)

La amilina es una hormona producida por las mismas células beta que producen la insulina. Se secreta al mismo tiempo que la insulina. Además, la amilina disminuye la liberación de glucagón y mejora la sensación de saciedad después de comer. Junto con la insulina, la amilina ayuda a bajar el nivel de glucosa en sangre. La pramlintida está químicamente relacionada con la amilina. Y, al igual que esta, disminuye el apetito y su uso ha sido asociado con la pérdida de peso.

La pramlintida se usa junto con la insulina en personas que no logran los niveles deseados de glucosa en sangre a pesar de tener dosis óptimas de insulina. Este medicamento se administra mediante inyección inmediatamente antes de la comida. Los ancianos deben usar este medicamento con especial cuidado.

Canagliflozina (Invokana)

La canagliflozina es un medicamento oral que bloquea la reabsorción de glucosa en los riñones. Esto significa que llega más glucosa a la orina.

Los efectos secundarios de este medicamento pueden incluir:

  • Presión arterial elevada
  • Problemas renales
  • Hipoglucemia
  • Aumento del riesgo de infecciones micóticas genitales
  • Aumento del colesterol de lipoproteínas de baja densidad (LDL)

Colesevelam (Welchol)

El colesevelam es un medicamento oral. Se une al alimento en los intestinos e impide que el cuerpo lo absorba. Se usa junto con otros medicamentos contra la diabetes, y con dieta y ejercicio. No se recomienda en personas con antecedentes de obstrucción intestinal, triglicéridos elevados o pancreatitis causada por triglicéridos elevados.

Los efectos secundarios de este medicamento pueden incluir:

  • Estreñimiento
  • Síntomas de resfrío, incluso, congestión nasal o dolor de garganta
  • Indigestión
  • Hipoglucemia
  • Náuseas
  • Presión arterial elevada

Bromocriptina (Cycloset, Parlodel)

Los agonistas de la dopamina reducen la cantidad de prolactina en el torrente circulatorio al bloquear la liberación de prolactina de la glándula hipófisis. Se utiliza en el tratamiento de la hipófisis y trastornos endocrinos. No se recomienda en mujeres que amamantan, en personas con presión arterial elevada no controlada o en personas que sufren desmayos con cefaleas migrañosas. Consulte al médico si tiene problemas renales o hepáticos.

Los efectos secundarios de este medicamento pueden incluir:

  • Náuseas y vómitos
  • Presión arterial baja que puede conducir a vértigos y desmayos
  • Cefalea
  • Fenómeno de Raynaud
  • Somnolencia durante el día

Si está tomando medicamentos, siga estas indicaciones generales:

  • Si usted mismo se aplica inyecciones de insulina, use siempre una aguja nueva. De esta manera disminuirá el riesgo de infección.
  • Tome los medicamentos como se le indique. No cambie la cantidad ni el horario.
  • No deje de tomarlos sin hablar con su médico al respecto.
  • No comparta los medicamentos.
  • Conozca cuáles son los resultados y efectos secundarios. Infórmelos a su médico.
  • Algunos medicamentos pueden ser peligrosos cuando se mezclan. Hable con un médico o farmacéutico si toma más de un medicamento. Esto incluye medicamentos de venta libre y suplementos alimenticios o a base de hierbas.
  • Planifique con anticipación sus repeticiones para que no se quede sin medicamentos.