Los carcinógenos son factores o exposiciones del entorno de una persona que contribuyen al desarrollo de mutaciones genéticas que promueven el cáncer. Existen muchos carcinógenos conocidos, los más comunes de los cuales se pueden categorizar en los siguientes grupos:

Factores Alimenticios

La dieta se considera un posible factor de riesgo en numerosos tipos de cáncer, particularmente cáncer de colon, de seno, de endometrio, y de vesícula biliar. Se cree que una carencia de fibra y el volumen en la dieta estadounidense promedio, y altos niveles de grasas dietéticas, particularmente grasas no saturadas, son dos de los agentes alimenticios causantes de cáncer. Según investigación, limitar el consumo de grasa y la ingesta calórica parece ser una manera para reducir el riesgo de cáncer.

Alcohol

Beber grandes cantidades de alcohol es otro factor de riesgo para varios tipos de cáncer, incluyendo de hígado, de seno, gástrico, y aquellos de la boca, garganta, y esófago. El riesgo aumenta incluso más cuando se combina con el consumo de tabaco. Por ejemplo, en quienes fuman o beben demasiado, el riesgo de desarrollar cáncer de esófago es aproximadamente seis veces más grande que para quienes no fuman ni beben. De manera similar, el cáncer orofaríngeo (cáncer de la boca, lengua, y cavidad oral) es poco común en personas que no fuman ni beben. Fumar o beber solamente, incrementará grandemente el riesgo de cáncer, y ambas cosas representan un riesgo incluso más alto de desarrollar cáncer en alguno de los órganos objetivo.

Tabaquismo

El humo del cigarro contiene una variedad de químicos que pueden causar cáncer, tanto en el conducto respiratorio como en la cavidad oral, y en otros sitios como los riñones, vejiga, y tracto gastrointestinal. Evitar el humo, tanto por fumar o por ser fumador pasivo, es una de las mejores maneras de reducir el riesgo personal de cáncer.

Virus

Los virus son agentes infecciosos de tamaño reducido que no pueden reproducirse solos. Más bien, entran en células vivas y causan que produzcan más copias del virus. Como las células, los virus transportan genes, los cuales se pueden insertar dentro de los cromosomas de la célula infectada. Esta manipulación de la estructura genética de la célula infectada por el virus, puede incrementar sustancialmente su riesgo de volverse cancerosa.

De todos los virus con los que hacemos contacto todos los días, sólo unos cuantos se han relacionado con el cáncer. Aunque el cáncer no se puede propagar de una persona a otra, los virus que los causan sí pueden. Por ejemplo, las mujeres con múltiples parejas sexuales o cuyas parejas tuvieron múltiples parejas sexuales, tienen un riesgo incrementado de cáncer cervical. Esto se debe a que el papilom, una infección de transmisión sexual común, puede causar esta enfermedad. La Tabla 1 enlista algunos virus comunes y su tipo de cáncer asociado. Además la infección por VIH está asociada con un incremento en una variedad de tipos de cáncer, en parte debido a que el VIH reduce las defensas inmunológicas naturales del cuerpo contra el cáncer.

Tabla 1: virus comunes y los tipos de cáncer con los cuales se asocian
VirusTipo de Cáncer
El virus de Epstein-BarrLinfoma de Burkitt
Virus del papiloma humanoCáncer cervical
Virus de hepatitis BCáncer hepático
Virus linfotrópico de célula T humanaLeucemia de célula T en adultos
Virus del herpes asociado con sarcoma de KaposiSarcoma de Kaposi

Toxinas Químicas

El contacto reiterado con determinadas toxinas químicas a través de exposiciones por el estilo de vida, el lugar de trabajo y las exposiciones clínicas pueden generar cáncer al dañar directamente el ADN de los genes. El tabaco, el cual contiene cientos de toxinas que fomentan el cáncer, es el carcinógeno químico mejor conocido. Aunque masticar tabaco puede conllevar a cáncer de la boca, fumar tabaco está asociado con cáncer en muchas partes del cuerpo. Las exposiciones en el lugar de trabajo son una fuente común de carcinógenos químicos. Por ejemplo, los índices de cáncer en los trabajadores de la construcción, quienes manejan asbestos, son aproximadamente 10 veces más altos que en los trabajadores que no están expuestos. La Tabla 2 enlista algunos de los carcinógenos químicos comunes a los que podría estar expuesto en su lugar de trabajo.

Tabla 2: Carcinógenos comunes del lugar de trabajo
CarcinógenoOcupaciónTipo de Cáncer
ArsénicoMineros, trabajadores de pesticidasPulmón, piel, hígado
AsbestosTrabajadores de la construcciónPulmón, mesotelioma
BencenoTrabajadores de petróleo, hule, químicosLeucemia
CromoTrabajadores de metales, galvanizadoresPulmón
Polvo de cueroExposición a producciónNasal, de la vejiga
NaftilaminaTrabajadores de químicos, tintes, huleLa vejiga
RadónMineros bajo tierra (también en algunos hogares)Pulmón
Hollín, alquitrán, aceitesTrabajadores de carbón, gas, petróleoPulmón, piel, hígado
Cloruro de vinilTrabajadores de hules, cloruro de poliviniloHígado
AserrínFabricantes de mueblesNasal

Aunque los médicos tienen cuidado de proteger a sus pacientes de sustancias dañinas, algunos medicamentos y procedimientos terapéuticos se conocen por elevar el riesgo de cáncer. Por ejemplo, la terapia de reemplazo hormonal ha mostrado recientemente incrementar ligeramente el riesgo de cáncer de seno en mujeres postmenopáusicas.

Radiación

La radiaci del sol es una causa común de cáncer de piel. De hecho, el carcinoma de célula escamosa y basal de la piel son los tipos más comunes de cáncer y están dentro de los que se tratan y curan más fácilmente. El melanoma maligno, un cáncer de las células pigmentadas, es una forma de cáncer cutáneo mucho menos común, pero mucho más grave.

Las fuentes del suelo de radiación ionizante también pueden causar cáncer. Por ejemplo, los sobrevivientes de la bomba atómica lanzada en Hiroshima y Nagasaki en 1945 tienen una incidencia más alta de lo esperado de leucemia y varios otros tipos de cáncer, como lo tienen las personas expuestas a radiación de filtraciones de reactores nucleares. El riesgo de desarrollar cáncer y el tipo de cáncer dependen de la dosis de radiación, así como de la duración de la exposición. La exposición repetida de baja dosis en un periodo prolongado produce diferentes tipos de cáncer que los que se encuentran después de una sola dosis alta tal como la encontrada entre sobrevivientes de Hiroshima y Nagasaki. De manera similar, las personas expuestas a radiación excesiva y prolongada de rayos X también tiene un riesgo incrementado de cáncer. Y, los trabajadores en minas de uranio contraen cáncer pulmonar más comúnmente que la población general.