Durante el desarrollo del cáncer, el equilibrio normal entre la división celular y la pérdida celular se interrumpe. Las células malignas se dividen mucho más rápido de lo que se necesitan células nuevas. Debido a que cada división de una célula maligna da como resultado dos células formadas recientemente que retienen su capacidad para dividirse, hay un incremento general en el número total de células que se dividen.

Este incremento gradual en la cantidad de células que se dividen crea la masa de tejido llamado tumor o neoplasia. Si no hay señal de apoptosis (suicidio celular), el tumor continuará creciendo siempre y cuando su suministro de sangre permanezca intacto. El índice en el que crece un tumor se determina por el índice de división celular. La división celular rápida produce un tumor de rápido crecimiento (y generalmente más agresivo). Una división celular de índice más lento produce un tumor de crecimiento más lento (y generalmente menos agresivo). La Imagen 1 ilustra el proceso de desarrollo del tumor.

Image correction for cancer coe
Imagen 1: desarrollo del tumor

Características de Células Cancerosas

Todas las células malignas comparten tres características:

La estructura celular normal incluye un núcleo, 46 cromosomas y una membrana celular claramente definida y un soporte celular ( citoesqueleto). Por otra parte, las células cancerosas pueden tener dos o tres núcleos, números anormales o incorrectos de cromosomas, y membranas y citoesqueletos mal definidos. Si se daña su ADN, las células normales también tendrán la capacidad de repararse a sí mismas o autodestruirse mediante apoptosis, lo cual previene efectivamente que se vuelvan cancerosas. Las células cancerosas tienden a perder estas capacidades.

Debido a estas anormalidades estructurales, las células cancerosas y el tejido que conforman tienen una apariencia distintiva bajo el microscopio. Algunos de los rasgos que los médicos buscan para identificar una malignidad son:

  • Gran cantidad de células que se dividen
  • Variación en el tamaño y la forma nuclear
  • Variación en el tamaño y la forma celular
  • Pérdida de características celulares especializadas
  • Pérdida de la organización del tejido normal
  • Límite del tumor mal definido
  • Características inusuales de la coloración cuando se tratan con medios de contraste específicos o con otras preparaciones diseñadas para destacar los componentes celulares que no se observan fácilmente con el microscopio

La Imagen 2 ilustra las características de las células cancerosas.


characteristics of cancer cells
Imagen 2: características de células cancerosas

El proceso llamado desdiferenciación se produce cuando una célula cancerosa pierde los rasgos distintivos del tejido de origen de tal forma que se vuelve difícil de distinguir de otros tipos de células. Por ejemplo, en el cáncer de próstata mal diferenciado, los médicos encontrarían difícil identificar una célula cancerosa que venga de la glándula prostática. Hablando en general, entre más diferenciadas estén las células, es más agresivo el cáncer.

Invasión al tejido se refiere a la migración directa y penetración de las células cancerosas dentro de tejidos cercanos. Como aprendió en la sección anterior, el crecimiento de células normales es controlado por inhibición por contacto, lo cual asegura que cuando las células entran en contacto entre sí, dejan de crecer. Las células cancerosas no siguen las reglas normales de la inhibición por contacto y continúan proliferando incluso cuando entran en contacto con otras células. Este crecimiento no revisado, combinado con su capacidad de segregar enzimas capaces de hacer brecha en espacios confinados, permite que las células cancerosas invadan y destruyan tejidos normales adyacentes. Este proceso se llama invasión al tejido.

El aspecto más mortal del cáncer es su capacidad de propagarse a un sitio distante en el cuerpo. Se propaga por medio del drenaje en el sistema linfático o de la filtración en los vasos sanguíneos que transportan las células cancerosas a otra parte del cuerpo. El tumor del que se desprenden estas células viajeras se llama tumor primario. Los tumores primarios se despojan regularmente de células cancerosas. La mayoría de estas células mueren o son aniquiladas por el sistema inmune del cuerpo; pero ocasionalmente, una sobrevive y se aloja en un sitio nuevo y remoto.

Con frecuencia, el primer nuevo sitio en el que se desarrollará un tumor metastático es en los nódulos linfáticos en la región inmediatamente adyacente al tumor primario. Por esta razón, a menudo los nódulos linfáticos regionales se examinan en un intento por determinar qué tan lejos se ha propagado un tumor. Si no están involucrados nódulos linfáticos regionales, hay muy buenas probabilidades de que el tumor haya permanecido localizado.

A diferencia de la propagación linfática, cuando la metástasis se propaga por células tumorales que llegan al torrente sanguíneo y se alojan en sitios distantes, puede no haber indicación local del riesgo de propagación distante. Algunos tumores son más propensos a propagarse por el torrente sanguíneo que otros, y esto probablemente está relacionado con la capacidad de un tumor de fomentar que la formación de nuevos vasos sanguíneos alimente al cáncer primario así como a sitios metastáticos.

Si están presentes suficientes factores de crecimiento y el abastecimiento de sangre es adecuado en el sitio, la célula cancerosa prolifera, creando un tumor secundario. Muchos tumores realmente desencadenan el desarrollo de sus propios vasos sanguíneos, un proceso llamado angiogénesis. Vea el Cuadro de Foco a continuación para conocer más acerca de la angiogénesis.

En la mayoría de pacientes que mueren de cáncer, es el proceso de metástasis, no el tumor primario, el culpable. La imagen 3 ilustra el proceso de invasión al tejido y metástasis.


tissue invasion
Imagen 3: invasión del tejido y metástasis


Cuadro de foco: ¿Qué es la angiogénesis?

Angiogénesis se refiere al crecimiento de nuevos vasos sanguíneos. Es un importante proceso natural controlado en un cuerpo saludable a través de una serie de interruptores de encendido y apagado. Los principales interruptores de encendido son llamados factores de crecimiento que estimulan la angiogénesis. Los principales interruptores de apagado son llamados inhibidores de la angiogénesis.

El cuerpo normal saludable mantiene un equilibrio de moduladores de angiogénesis. Sin embargo, en algunas enfermedades graves, el cuerpo pierde el control sobre la angiogénesis y los nuevos vasos sanguíneos crecen excesivamente. La angiogénesis excesiva ocurre cuando las células enfermas producen cantidades anormales de factores de crecimiento angiogénico, abrumando los efectos de los inhibidores naturales de angiogénesis. La angiogénesis excesiva ocurre en enfermedades como el cáncer. Los nuevos vasos sanguíneos transportan oxígeno y nutrientes para satisfacer el gran apetito de energía que tiene el cáncer, dañar tejidos cercanos normales, y permitir que las células tumorales proliferen a sitios distantes del tumor original (metástasis).