En algunos casos, se podría recomendar cirugía para ayudar a mejorar la pérdida auditiva.

Tipos de cirugía incluyen:

Estapedectomía - Éste es un procedimiento microquirúrgico para tratar otosclerosis en el cual se remueve el hueso del estribo y se reemplaza con una prótesis. La audición puede mejorar inmediatamente, pero el sangrado detrás del tímpano podría mantener la audición reducida. Debería ocurrir una mejoría considerable en la audición después de 10 días a dos semanas. Complicaciones incluyen pérdida auditiva severa, debilidad de nervios faciales, mareos, infección, y el riesgo de que el procedimiento pudiera no ser útil.

Timpanoplastia - Se hace un injerto de tejido del oído mediante cirugía para cerrar una perforación (orificio) en el tímpano. Esto se realiza para restablecer el mecanismo de audición del oído medio. Tarda varias semanas después de la cirugía para determinar si el procedimiento fue un éxito. La recuperación completa tarda aproximadamente cuatro semanas. La audición mejorará, y cuando su médico observe dentro del canal del oído, él verá un tímpano sanado. Complicaciones incluyen debilidad de nervios faciales, mareos, infección, y una reaparición de la perforación.

Miringotomía y tubos (también llamada timpanostomía y tubos) - Se hace una pequeña incisión en el tímpano para que se pueda drenar el líquido (sangre, pus, y/o agua) del oído medio. Con frecuencia se inserta un tubo para mantener el drenaje. Este procedimiento se usa si aún hay líquido en el oído debido a una infección del oído o una alergia después de tres meses. Esto se realiza con más frecuencia en niños, pero algunas veces en adultos. La completa curación sin complicaciones debería ocurrir en cuatro semanas. Si se inserta un tubo en el oído, éste se debería caer en 6-12 meses. En algunos casos, se podría necesitar cirugía para remover el tubo del oído.

También se puede usar cirugía para remover tumores en el oído que causen pérdida auditiva.