Definición

Anemia es el nivel bajo de glóbulos rojos que contienen hemoglobina en la sangre. Los glóbulos rojos y su hemoglobina son necesarios para transportar oxígeno a las células del cuerpo. Durante el embarazo normal, la sangre líquida y el plasma aumentan en aproximadamente un 50% pero las células sanguíneas aumentan solo un 30%. Este desequilibrio produce anemia fisiológica. Si está anémica antes de quedar embarazada, este cambio normal puede producir un recuento sanguíneo demasiado bajo.

Si no se trata, la anemia en el embarazo puede aumentar el riesgo de parto prematuro, bajo peso al nacer y hierro deficiente en el bebé. También puede aumentar el riesgo de infección después del nacimiento. La anemia en el embarazo se puede prevenir con atención prenatal apropiada y se puede tratar fácilmente. Comuníquese con su médico cuando sepa que está embarazada y en cualquier momento durante el embarazo si cree que tiene anemia.


Glóbulos rojos

Imagen informativa de Nucleus
Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

Causas

La causa más frecuente de anemia en el embarazo es el nivel bajo de hierro, el mineral responsable de producir la hemoglobina. Durante el embarazo, los requerimientos de hierro aumentan de 15 miligramos (mg) por día a 30 mg por día a medida que aumenta el volumen sanguíneo. Si no se satisface esta necesidad o si las reservas de hierro se agotan, puede desarrollar anemia.

Otras causas menos frecuentes de anemia en el embarazo:

  • Deficiencia de ácido fólico o de vitamina B12, las vitaminas responsables de la producción de glóbulos rojos
  • Pérdida de sangre debido a una lesión, úlcera sangrante o hemorroides sangrantes.
  • Hemoglobinopatías (anomalías en los genes de la proteína de la hemoglobina que resultan en un funcionamiento de la hemoglobina deficiente o malo)

Factores de riesgo

Un factor de riesgo es aquello que incrementa su probabilidad de desarrollar una enfermedad o afección.

Los siguientes factores aumentan sus posibilidades de desarrollar anemia en el embarazo:

  • Anemia antes del embarazo
  • Flujo menstrual muy abundante antes del embarazo
  • Náuseas matinales con vómitos frecuentes
  • Embarazos muy seguidos entre sí
  • Embarazos múltiples o de gemelos
  • Dieta con bajo contenido de hierro
  • Hemoglobinas anormales (más frecuente en personas de origen étnico o descendencia africana, mediterránea, del sudeste asiático o de India occidental)

Si usted tiene alguno de estos factores de riesgo, dígaselo a su médico.

Síntomas

Es posible que la anemia no ocasione síntomas. Si se presentan los síntomas, estos pueden ser los siguientes:

  • Debilidad
  • Cansancio
  • Desvanecimientos
  • Piel pálida, especialmente en las palmas de las manos, los labios, las uñas y los párpados
  • Latidos cardíacos rápidos
  • Palpitaciones cardíacas
  • Falta de aire
  • Deseo imperioso de comer cosas que no son alimentos, como la arcilla (enfermedad llamada “pica”), el hielo y el papel

Diagnóstico

El médico indicará un análisis de sangre para detectar anemia en su primera consulta prenatal y nuevamente a fines del segundo trimestre o a inicios del tercer trimestre.

El médico verificará lo siguiente:

  • Nivel de hematocritos: el porcentaje de glóbulos rojos en la sangre comparado con el volumen sanguíneo total
  • Nivel de hemoglobina: la cantidad de hemoglobina en la sangre

Tratamiento

El tratamiento de la anemia en el embarazo depende de la causa de la anemia. Los cambios en la dieta a menudo no son suficientes. Las opciones de tratamiento incluyen:

El médico le puede recetar un suplemento de hierro de 60 mg a 120 mg por día. Para obtener mejores resultados, tome suplementos de hierro en ayunas. Los alimentos ricos en vitamina C, como las naranjas y otros cítricos, ayudarán al cuerpo a absorber el hierro. El café, el té, la leche y los suplementos de calcio pueden bloquear la absorción de hierro, por lo que debe evitar su consumo al mismo tiempo que el suplemento de hierro.

Los suplementos de hierro pueden provocar estreñimiento y/o náuseas. Si los suplementos de hierro le provocan estreñimiento, pruebe aumentando la ingesta de líquidos y de fibra. Si los suplementos de hierro le provocan malestar estomacal, el médico le indicará que los tome con las comidas o tal vez le recete una fórmula diferente.

Si la causa de la anemia es la deficiencia de ácido fólico o de vitamina B12, el médico le recetará un suplemento vitamínico.

Prevención

Haga lo siguiente para reducir sus probabilidades de desarrollar anemia en el embarazo:

  • Busque atención prenatal temprana.
  • Tome una vitamina prenatal que contenga 30 mg de hierro, según lo indicado por el médico, desde el inicio del embarazo.
  • Coma alimentos que tengan alto contenido de hierro, incluso carnes rojas, aves, cerdo, mariscos, frijoles, panes y cereales fortificados con hierro, frutas secas y verduras de hojas verdes.
  • Coma alimentos que contengan ácido fólico, incluso granos enteros, germen de trigo, brócoli, frijoles, jugo de naranja y verduras de hojas verdes.