El chaparral es una planta dura con una larga historia de uso medicinal por las personas nativas de Norteamérica. Tradicionalmente, se tomaba internamente para tratar dolor articular y para eliminar lombrices. El té de chaparral se aplicaba externamente en articulaciones adoloridas y heridas menores, y también se usaba como enjuague bucal y para enjuagar el cabello. Cuando los herbolarios europeos encontraron en chaparral, inicialmente lo usaban para tratar resfriados, gripes, e infecciones intestinales. Posteriormente, con base en numerosos casos no comprobados, el chaparral ganó una reputación como un remedio milagroso para el cáncer.

Nota: Existen numerosos reportes en los que parece que el uso interno de chaparral ha causado lesión hepática severa. Vea Temas de Seguridad para obtener más información.

¿Para Qué Se Usa el Chaparral Hoy en Día?

No hay usos medicinales científicamente establecidos del chaparral, y reportes de lesiones hepáticas lo han hecho sustancialmente menos popular en años recientes.

El supuesto ingrediente activo en el chaparral es el compuesto antioxidante ácido nordihidroguaiarético (NDGA). El NDGA se usa como un conservador en alimentos empacados y procesados. Evidencia por parte de estudios en animales y estudios de probeta insinúa que el NGDA, o químicos sintéticos relacionados con éste, podrían tener efectos anticancerígenos.1-4 Sin embargo, se puede decir lo mismo de miles de sustancias. Hasta ahora, el NGDA y sus análogos no han mostrado ser lo suficientemente prometedores para justificar estudios en humanos.

Otras supuestas acciones del chaparral y sus componentes carecen de la más mínima evidencia científica. Estas incluyen efectos anti-inflamatorios, anti-micóticos, y protectores para el hígado.

Dosis

No recomendamos el uso interno de chaparral.

Para su uso externo, el chaparral se puede preparar como té o se puede dejar difundir su contenido en aceite durante varios días o semanas. La preparación resultane se aplica entonces en forma de un paño húmedo o humedecido en aceite.

Temas de Seguridad

Existe considerable confusión con respecto a la seguridad del chaparral. El chaparral por sí solo no parece ser tóxico incluso cuando se administra a animales en muy altas dosis.7,8 En particular, no parece contener ninguna toxina hepática. No obstante, han habido reportes recurrentes de lesión hepática o renal severa asociada con el uso de la hierba.5,6 Aunque en algunos de estos casos se estableció muy poco la causa y efecto, en otros, la conexión parece clara.

Casi todos los reportes involucraron las pastillas o extractos de chaparral y no el té más tradicional; sin embargo, la importancia de esta distinción no está clara. Es bastante probable, aunque no se ha probado, que la toxicidad hepática o renal del chaparral sea una "reacción ideosincrática", algo en la naturaleza de una alergia rara. Sin embargo, hasta que se aclare esta situación, el uso interno de chaparral se debe considerar por presentar riesgos desconocidos. Debido a que el chaparral todavía no tiene beneficios establecidos, probablemente es mejor simplemente evitarlo.