Los suplementos etiquetados como "hidruro de silicio" se comercializan como un tipo de cura universal, que se dice que fomentan el bienestar, previenen enfermedades, y posiblemente curan prácticamente todas las enfermedades. Como un término químico, "hidruro de silicio" no está bien definido, pero los suplementos vendidos bajo ese nombre parecen contener una mezcla de silicio y oxígeno (sílice), junto con hidrógeno (supuestamente en forma de hidruros) así como varios minerales. Los partidarios de este suplemento afirman que muchas de las enfermedades humanas son el resultado de la presencia de demasiados iones de hidrógeno cargados positivamente en el agua corriente ordinaria. Ellos dicen que los suplementos de hidruro de silicio remedian esto al proporcionar iones cargados negativamente (iones de hidruro). Se dice que estos iones de hidruro actúan como poderosos antioxidantes para incrementar la producción celular de energía y proporcionar muchos otros beneficios aparte.

Sin embargo, desde el punto de vista de la química convencional, la noción de fomentar la salud mediante iones de hidruro es altamente problemática. Un hidruro es un ion de hidrógeno que lleva dos electrones extra, haciéndolo con carga negativa. En su estado natural, un ion de hidrógeno no tiene electrones y por lo tanto lleva una carga positiva. Cuando un ion de hidrógeno es forzado a llevar electrones extra, se vuelve altamente inestable y altamente reactivo. Los hidruros son, en realidad tan reactivos que tan pronto entran en contacto con una molécula de agua, éstos destrozan la molécula de agua. El resultado: el hidruro desaparece, dejando atrás gas de hidrógeno (una sustancia que, dentro del cuerpo, es relativamente inerte) y iones de hidróxido (la esencia de alcalinidad, y el ingrediente activo en Draino). Por lo tanto, si los suplementos de "hidruro de silicio" realmente proporcionaran iones de hidruro, éstos desaparecerían instantáneamente al momento de entrar en contacto con cualquier humedad, como la boca, el estómago, o los intestinos. Durante su corta existencia, el hidruro no tendría tiempo de actuar como un antioxidante o realizar cualquier otra función. Simplemente dejaría detrás un residuo de alcalinidad, un objetivo que se podría cumplir de manera más fácil, por ejemplo, al consumir bicarbonato de sodio.

Los suplementos de hidruro de silicio se popularizaron por el colorido y controversial Patrick Flanagan, un inventor estadounidense que anteriormente fue responsable de la "pirámide del poder." En breve, esta es la noción (alguna vez ampliamente popular en algunos círculos) de que es sano colocarse en o usar objetos en forma de pirámide. Flanagan tiene numerosos intereses actuales, uno de ellos el hidruro de silicio. Es su controversia que los suplementos de hidruro fomentan la salud al estimular el agua especialmente saludable consumida por los Hunzas.11

Los Hunzas son un pueblo real que vive en las áreas tribales de Pakistan. Ellos tienen un historial extenso, complejo, y con frecuencia trágico, y en la actualidad, se sospecha que esconden a Osama Bin Laden. Sin embargo, en la mitología de la tradición de alimentos saludables occidentales, los Hunzas son algo completamente diferente: un emblema de salud y longevidad.

Con base en historias contadas por unos cuantos viajeros no expertos, se volvió un tipo de "hecho" bien conocido que los Hunzas nunca contraen cáncer y comúnmente permanecen activos y saludables pasada la edad de 100 años. En realidad, se decía que pueblos enteros estaban llenos de personas mayores de 140 años. Esta caricatura animada y al final irrespetuosa de un pueblo real aparecía prominentemente en la campaña de mercado que hizo al yogurt un alimento especial en América. A ellos se les llamó los "Hunzas Sanos" y se decía que la fuente de su salud era el yogurt que figura prominentemente en su dieta.

Más recientemente, los proveedores de hidruro de silicio, Agua Hunza, y Pan Hunza afirman que sus productos son la fuente de la salud de los Hunza. Pero, desgraciadamente, no hay relación fáctica entre los Hunzas reales y su uso como un emblema de publicidad. Los Hunzas son un pueblo real; ellos contraen cáncer como lo hacen otras personas, y las historias de su sorprendente longevidad se desacreditaron hace mucho tiempo. Las personas que decían que tenían 130 años de edad en una visita podrían decir que tenían 120 en la próxima visita y 140 cuando se les preguntaba un año después. Este es un fenómeno bien conocido por los antropólogos. En muchas áreas tribales, la edad reportada es asunto de emoción tanto como de años; se podrían agregar treinta o cuarenta años a la edad real de una persona (si incluso se conocía la edad real) para indicar estatus en la comunidad. Además, jactarse sobre la longevidad es un rasgo humano normal. La expectativa normal de vida entre los Hunzas parece no ser nada especial.

¿Cuál Es la Evidencia Científica para el Hidruro de Silicio?

No hay evidencia significativa para indicar que los productos de hidruro de silicio ofrezcan algún beneficio para la salud.

Los sitios web que promueven al hidruro de silicio citan una gran cantidad de estudios de apoyo que supuestamente prueban los beneficios del producto. Sin embargo, muchos de éstos permanecen sin publicarse en los archivos del productor 1-3 aunque otros están basados en técnicas de diagnóstico que también existen en un amplio margen.13 Sí existen numerosos artículos publicados y aparentemente razonables por el inventor del producto y personas asociadas con él,4-9 pero, aparte del obvio conflicto de interés, sus conclusiones son meramente teóricas en naturaleza, analizando reacciones químicas en lugar de efectos medicinales.

Sólo estudios doble ciego, controlados con placebo en realidad pueden probar que un tratamiento médico es efectivo. Una investigación de literatura descubrió dos de tales estudios de suplementos de hidruro de silicio publicados en diarios médicos. Ambos estudios fueron inspirados por la afirmación altamente cuestionable de que el hidruro de silicio fomenta la producción de energía mediante efectos en ATP, una sustancia involucrada en la economía de energía del cuerpo. Los más grandes de estos estudios examinaron si un producto de hidruro de silicio ampliamente comercializado podría mejorar el rendimiento deportivo.10 Estos investigadores independientes encontraron que los productos de hidruro de silicio sí fomentaron la capacidad de ejercicio, pero también lo hizo un placebo, y los dos fueron igualmente efectivos. En otras palabras, el suplemento no funcionó. El otro estudio con frecuencia se reporta como positivo, pero en realidad también midió la capacidad de ejercicio en una manera indirecta como para que sus resultados fueran significativos.12

Dosis

Los suplementos etiquetados como "hidruro de silicio" se recomiendan comúnmente para que se tomen a una dosis de 250 mg dos veces diariamente.

Temas de Seguridad

No se reportaron efectos adversos serios en los dos estudios en humanos publicados que se mencionaron anteriormente.10,12 Sin embargo, debido a que el término "hidruro de silicio" no tiene un significado químico preciso, es difícil de hacer una declaración general con respecto a la seguridad de sustancias que se dice que lo contienen.