hombre mujer de edad avanzada Los siguientes son algunos consejos para mantenerse sano después de los 50 años.

¿Hacerme un examen de detección de qué?

Diferentes grupos tienen distintas recomendaciones sobre los procedimientos de detección. Y para ser honestos, algunos difieren en sus recomendaciones. De acuerdo con hallazgos científicos, la Fuerza de Tarea de Servicios Preventivos de los Estados Unidos (USPSTF, United States Preventive Services Task Force) recomienda lo siguiente:

Hombres y mujeres
  • Realícese una prueba para la detección de cáncer colorrectal. Existen diversos tipos de exámenes. Consulte con el médico para saber cuál es el adecuado para usted.
  • Es aconsejable que evalúe la posibilidad de realizarse un examen para detectar si tiene depresión, en especial si recientemente ha tenido sentimientos de tristeza o desesperanza.
  • Controle su presión arterial al menos cada dos años. Una medición de presión arterial elevada es 140/90 o más.
  • Si tiene presión arterial elevada, es posible que su médico desee verificar si tiene diabetes.
  • Realícese un examen de colesterol en forma periódica. Su médico puede ayudarlo a planificar un programa.
  • Controle su peso y altura para poder calcular su índice de masa corporal (IMC). Esto permite determinar si tiene sobrepeso o es obeso.
  • Algunos factores puede ponerlo en riesgo de contraer el VIH. Si alguna de las siguientes situaciones se aplica a su caso, consulte con su médico sobre la realización de un examen de detección de VIH:
    • Ha tenido relaciones sexuales sin protección con varias parejas
    • Ha usado drogas inyectadas o tenido parejas que lo han hecho
    • Ha intercambiado sexo por dinero o drogas
    • Ha tenido parejas infectadas con VIH
    • Ha tenido parejas bisexuales
    • Ha recibido tratamiento por enfermedades de transmisión sexual
    • Recibió una transfusión de sangre entre 1978 y 1985
  • Hable con su médico acerca de los exámenes para detectar otras enfermedades de transmisión sexual.
Hombres solamente
Mujeres solamente
  • Realícese una mamografía cada dos años para detectar cáncer de mama.
  • Realícese una prueba de Papanicolaou cada tres años. Si se realiza una prueba del virus del papiloma humano junto con la prueba de Papanicolaou, puede realizarse la prueba cada cinco años. Las pruebas de detección solo deben realizarse con esta frecuencia si los resultados de las pruebas de Papanicolaou anteriores siempre fueron normales. Si es mayor de 65 años y las pruebas realizadas antes de esa edad arrojaron resultados normales, no es necesario que se realice más pruebas de Papanicolaou.
  • Realizarse un examen de densidad ósea una vez que cumpla 65 años para detectar osteoporosis. Las mujeres menores de 65 años deben hablar con su médico para averiguar si deben realizarse el examen.

Por supuesto, el médico puede sugerir otras pruebas de detección. Asimismo, si le preocupa que pueda tener alguna afección o si su familia tiene alguna afección hereditaria, consulte a su médico si debe realizarse exámenes para estas condiciones. Por ejemplo, evalúe la posibilidad de realizarse exámenes de glaucoma o cáncer de piel. En la consulta con el médico, infórmele cualquier cambio que haya observado en su salud, como cambios en la visión o la audición.

Además de los exámenes de detección, ¿qué debe hacer?

Además de los exámenes de detección, USPSTF sugiere otras formas de mantenerse saludable e impedir que le afecten condiciones graves.

¿Prevención en una píldora?

Se ha demostrado que la aspirina previene las cardiopatías y las apoplejías en algunos pacientes. Pregúntele a su médico si, en su caso, es bueno tomar aspirina.

Asegúrese de vacunarse contra la influenza todos los años. Otras vacunas que debe considerar incluyen aquellas para prevenir la neumonía y el herpes zóster. No omita vacunas. Se ha demostrado que las vacunas contra la influenza y la neumonía en particular previenen la hospitalización y muerte en la población de edad avanzada, y los posibles riesgos son mínimos. Pregúntele a su médico qué vacunas son adecuadas para usted.

Asimismo, es posible que las mujeres con antecedentes familiares de cáncer de mama deseen hablar con su médico acerca de los medicamentos que se utilizan para prevenir el cáncer de mama.

  • Deje de fumar o no comience a hacerlo. Algunos pasos para dejar de fumar incluyen reducir la cantidad de cigarrillos que fuma cada día y cambiar a una marca que no tenga buen sabor. Consulte diferentes sitios web, como http://www.smokefree.gov, que ofrecen formas para abandonar el hábito.
  • Haga ejercicio, incluso si nunca antes lo hizo. Si nunca ha realizado actividad física anteriormente, comience de forma moderada. Intente hacer ejercicios durante 30 minutos o más de actividad moderada la mayoría de los días de la semana. Algunas actividades moderadas incluyen caminar, bailar, nadar e incluso ¡cortar el césped.
  • Coma adecuadamente. Tome su dieta con seriedad. Consuma gran cantidad de frutas, verduras, granos integrales y productos lácteos sin grasa o con bajo contenido de grasa. También coma carnes magras, aves, pescado, frijoles, huevos y frutos secos. Evite o reduzca al mínimo el consumo de grasas saturadas, grasas trans, colesterol, sal y azúcar agregada.
  • Controle su peso. Haga un seguimiento de las calorías que consume y las calorías que quema con actividades. Trabaje con su médico para determinar su peso ideal.
  • No consuma alcohol o hágalo con moderación. Generalmente, beber con moderación significa solo una copa al día para las mujeres y dos copas al día para los hombres, aunque los hombres de 65 años o más solo deben beber una copa al día. Un trago equivale a una botella de cerveza o refresco de vino de 355 ml, un vaso de vino de 148 ml o 44 ml de licor destilado con 40% de alcohol.
  • Mantenga un archivo médico personal completo. A medida que envejecemos, nuestro cuidado médico está a cargo de varios especialistas. Lamentablemente, debido a esto, su médico de atención primaria puede no estar totalmente informado de sus condiciones médicas y el tratamiento en curso. Mantener un listado completo y actualizado de todos sus tratamientos, incluso medicamentos recetados y de venta libre, así como las rutinas alimenticias y de ejercicios, es más importante que nunca. Lleve sus registros cada vez que consulte con un médico.