Imagine que no se siente bien. Ha padecido tos y fiebre ligera durante aproximadamente una semana y por ahora no se está sintiendo mejor. Así que, acude con su doctor quien, después de una examinación cuidadosa, le diagnostica bronquitis y le prescribe un antibiótico. Toma el medicamento como se le indicó y en un lapso de dos días comienza a sentirse mucho mejor.

¿Por qué Mejoró?

Veamos más de cerca. Existe más de una explicación para su recuperación rápida:

Medicamento
La explicación más obvia es que padeció una infección bacteriana. Los antibióticos eliminaron las bacterias y sus síntomas mejoraron. Esto se escucha perfectamente razonable, pero en realidad es poco probable. Los virus, y no las bacterias, causan la extensa mayoría de la tos y fiebres. Y los antibióticos no tienen efecto en los virus.

Regresión al significado
Con base a la idea del "regresión al significado," usted se habría recuperado al siguiente día o los dos días de cualquier modo. Este concepto dice que todas los seres vivientes están en un ciclo constante a través de un rango de estados fisiológicos, pero siempre dentro del alcance de un "punto de referencia" central o promedio. Cuando nos salimos de nuestro punto de referencia varios mecanismos nos llaman la atención. Mientras no nos alejemos demasiado, seguiremos teniendo buena salud. Incluso si nos aventuramos fuera de los límites y nos enfermamos, la mayoría de nosotros regresamos finalmente a nuestro estado promedio. Por lo tanto, las probabilidades de recuperación siempre estuvieron a su favor. Y en este caso, simplemente coincidió con su tratamiento.

Placebo y suefecto
No fueron los antibióticos por sí solos los que hicieron que se sintiera mejor. En lugar de ello, fue la importancia simbólica de la visita con su doctor la que cambió el curso de su enfermedad. Su doctor hizo la diferencia, pero no a través de las acciones específicas de un antibiótico. A esto se le conoce como el efecto placebo.

Investigando el Efecto Placebo

Hace casi 50 años, Henry Beecher, el primer científico en cuantificar este efecto, reportó que el 30% de los sujetos parecía beneficiarse de uso único de un placebo. Aunque con frecuencia se discute este número, el trabajo del Dr. Beecher contribuyó a una revolución en el diseño de los estudios clínicos. Actualmente el gobierno requiere que todos los nuevos medicamentos se sometan a ensayos controlados con placebo para determinar su seguridad y efectividad. Aproximadamente la mitad de los participantes de un estudio recibe el medicamento activo, mientras que la otra mitad recibe un placebo (con frecuencia una pastilla de azúcar). En prácticamente todos los estudios, un número considerable de participantes muestran una respuesta, ya sea si reciben el medicamento activo o el placebo. Sin embargo, para vender el medicamento legalmente, más sujetos deben responder considerablemente a éste que al placebo.

Pocos investigadores médicos cuestionan la importancia de un grupo controlado con placebo en sus estudios. La controversia surge cuando el efecto placebo se utiliza para explicar las mejoras de los pacientes en la práctica clínica. Los críticos de la investigación del Dr. Beecher argumentan que muchos factores aparte del efecto placebo podrían explicar sus observaciones. Y, un reciente artículo en the New England Journal of Medicine ( NEJM) revisó cuidadosamente mucha de la información publicada que señalaba específicamente al efecto placebo. Los autores concluyen que bajo la mayoría de las circunstancias, los placebos no son más efectivos que ningún tratamiento en absoluto.

Aunque este estudio no desmiente el efecto placebo, sugiere sólidamente que los investigadores todavía no lo han encontrado. Esto no es sorprendente, debido a la naturaleza evasiva tanto del placebo como de sus efectos.

Definiendo el Término Placebo

El clásico placebo es una inerte pastilla "falsa." Sin embargo, los placebos vienen en muchas formas, que varían desde psicoterapia hasta cirugía de corazón abierto. Siempre que el paciente le agregue alguna importancia simbólica a una intervención médica, cualquier intervención se puede considerar un placebo. Aunque rara vez se consideran placebos, con frecuencia las relaciones curativas entre los pacientes y sus médicos tienen profunda importancia simbólica. Ninguna de las investigaciones revisadas en artículo de NEJM, tomó en cuenta la naturaleza de las relaciones. Su complejidad dificulta aislar y definir lo que es o no el placebo.

Describiendo el Efecto

Investigadores definen los efectos de una intervención como objetivos o subjetivos y binarios o continuos. Los efectos objetivos son aquellos que se pueden medir fácilmente, tales como la presión arterial, mientras que los efectos subjetivos dependen completamente en la descripción de una persona (por ejemplo, el nivel de estrés). Los efectos binarios tienen sólo dos posibles valores (por ejemplo, vivo o muerto), mientras que los continuos podrían tomar muchos valores, como el peso.

Los autores del estudio de NEJM encontraron que, en promedio, los placebos sólo tuvieron un efecto en los efectos continuos subjetivos, como intensidad del dolor. También los autores observaron que pocos investigadores intentaron medir alguna vez la calidad de vida. Esto no es sorprendente puesto que es muy difícil cuantificar los resultados, como sentido de bienestar, que es lo que le importa más a los pacientes.

El Placebo en la Salud Alternativa

Los expertos médicos escépticos de las prácticas de salud alternativa han asumido por mucho tiempo que el efecto placebo debe responder a cualquier beneficio de estas terapias. Si no existe efecto placebo, como sugiere el artículo de NEJM, la medicina de la corriente dominante necesita encontrar una explicación diferente. La regresión al significado es una opción atractiva, especialmente puesto que la mayoría de los pacientes que buscan cuidado alternativo lo hacen para fluctuar las enfermedades que tienden a resolverse espontáneamente. Por su parte, los practicantes de la medicina alternativa podrían estar tentados hasta cierto punto por el estudio como vindicación de que lo que hacen para vivir tiene más que una simple "importancia simbólica." Sin embargo, otros practicantes pondrán poca atención a la controversia, argumentando que mientras funcione, no importa cómo lo haga.

Continúa el debate sobre el efecto placebo. Lo que nos indica esta nueva investigación es que nuestra idea original del efecto placebo, como lo describió el Dr. Beecher, fue demasiado simplista. Claramente los pacientes agregan una enorme importancia a las palabras, acciones y prescripciones de sus curanderos. En lugar de desmentir su existencia, somos más propensos a descubrir que el poder de la verdad del placebo radica dentro de las relaciones curativas más significativas.