Image for macrobiotic diet

Macrobiótica - es una filosofía, una dieta, y un movimiento cultural. Tomado de las palabras griegas macro, que significa grande o largo, y bios, que significa vida, la macrobiótica intenta crear el equilibrio en el cuerpo al cambiar totalmente el estilo de vida.

La macrobiótica se desarrolló por el filósofo-escritor George Ohsawa de Japón y eventualmente se llevó a los Estados Unidos. En 1982, Michio Kushi estableció el Instituto Kushi en Boston, Massachusetts, una organización que promueve el estilo de vida macrobiótico.

En años recientes, algunas personas han intentado prevenir y tratar enfermedades, incluyendo el cáncer, al llevar una dieta macrobiótica.

El Yin y el Yang de la Macrobiótica

La dieta macrobiótica tiene sus raíces en los patrones alimenticios japoneses y en la medicina tradicional asiática. Se basa en los conceptos espirituales del yin y el yang, que se cree que son fuerzas opuestas y complementarias que caracterizan todos los fenómenos en el universo. Los partidarios de la macrobiótica creen que los desequilibrios a largo plazo del yin y el yang causan enfermedades.

Los alimentos también se consideran yin o yang en la naturaleza, según la filosofía de la macrobiótica, se pueden usar para corregir los desequilibrios y devolver la salud.

Según el Instituto Kushi, la dieta macrobiótica tradicional es vegan (una dieta vegetariana que excluye todos los productos animales, incluyendo los lácteos). Consiste de los siguientes alimentos:

  • Granos enteros (40%-60%)
  • Verduras (20%-30%)
  • Algas marinas, como nori, hijiki, wakame, kombu y arame
  • Semillas
  • Nueces
  • Guisantes cocidos y productos de guisantes, como tempeh, tofu y natto (5%-10%)
  • Sopas
  • Frutas de temporada

Las recomendaciones de alimentos se basan en el clima y la salud. Se prefieren los alimentos orgánicos y lógicamente maduros.

Los alimentos que se evitan incluyen la carne, aves, huevos, productos lácteos (leche, yogurt, helado, queso, mantequilla), sal refinada, azúcar, y comida chatarra. También se evitan algunos vegetales, incluyendo las papas, tomates, berenjenas, pimientos, espinacas, betabel, y zucchini. La dieta también desanima al consumo de alimentos con colorantes artificiales, conservadores, con aerosoles, o tratados químicamente. También se limita la ingesta de líquidos.

Las dietas macrobióticas varían de restrictivas a liberales. Los practicantes de la macrobiótica con frecuencia prescriben dietas macrobióticas restrictivas para personas durante algunas etapas de enfermedad. Las dietas macrobióticas restrictivas se pueden limitar a arroz integral y agua. Otros alimentos se pueden añadir gradualmente. Algunas de las dietas macrobióticas más liberales no son vegan e incluyen pescado y otros productos de animales.

Otros principios de la salud que se incorporaron a la filosofía macrobiótica incluyen:

  • Realizar actividad física regular
  • Minimizar la exposición a:
    • Pesticidas y otros químicos
    • Radiación
  • Reducir el estrés
  • Respetar la unidad y la naturaleza espiritual de la vida

Puede Tener Riesgos Nutricionales

Algunos estudios han documentado la posibilidad de deficiencias nutricionales en bebés, niños y adultos que siguieron la dieta macrobiótica tradicional. En la literatura médica se han reportado síntomas de desnutrición, incluyendo deficiencia de vitaminas B12 y D. Los niños que siguen una dieta macrobiótica tradicional pueden estar en riesgo de desnutrición proteíno-calórica y retraso en el crecimiento óseo. Finalmente, la restricción de líquidos fomentada por la macrobiótica puede causar deshidratación. En algunos casos, esto ha ocurrido a un grado tan severo que se ha requerido de hospitalización.

En Personas Saludables

Las personas saludables que siguen la dieta macrobiótica pueden tener riesgo de deficiencias de proteínas, algunos aminoácidos (como lisina y metionina), vitamina D, vitamina B12, calcio, hierro, y zinc. Tales deficiencias pueden conllevar a pérdida de peso, problemas óseos (incluyendo raquitismo y osteoporosis), anemia, y otros síntomas de desnutrición. Las formas más estrictas de macrobiótica también pueden causar deficiencias en otros numerosos nutrientes. (Afortunadamente, generalmente sólo se siguen por poco tiempo.)

En Personas Con Cáncer

Con frecuencia, las personas con cáncer pueden tolerar la dieta macrobiótica. Sin embargo, pueden padecer de inadecuadas calorías, proteínas y otros nutrientes, lo cual puede exacerbar problemas de salud. Además, algunos aspectos de la dieta, como el contenido alto de fibra y la ingesta restringida de líquidos, puede ser problemático para personas con obstrucciones gastrointestinales, con ingesta difícil o dolorosa, e irritación de las membranas mucosas.

Por favor tenga en mente que las dietas macrobióticas más estrictas poseen el mayor riesgo de desnutrición.

¿Puede Tratar el Cáncer?

En 1977, Chris, de cuarenta años de edad, había sido diagnosticado con melanoma maligno. A pesar de tratamientos convencionales rigurosos, el cáncer se propagó eventualmente a otras partes de su cuerpo. Cuando su médico le dijo que le quedaban aproximadamente seis meses de vida, Chris se negó a darse por vencido y buscó un tratamiento alternativo. Tres meses después, estaba completamente libre de cáncer (algo que le atribuyó a adoptar la dieta macrobiótica). Él permaneció en la dieta macrobiótica y siguió sin cáncer los siguientes 20 años.

Como Chris, numerosas personas afirman haber sido curadas de cáncer y otras enfermedades crónicas al seguir una dieta y estilo de vida macrobióticos. ¿Pero en realidad la macrobiótica es la cura?

Falta de Evidencia Científica

Desafortunadamente, la mayoría de la evidencia para la macrobiótica consiste de casos individuales reportados por los afectados, por lo que es imposible arrojar conclusiones confiables. Por ejemplo, algunas personas con melanoma tienen una remisión espontánea, y Chris pudo haber sido uno de ellos. Sólo estudios diseñados apropiadamente pueden determinar si un tratamiento funciona en realidad, pero no se ha reportado ninguno para la macrobiótica.

¿Puede Prevenir el Cáncer?

Aunque no hay evidencia válida a favor o en contra de la macrobiótica como un tratamiento para el cáncer, las dietas macrobióticas son bajas en grasa y ricas en verduras, frutas, y granos enteros, lo que puede ayudar a reducir el riesgo de algunos tipos de cáncer. Por ejemplo:

  • Un reporte de 1997, publicado por the American Institute for Cancer Research y the World Cancer Research Fund, sugiere que incrementar el consumo diario de verduras y frutas de 250 gramos a 400 gramos puede conllevar a 20% menos casos de cáncer alrededor del mundo.
  • Estudios en el artículo de marzo de 1999 en American Journal of Public Health y el artículo de junio del 2000 en Journal of the American College of Nutrition, proporcionaron incremento en la evidencia de que el consumo de granos enteros puede reducir el riesgo de algunos tipos de cáncer.

Según the American Dietetic Association, en muchos estudios, los vegetarianos parecen tener un riesgo más bajo de algunas formas de cáncer, así como otras enfermedades crónicas. Sin embargo, incluso con respecto a la prevención, la evidencia no es fuerte.

Una Dieta Vegetariana Saludable

La macrobiótica es una dieta vegetariana sin lácteos, por el contrario conocida como dieta vegan. Las dietas vegan pueden ser saludables y nutricionalmente adecuadas cuando se planean apropiadamente. The American Dietetic Association recomienda que los vegetarianos que no consumen lácteos pongan especial atención en los siguientes nutrientes:

Proteínas

Las proteínas de plantas proporcionan suficientes de los aminoácidos esenciales y no esenciales, siempre y cuando usted obtenga las proteínas de una variedad de fuentes y consuma calorías suficientes para cubrir con sus necesidades de energía.

Hierro

Los vegetarianos pueden tener un riesgo más alto de deficiencia de hierro que los que no son vegetarianos. Por lo tanto, si usted sigue una dieta vegetariana, debería incrementar su consumo de frijoles secos, espinacas, productos enriquecidos, levadura de cerveza y frutas secas, los cuales son ricos en hierro.

Vitamina B-12

Contrario a lo que algunas personas creen, la vitamina B12 no se encuentra en ningún producto a base de plantas, a menos que se añada deliberadamente. Por lo tanto, si usted es vegan, necesita consumir alimentos fortificados con vitamina B12, o tomar un complemento de vitamina B12.

Vitamina D

Si usted es un vegan que obtiene poca luz solar, puede necesitar un complemento de vitamina D. (Ningún vegan obtiene vitamina D de mantequilla y leche fortificadas.)

Calcio

Las buenas fuentes de calcio de plantas incluyen espinacas, col rizada, brócoli, algunas leguminosas y productos de soya. Sin embargo, tenga en mente que estos alimentos tienen relativamente bajas cantidades de calcio absorbible por porción. Es bastante difícil obtener la ingesta diaria recomendada de calcio en una dieta vegan incluso cuando toma un suplemento.

Zinc

Los granos, nueces y leguminosas son buenas fuentes de plantas de zinc.

Se necesita investigación posterior sobre la macrobiótica y la prevención de enfermedades para establecer cualquier evidencia concluyente. Mientras tanto, un cuerpo creciente de evidencia sugiere que los factores dietéticos y del estilo de vida pueden ayudar a reducir el riesgo de cáncer.