woman eating fruitLa degeneración macular es una enfermedad que daña los ojos y causa la pérdida de la visión. En general, se la conoce como degeneración macular relacionada con la edad o del adulto (DMA). Es una causa común de incapacidad visual grave en los estadounidenses que afecta a más de quince millones de personas. No existe cura para la DMA y el tratamiento es bastante limitado.

La mácula es la parte central de la retina del ojo que hace posible ver los detalles finos que se necesitan para leer, conducir y reconocer rostros. La DMA hace que mácula funcione incorrectamente o se deteriore. El resultado es la pérdida de la visión en el centro del campo visual.

Factores de riesgo

Si bien la causa de la DMA es desconocida, se cree que es una combinación de factores genéticos y ambientales.

La DMA es más común en mujeres y en las de mayor edad. Otros factores que pueden aumentar el riesgo de DMA incluyen:

  • Antecedentes familiares de DMA
  • Origen asiático o caucásico
  • Exposición excesiva a la luz del sol
  • Tabaquismo actual o anterior
  • Daño en los vasos sanguíneos o condiciones de salud que interfieren con la circulación sanguínea

La mayor presencia de radicales libres también puede aumentar el riesgo de degeneración macular. Los radicales libres son producidos naturalmente cuando el cuerpo procesa alimentos para obtener energía. También pueden producirse a partir de otros tipos de estrés oxidativos del cuerpo, como la exposición a los rayos ultravioleta del sol y la contaminación ambiental. Los radicales libres son moléculas inestables que pueden causar daño al ADN y otras moléculas. Durante el transcurso de la vida, este daño puede conducir a la DMA.

Suplementos nutricionales

Los suplementos nutricionales han sido el objeto de muchas investigaciones para la prevención de la DMA. Se cree que los antioxidantes protegen las células, en el ojo y en otras partes, del daño que producen los radicales libres. Se encuentran naturalmente altos niveles de antioxidantes en las frutas y verduras, así como en otros alimentos como las yemas de huevo, nueces, cereales y algunas carnes. También pueden concentrarse en los suplementos.

Si bien los beneficios de los suplementos suelen ser elogiados en los medios, los estudios clínicos han dado resultados contradictorios. Mientras que algunos estudios revelan un vínculo entre los niveles más elevados de antioxidantes y un menor nivel de DMA, muchos no lo hacen.

Un reciente análisis de más de 62.000 personas que participaban en cuatro estudios importantes mostró que el uso de vitamina E, beta-caroteno, vitamina C, luteína, zinc, selenio o zeaxantina no previene ni demora el desarrollo de DMA. Sin embargo, un análisis más prometedor de más de 6.100 personas con DMA en trece estudios mostró que los mismos suplementos pueden demorar la progresión de la enfermedad. Dependiendo del estudio, los suplementos fueron tomados en forma individual o juntos.

En términos generales, resulta difícil decir cómo actúan los suplementos en las diferentes poblaciones. Tomar suplementos también puede tener efectos perjudiciales, especialmente si se toman con otros medicamentos. Si desea tomar suplementos para la DMA o por otra razón, consulte con su médico previamente.

Llevar un estilo de vida saludable

Si bien la evidencia relacionada con los suplementos, la dieta y la DMA es variada, siempre es mejor tratar de llevar un estilo de vida saludable. A continuación, se presentan algunas maneras de mejorar la salud de los ojos:

  • Coma lo correcto: si bien la evidencia no es concluyente, una dieta con alto contenido de nutrientes puede disminuir el riesgo de contraer DMA. Trate de incluir antioxidantes en su dieta y coma una variedad de frutas y verduras. Los vegetales de hoja verde, como la espinaca, la col rizada y la col silvestre, se recomiendan particularmente. Comer pescado y otros alimentos que contienen ácidos grasos omega 3 también puede ayudar a disminuir su riesgo de DMA, así como de otras condiciones crónicas.
  • Haga ejercicio con regularidad: el ejercicio cardiovascular mejora la salud general del cuerpo y ayuda a mantener un sistema circulatorio saludable.
  • Reduzca la exposición al sol: use siempre un gorro al aire libre y use anteojos de sol o lentes protectores todo el año.
  • Consulte con su médico: si tiene una condición crónica procure el tratamiento adecuado. También debe asegurarse de hacerse examinar los ojos en forma periódica.