Un Producto Ubicuo

Solía ser que el agua era una forma simple de saciar su sed. Ahora es una bebida de diseño exclusivo. Pero ¿en realidad existe una diferencia entre el agua de la llave y el agua embotellada?

Camine en cualquier supermercado, farmacia, mini supermercado, área expendedora o centro comercial y lo probable es que encuentre una selección de varias marcas de agua embotellada. Actualmente se calcula que los estadounidenses consumen más de dos billones de galones de agua embotellada al año. Sin embargo, muchas personas se sorprenden cuando averiguan exactamente lo que hay dentro del agua embotellada.

La definición del agua embotellada es bastante sencilla: cualquier agua (generalmente la que no contiene aditivos) destinada para el consumo humano que está sellada en una botella u otro contenedor. Sin embargo, lo que es sorprendente es la fuente del agua embotellada. Porque, además de dichas fuentes "naturales" como artesiano, manantiales, agua mineral y agua con gas, aproximadamente el 25% de toda el agua embotellada se origina en los suministros de agua municipales.

¿El Agua Embotellada Está Regulada?

The Federal Food and Drug Administration (FDA) clasifica el agua embotellada como un alimento y lo regula de acuerdo con los estándares de la Environmental Protection Agency (EPA) y la Safe Drinking Water Act de 1974. De acuerdo con las normas de la FDA, se deben realizar pruebas en los productos de agua embotellada cada año para tener la certeza de que no tengan o contengan cantidades mínimas de ciertos contaminantes. Estos incluyen:

  • Químicos inorgánicos, tales como bario, cadmio, plomo, mercurio y nitratos
  • Herbicidas y pesticidas: un amplio grupo de químicos orgánicos que incluye bifenilos policlorinados (BPC)
  • Químicos orgánicos volátiles, tales como benceno (un producto de la gasolina) o tetracloroetileno (solventes de limpieza)
  • Componentes radioactivos, tales como radio
  • Bacterias coliformes: un microorganismo que indica que podrían estar presentes otras bacterias que causan enfermedades

Además, se le realizan pruebas al agua embotellada para detectar contaminantes estéticos como hierro, zinc, sulfato o cloruro, así como también otras características físicas que, si bien no representan un peligro para la salud, pueden afectar negativamente el sabor, olor o apariencia del agua. Muchas agencias estatales del medio ambiente requieren como una condición para la venta de agua embotellada en ese estado, que se realicen pruebas al agua para detectar contaminantes adicionales no examinados por la FDA. Finalmente the International Bottled Water Association (IBWA), un gran grupo de industria del comercio, también requiere que sus compañías asociadas realicen pruebas para la detección de ciertos contaminantes no cubiertos por la FDA.

El agua se clasifica como "agua embotellada" o "agua para beber" si reúne todos los estándares federales o estatales correspondientes, se sella en un contenedor sanitario y se vende para el consumo humano. El agua embotellada no contiene edulcorantes o aditivos químicos (aparte de saborizantes, extractos o esencias) y no debe tener calorías y azúcares. Los saborizantes, extractos y esencias provenientes de especias o frutas se pueden agregar al agua embotellada, pero estas adiciones deben constituir menos del 1% del peso del producto final. Las bebidas que contienen más del 1% del límite del peso del saborizante se clasifican como refrescos. Además, el agua embotellada podría estar libre de sodio o contener cantidades "muy bajas" de sodio. Cierta agua embotellada contiene carbonatación natural o agregada.

Así que ¿El Agua Embotellada Es Más Segura Que el Agua de la Llave?

No necesariamente. Generalmente los requerimientos para la examinación del agua de la llave suministrada por el municipio son tan estrictos como los que se requieren para la examinación del agua embotellada. Sin embargo, eso no significa que no existan motivos por los cuales pudiera elegir agua embotellada en lugar de agua de la llave. Estos motivos incluyen:

  • Suministros privados de agua: En algunas áreas, especialmente áreas rurales, las fuentes privadas suministran agua de la llave, las cuales podrían no examinar su agua de manera tan estricta como lo hacen las ciudades, poblados y otros municipios. También el mismo problema puede aplicarse al agua obtenida de los pozos privados.
  • Sabor, olor o color: Aunque no es peligroso para su salud, cierta agua suministrada por el municipio podría contener cantidades de cloro, azufre, hierro, magnesio u otros productos que pueden proporcionar al agua un sabor, apariencia u olor desagradable.
  • Interrupción del suministro municipal de agua: Los desastres naturales (es decir, huracanes, tornados) o problemas provocados por el hombre pueden causar que los suministros municipales no estén disponibles temporalmente.
  • Contaminación del agua municipal: En algunos municipios, especialmente los más pequeños, los suministros de agua pueden llegar a contaminarse durante cortos periodos de tiempo. Y, aunque se requiere que los municipios informen a los ciudadanos de dicha contaminación, se les permite continuar suministrando agua contaminada a las casas y negocios mientras el problema se esté remediando.

¿Cuáles Son las Razones Que Van en Contra de Beber Agua Embotellada?

Existen unas cuantas razones para no beber agua embotellada:

  • Costo: El agua embotellada es mucho más costosa que el agua de la llave.
  • Seguridad: A diferencia de los municipios, que generalmente registran enfermedades a causa del agua y las reportan a la ciudadanía, a los encargados de suministrar agua embotellada no se les requiere hacer esto (aunque algunos podrían hacerlo).
  • Fluoruro: La mayoría de los municipios agregan fluoruro a los suministros de agua, que ayuda a mejorar la salud dental de esas personas (especialmente niños) que la beben. Puesto que la mayoría de las compañías de agua embotellada no agregan fluoruro a su agua, algunos profesionales de la salud temen que la salud dental de los niños que beben agua embotellada principalmente se pondrá en peligro. Erin Coffield, una dietista registrada en the New England Dairy Council, enfatiza que aquellos niños deben, como lo recomiendan los dentistas, usar pasta de dientes con fluoruro. Además, la Sra. Coffield sugiere que estas familias que beben agua embotellada también podrían buscar las relativamente pocas marcas de agua embotellada que sí agregan fluoruro o incrementar el consumo de fluoruro de los niños administrando suplementos multivitamínicos que contengan fluoruro en las dietas de los niños.
  • Sabor: Algunos recipientes de plástico del agua embotellada pueden proporcionar al agua un sabor y olor a plástico.

¿Existen Alternativas al Agua Embotellada?

Actualmente, muchas personas optan por sistemas de filtración de agua para beber (contenedores con filtros en su interior donde sale el agua de la llave o sistemas de filtración que se colocan directamente en la llave). Estos sistemas, los cuales son más económicos que el agua embotellada, generalmente mejoran el sabor, la apariencia y el olor del agua de la llave, y también podrían retirar algunos contaminantes. Sin embargo, se presenta una nota de precaución. En la mayoría de los casos, (si no es que en todos), dichos sistemas no deben servir como un sustituto del agua embotellada si su agua de la llave proviene de un sistema privado de suministro de agua sujeto a poca o ninguna regulación o examinación o proviene de un sistema municipal de suministro de agua que haya llegado a contaminarse temporalmente.

Los Muchos Nombres del Agua Embotellada

Los estantes del supermercado de la actualidad ofrecen una variedad de agua embotellada. Pero ¿qué significan en realidad los términos en las etiquetas? The International Bottled Water Association define los siguientes tipos de agua embotellada:

  • Agua artesiana/Agua de pozo artesiano: Agua embotellada proveniente de un pozo que se extrae de un acuífero reducido (un estrato subterráneo hecho de roca y arena que contiene agua) en la cual el nivel de agua permanece a cierta altura por encima del nivel del acuífero.
  • Agua de pozo: Agua embotellada proveniente de un hoyo perforado, taladrado o o construido de alguna forma en el suelo cuya fuente de agua es un acuífero.
  • Agua mineral: Agua embotellada que contiene no menos de 250 partes por millón en total de sólidos disueltos. El agua mineral se distingue de los otros tipos de agua embotellada por el nivel constante y las proporciones relativas de mineral y elementos mínimos en el lugar donde se encuentra la fuente. Todos los minerales deben ser naturales y no agregados.
  • Agua purificada: Agua que se produce con métodos de destilación, deionización, ósmosis inversa u otros procesos apropiados y que reúne la definición de agua purificada en the United States Pharmacopoeia. Otros nombres adecuados del producto para el agua embotellada tratada por uno de los procesos antes mencionados podrían incluir "agua destilada" si se produce mediante la destilación, "agua deionizada" si el agua se produce por medio de la deionización o "agua de ósmosis inversa si el proceso que se utiliza es la ósmosis inversa.
  • Agua gaseosa: Agua que, después del tratamiento y posible reemplazo con dióxido de carbono, contiene la misma cantidad de dióxido de carbono que el tenía cuando se encontró la fuente. (Una Nota Importante: Agua de soda, agua efervescente y agua tonificante no se consideran como agua embotellada. Debido a que podrían contener azúcar y calorías, estos productos se consideran como refrescos.)
  • Agua de manantial: Agua embotellada proveniente de una formación subterránea de la cual fluye naturalmente el agua a la superficie de la tierra. El agua de manantial se debe extraer sólo en el manantial o através de un hoyo perforado explotando la formación subterránea para encontrar el manantial.