sugar tip sheet Son muchos los profesionales de la nutrición que se enfadan bastante con el término "comida chatarra". Después de todo, lo que cuenta es el plan de alimentación general, no el producto con alto contenido de azúcar, alto contenido de grasa o bajo contenido de nutrientes con el que nos damos un gusto de vez en cuando. Sin embargo, elegir productos como sodas y frituras en lugar de alimentos más sanos tiene "consecuencias nutricionales".

Efectos sobre la salud de la comida chatarra.

No es de sorprender que cuanto mayor es la cantidad de comida chatarra que integra la dieta, más calorías se consumen. Además, se ingiere más grasa y grasa saturada y menos fibra. Más aún, a medida que la comida chatarra ocupa más lugar en la dieta, disminuye el consumo de vitaminas A, B6, B12, C, folato, calcio y hierro. También son más bajos los niveles de esos nutrientes en sangre. Además, las personas que comen más comida chatarra tienen niveles más bajos de colesterol HDL “bueno”, cuya función es eliminar la placa de las arterias. Y tienen niveles más altos de homocisteína, un compuesto químico de la sangre que podría estar asociado con un mayor riesgo de cardiopatías.

Las grasas y dulces captan toda la atención

La publicidad también puede alimentar el deseo de ingerir opciones menos aconsejables desde el punto de vista nutricional porque ponen más atención en este tipo de alimentos. Mientras que jamás se ven publicidades de zanahorias, a menudo sí las vemos de alimentos fritos y sodas.

Los estudios han demostrado que la publicidad de los alimentos ejerce una gran influencia sobre los niños. Por ejemplo, los investigadores del Rudd Center for Food Policy & Obesity de la Universidad de Yale determinaron que los niños que ven más anuncios de comida chatarra terminan comiendo más de este tipo de alimentos.

Mantener cierto escepticismo

Muchos estadounidenses consumen a diario hamburguesas dobles con queso, cereales glaseados con azúcar, bebidas gaseosas, barras de dulce y otros alimentos con alto contenido graso y bajo contenido de nutrientes. El debate sobre el término "comida chatarra" puede obligarnos a ver más de cerca lo que comemos y lo que comen nuestros hijos.

Estos alimentos nos dan un gran placer, pero no deben consumirse diariamente. Debemos comer menos de estos alimentos y elegir las opciones más saludables toda vez que sea posible. Elegir incluir más frutas, verduras y granos enteros puede ayudar a mejorar nuestra salud general.