¿Qué es una dieta restringida en líquidos?

Una dieta restringida en líquidos limita la cantidad de líquidos que se puede consumir por día. Además de las bebidas, muchos alimentos proporcionan líquidos. Algunos ejemplos incluyen el helado, el yogur, la gelatina, el budín, las sopas, las salsas y las frutas acuosas.

¿Por qué debería seguir una dieta restringida en líquidos?

Una dieta restringida en líquidos ayuda a prevenir que el líquido se acumule en el cuerpo. Es posible que deba seguir una dieta restringida en líquidos si tiene enfermedad renal terminal, si le están realizando diálisis o si tiene insuficiencia cardíaca congestiva. En estos casos, no seguir una dieta restringida en líquidos puede agregar esfuerzo al cuerpo y provocar complicaciones adicionales.

¿Cuánto líquido puedo beber?

La cantidad varía según diversos factores, como el tamaño de su cuerpo y las afecciones médicas. Para las enfermedades cardíacas, muchos médicos recomiendan limitar los líquidos a 64 onzas o 1 l (8 tazas) por día. Su médico le recetará una cantidad de líquido apropiada para usted.

¿Qué alimentos deben limitarse en la dieta restringida en líquidos?

Los siguientes alimentos y bebidas deben limitarse en la dieta restringida en líquidos:

  • Todas las bebidas
  • Todos los alimentos que son líquidos a temperatura ambiente:
    • Cubitos de hielo
    • Gelatina
    • Helado
    • Yogur
    • Sopas
    • Salsas
    • Frutas acuosas

Sugerencias

  • Lleve un registro de líquidos:
    • Registre su consumo diario de líquidos.
    • Asegúrese de saber qué cantidad de líquido pueden contener sus bols, tazas y vasos (para determinar esto, llénelos con agua y luego vierta el agua en una taza medidora).
    • Pésese diariamente o según se lo indique el médico. Un cambio de peso abrupto puede ser el resultado de la pérdida o la acumulación de líquido.
  • Para disminuir la sed y aliviar la sequedad bucal:
    • Consuma una dieta que tenga bajo nivel de sodio.
    • Masticar trocitos de hielo.
    • Chupe caramelos duros sin azúcar.
    • Mascar chicle.
  • Trabaje con un dietista para desarrollar un plan de alimentación personalizado.