¿Por qué algunas personas son capaces de cumplir sus metas de ejercicio, mientras otros quedan confundidos sin rumbo fijo?

Jim se levanta todas las mañanas a las 6:00 a.m. y corre cinco millas, llueva o truene. Por otro lado, Joe planea ver a sus equipos favoritos pelearse y se propondrá con entusiasmo estar más activo. Pero a medida que los días se acortan y el clima empeora, su decisión por hacer ejercicio disminuye. Él promete hacer ejercicio cuando el clima mejore. O cuando esté menos estresado. O tan pronto como él compre nuevos zapatos para correr.

¿Cuál es la diferencia entre Jim y Joe? Jim tiene motivación; Joe tiene buenas intenciones.

La motivación es la gasolina del ejercicio. No importa cuántos ejercicios haga en el banco de prensa, o cuántas sentadillas y tijerillas puede realizar físicamente, sin motivación no llegará a ningún lado rápido. ¿Qué motiva a las personas a ejercitarse? ¿Qué es lo que crea la motivación y qué la interrumpe? Y lo más importante, ¿puede obtener más?

La Trampa de la Motivación

De acuerdo con psicólogos deportivos, las tres motivaciones más populares para el ejercicio son la salud, la culpabilidad y la apariencia. Pero esas motivaciones lo atraparán sólo por un momento. Eso produce que a largo plazo, la salud, la culpabilidad y la apariencia no lo hagan llegar lejos.

¿Por qué? Bueno, tiene que ver con los tipos de motivación. Psicólogos deportivos hablan sobre las motivaciones extrínsecas e intrínsecas. La salud, la culpabilidad y la apariencia son motivaciones extrínsecas, las cuales se conducen por recompensas externas como evitar enfermedades cardiacas a la edad de veinte años, pérdida de peso o formar músculos para impresionar a otras personas. Por otro lado, las motivaciones intrínsecas tienen recompensas que vienen desde dentro y con frecuencia son instantáneas. ¿Quién no ama la gratificación instantánea?

Una Mejor Motivación

Las mejores motivaciones son intrínsecas, dice Nanette Mutrie, un psicólogo deportivo en Glasgow University en Scotland. Pueden ser tan simples como divertidos lo que usted éste haciendo o al darse cuenta de un sentido de logro. Encima de eso, con frecuencia las motivaciones extrínsecas tienen metas a largo plazo; lleva más de un juego de tenis para que usted se vea y se sienta más saludable. Para la motivación intrínseca la finalización de un juego de tenis podría ser la recompensa.

"Muchas personas están dispuestas a cambiar su comportamiento a cambio de recompensas instantáneas," dice el Dr. Richard Cox, un psicólogo deportivo en Edinburgh University en Scotland. "Ese es el problema con el ejercicio; no hay recompensa instantánea. Pero si usted estaba ejercitándose más para divertirse que para perder unas cuantas libras (y se divirti ) logró algo. "Lo que realmente creo fue una motivación intrínseca.

Entonces ¿cuáles son los factores motivacionales que lo mantendrán ejercitándose mes a mes? Si la salud y la apariencia (motivadores externos) son prioritarios para usted, ¿Cómo puede transformarlos en motivaciones internos que lo harán llegar lejos y obtener los resultados deseados?

Disfrútelo Usted Mismo

Elija una actividad que disfrute, dice el profesor Stuart Biddle, un psicólogo deportivo en Loughbrough University, United Kingdom. Si usted deja de disfrutarlo, suspéndalo, desista y encuentre algo más. De acuerdo con Biddle, muchos de nosotros nos ejercitamos de la manera en que pensamos que deberíamos, pero no en la manera en que preferiríamos hacerlo.

Lugar, Lugar, Lugar

Unos de los motivos de que tantos propósitos de año Nuevo de estar en forma se apaguen y se derrumben a mediados de enero se debe a que está oscuro cuando usted se levanta, está oscuro cuando llega a casa y está bajo cero afuera. Así que planifique su propósito de Año Nuevo para incluir actividades de invierno en el interior y actividades en el exterior cuando los días sean más largos y haya luz y calidez.

Practique el mismo juego con su entorno. Estudios ha demostrado que las personas que viven en áreas agradables con calles bien alumbradas y suficiente espacio abierto son más activas que las personas que viven en áreas inhóspitas. Así que en lugar de correr sobre calles de la ciudad monótonas, elija lugares para hacer ejercicio que atraigan a sus gustos estéticos.

Mezclélo

En lugar de apegarse a un régimen de ejercicio particular que no disfrute, mezcle y ajuste sus ejercicios, dice Tristan Huckle, uno de los entrenadores personales más importantes de London. Tome las cosas que disfrute así como de las sepa que usted hábil y mézclelas con las más difíciles.

Aproveche lo que lo motiva con el resto de su vida y transmítalo a su plan de ejercicio. ¿Es usted una persona con orientación a resultados? Practique un deporte competitivo. ¿Disfruta hacer ejercicio solo? Intente trotar. ¿La tecnología lo incita? Únase a un gimnasio con equipo de alta tecnología.

Vaya Acompañado

Encuentre un amigo con quien pueda hacer ejercicio, preferentemente un amigo del mismo sexo, edad y nivel de condición física que esté dispuesto a hacer le mismo esfuerzo que usted. Comprométanse a hacer ejercicio juntos en horarios específicos durante la semana. "De esta manera, es mucho más fácil seguir con el régimen," dice Cox. "Se está otorgando una recompensa social y una cláusula penalización social; si no parte ahí y lo hace, se desprestigiará y tendrá que responderle a su amigo.

Establezca Metas

"Los seres humanos se conectan a sus metas," dice Jake Steinfeld, un entrenador personal cuyos clientes han incluido a Steven Spielberg, Harrison Ford y Madonna. "Sin ellas no llegaríamos a ningún lado."

Como un resultado, los entrenadores usan entrenamiento por periodo. "Desglosamos lo que el cliente quiere para lograr una serie de metas realistas," dice Huckle. "Cuando se logran, ellos se motivan más debido a que sienten que lograron algo y después están listos para la siguiente meta." También esta misma técnica es exitosa para perder peso debido a que es mucho menos desalentador seguir trabajando en perder cinco libras al mismo tiempo que una meta general de 50 libras.

Proceso vs. Producto

Psicólogos deportivos hablan de las metas del proceso, las cuales se refieren a hacer ejercicio simplemente, y las metas del producto, que se refieren a la calidad de un ejercicio.

La mayoría de las personas comenten el error de tratar sólo con las metas del producto, como "yo correré una milla en cinco minutos." Lo hará mejor totalmente si en las etapas iniciales de su programa usted crea metas del proceso. Intente "Partiré de ahí y correré durante 20 minutos", o "haré ejercicio en el gimnasio durante 20 minutos" y no se preocupe sobre qué tan rápido usted corra o cuánto peso usted carga. "[Las personas que lo hacen] las metas del proceso tienden a ser mucho más exitosas," dice Biddle.

Hable con Usted Mismo

Aunque cada entrenador personal avalará sus palabras de ánimo, la afirmación personal es muy importante. Escriba o tenga en mente frases positivas sobre el ejercicio. "Puede ser pesado trotar en la tarde, pero si visualmente puede recordarse así mismo que 'me siento estupendo cuando termino' o 'disfruto correr,' Es un recordatorio de que usted disfruta estas actividades y de que las hace por las razones correctas," dice Biddle.

Pegue notas dentro de su armario o en su botiquín. Así mismo, lleve un registro escrito de sus logros de ejercicio y escriba todas las recompensas positivas que consiguió de la actividad. Cuando su motivación esté disminuyendo, lea de nuevo sus notas para usted mismo.

La próxima vez que usted esté contemplando una rutina de ejercicio recuerde al menos para obtener motivación ¡mente sobre la fuerza f sica!