Autoexamen testicular como se describe en el texto Los felinos fieles y los perros leales les proporcionan innumerables beneficios a sus dueños, pero a veces pueden transmitir infecciones a los seres humanos. Existen varias medidas que puede tomar para reducir las probabilidades de contraer una infección transmitida por su mascota.

Con millones de mascotas en los hogares de los Estados Unidos, puede producirse la transmisión de una enfermedad infecciosa de la mascota a su dueño. Sin embargo, el sentido común y el cuidado veterinario adecuados puede hacer que estos casos sean relativamente bajos.

La mayoría de las enfermedades de los animales son tratables, incluso evitables. Si su mascota se enferma, es importante tener un tratamiento rápidamente.

Muchas enfermedades infecciosas tienden a ser específicas de ciertas especies. Sin embargo, las bacterias o parásitos que viven sin causar daño o que causan enfermedad limitada en una especie pueden provocar una enfermedad más grave en otra.

¿Qué pueden transmitir las mascotas?

Las mordeduras y arañazos de los animales pueden presentar graves problemas para las personas. Si no se limpia y venda adecuadamente una herida o si no se brinda atención médica, la persona tiene mayor probabilidad de contraer una infección. Las infecciones que pueden transmitirse de las mascotas a los seres humanos incluyen:

La fiebre por arañazos de gato es causada por bacterias que tienen los gatos saludables. La fiebre por arañazos de gato se produce después de que un gato araña la piel, muerde o lame una herida abierta. Alrededor de una semana más tarde en el punto de contacto aparece un bulto. Se pueden producir otros síntomas, como fiebre, fatiga, ganglios linfáticos hinchados, pérdida del apetito o dolor de cabeza. Puede haber complicaciones graves, como fiebre alta o neumonía.

La toxoplasmosis, otra infección que puede producirse por el contacto con gatos, presenta un gran peligro para los bebés por nacer de mujeres que no tienen inmunidad o anticuerpos contra el agente. Los gatos que albergan el parásito pueden no mostrar ningún síntoma, pero dejan esporas en las materias fecales. Las esporas se vuelven infecciosas después de uno o dos días.

Los efectos de la toxoplasmosis en el feto dependen de la edad gestacional. Las complicaciones del embarazo incluyen aborto espontáneo o mortinato. El bebé recién nacido también está en riesgo de tener graves discapacidades mentales, cataratas y pérdida de la audición.

La gastroenteritis puede desencadenar diarrea, fiebre y dolor abdominal. Las infecciones bacterianas del intestino se producen con mayor frecuencia después de que las personas ingieren alimentos o bebidas contaminadas; sin embargo, esta infección también puede ser transmitida de las mascotas a los seres humanos.

La giardiasis se transmite por la ingestión de agua o alimentos que han estado contaminados por materias fecales que contienen un organismo específico. Giardia es uno de los parásitos intestinales más comunes tanto para mascotas como para los seres humanos en los Estados Unidos. La giardiasis provoca síntomas gastrointestinales que incluyen diarrea, distensión, náuseas y dolor abdominal.

La tiña es una infección micótica de la piel que causa picazón y puede producirse después del contacto con una mascota infectada.

Estos parásitos intestinales pueden transmitirse a las personas por medio del contacto con la tierra contaminada.Los oxiuros no son infecciosos directamente. Necesitan desarrollarse en la tierra durante un par de semanas. Mientras que los helmintos ingresan a los pies y provocan intensa picazón, los huevos de helminto que se han tragado buscan su camino hacia los órganos y conducen a graves complicaciones. Los síntomas incluyen dolor abdominal, gases, náuseas, dolor de cabeza y fatiga.

En mujeres embarazadas, los helmintos se asocian con nacimiento prematuro y bajo peso al nacer.

La mordedura de un animal infectado puede provocar la rabia. Usted puede eliminar este riesgo si vacuna a sus mascotas contra la rabia.

Precauciones

Tome las siguientes medidas para reducir el riesgo de contraer una infección transmitida por su mascota:

  • Sus mascotas deben recibir atención periódica de un veterinario, hacerse exámenes y recibir vacunas.
  • Analice con su veterinario los riesgos relacionados con la salud de sus mascotas. La mayoría de los veterinarios conocen este tema.
  • Lleve a su mascota al veterinario cuando esté enferma, incluso cuando tenga episodios de diarrea o erupciones cutáneas.
  • Enseñe a sus mascotas a que no lo rasguñen a usted o a otras personas, incluso cuando están jugando.
  • Instruya a sus hijos sobre cómo jugar con las mascotas para reducir las probabilidades de ser mordidos.
  • Lave los arañazos o mordeduras en la piel con agua y jabón. Busque atención médica si la mascota lastima la piel.
  • Mantenga cortadas las uñas de los animales.
  • Entrene a los animales para que no beban el agua del inodoro.
  • Alimente a los animales con comida para mascotas o carne cocida.
  • No permita que las mascotas coman materias fecales o cacen presas.
  • Evite que los animales le laman la boca o heridas abiertas.
  • Recoja las materias fecales tan pronto como la mascota defeque. No use los excrementos como fertilizante.
  • No permita que los niños jueguen en áreas públicas donde han defecado animales.
  • Vacíe el recipiente de basura diariamente y use guantes.
  • Lávese las manos después de recoger las deposiciones o limpiar el recipiente de la basura.

La clave es darle un buen cuidado a sus mascotas para tener un hogar libre de enfermedades.