Image for glucose tests Justo como el pre-cáncer podría ser detectado y eliminado antes de convertirse en cáncer, el descubrimiento de diabetes en sus primeras etapas puede ayudar a prevenir el desarrollo de diabetes desarrollada. En pocas palabras, esa es la idea detrás del término "pre-diabetes."

Los niveles de glucosa en la sangre que son más altos de lo normal pero no lo suficientemente altos para ser llamados diabetes se clasifican como pre-diabetes. Este nombre reemplaza a terminología más antigua, como tolerancia dañada a la glucosa y glucosa dañada en ayunas.

Evidencia emocionante indica que las personas con pre-diabetes pueden usar medios sencillos y fácilmente disponibles para regresar sus niveles de glucosa sanguínea al rango normal. Esto puede prevenir o retrasar complicaciones que la investigación ha relacionado tanto con la diabetes como con el estado pre-diabético.

¿Qué Tan Serio Es el Problema?

Investigación muestra que las personas con pre-diabetes están en riesgo de tener las mismas complicaciones que las que se observan con la diabetes. Éstas incluyen daño en la visión o ceguera, enfermedades cardiacas, apoplejía, insuficiencia renal, daño nervioso e infecciones que conllevan a amputaciones de la pierna.

Si usted tiene pre-diabetes, ya podría estar experimentando los efectos adversos para la salud de esta condición seria. Las personas con pre-diabetes tienen un riesgo 1.5 veces mayor de tener enfermedades cardiovasculares (incluyendo ataque cardiaco, apoplejía y enfermedades arteriales) en comparación con las personas con glucosa sanguínea normal. En contraste, las personas con diabetes tienen un riesgo de 2 a 4 veces mayor de tener enfermedades cardiovasculares. Tanto las personas diabéticas como pre-diabéticas son más propensas a desarrollar factores de riesgo cardiacos adicionales, tales como colesterol elevado, presión arterial elevada y obesidad.

¿Esto Es una Epidemia?

La falta de ejercicio y las porciones de gran tamaño están alimentando epidemias gemelas de obesidad y diabetes en este país. En los últimos 10 años, la incidencia de obesidad ha incrementado en un 61% y los nuevos casos de diabetes han aumentado en un 49%.

Tener sobrepeso causa diabetes y pre-diabetes en personas susceptibles. Perder peso, incluso unas pocas libras, puede "curar" la pre-diabetes o reducir su riesgo de convertirse en diabetes tipo 2. Esto es especialmente importante debido a que la mayoría de estadounidenses ahora tienen sobrepeso y están en riesgo de desarrollar pre-diabetes y diabetes tipo 2. Las personas de ascendencia afroamericana, hispana, americana nativa, asiático-americana, o isleña del Pacífico podrían tener aún más riesgo.

La obesidad y la diabetes hacen que las células de su cuerpo sean menos sensibles a los efectos de la insulina, una hormona que regula los niveles de glucosa sanguínea. Esto permite que los niveles de azúcar sanguínea se eleven con el paso del tiempo y puede provocar daño a largo plazo para su cuerpo.

¿Cómo Detecta Pre-Diabetes?

Millones de estadounidenses actualmente se consideran candidatos para revisión para detectar pre-diabetes y diabetes. Ambas condiciones pueden ser diagnosticadas con un sencillo examen sanguíneo. Durante una visita de rutina al consultorio, su médico puede ordenar uno de dos exámenes:

  • Examen de glucosa plasmática en ayunas - Usted ayunará toda la noche y se le medirá la glucosa sanguínea en la mañana antes de comer. Sus resultados podrían leerse de la siguiente manera:
    • Normal: 60-100 miligramos por decilitro (mg/dL)
    • Pre-diabetes: 101-125 mg/dL
    • Diabetes: 126 mg/dL o más
  • Examen oral de tolerancia a la glucosa - Usted ayunará toda la noche y se le medirá la glucosa sanguínea después del ayuno. Después, usted tomará una bebida azucarada y se le medirá la glucosa sanguínea dos horas después. Los resultados dos horas después de la bebida por lo general se leen de la siguiente manera:
    • Normal: menos de 140 mg/dL
    • Pre-diabetes: 140-200 mg/dL
    • Diabetes: 201 mg/dL o más

¿Quién Debería Ser Revisado?

Expertos de American Diabetes Association y the National Institutes of Health desarrollaron recientemente indicaciones de revisión para pre-diabetes. Ellos recomiendan la examinación de glucosa cada tres años para personas de 45 años de edad o más, quienes tengan sobrepeso (BMI mayor a 24). Si usted es mayor de 45 años de edad pero no tiene sobrepeso, pregunte a su médico si la examinación es adecuada.

Para aquellos menores a 45 años de edad y con sobrepeso, la examinación podría ser recomendable si usted tiene otro factor de riesgo para pre-diabetes. Factores de riesgo incluyen:

  • Tener presión arterial elevada
  • Tener nivel bajo de colesterol HDL (bueno)
  • Tener nivel elevado de triglicéridos
  • Tener un historial familiar de diabetes
  • Tener un historial de diabetes durante el embarazo ( diabetes gestacional)
  • Dar a luz a un bebé que pese más de nueve libras
  • Pertenecer a un grupo étnico diferente al caucásico

¿Cómo Trata la Pre-Diabetes?

Si su examen de glucosa indica pre-diabetes, usted debería repetirlo para mayor exactitud. Las personas con un diagnóstico de pre-diabetes también necesitan volverse a examinar cada 1-2 años. Sin intervención, estudios muestran que la mayoría de personas con pre-diabetes desarrollan diabetes tipo 2 en un lapso de 10 años.

Afortunadamente, sabemos que las personas con pre-diabetes pueden retrasar o prevenir el inicio de diabetes con cambios en el estilo de vida. Expertos recomiendan que las personas con pre-diabetes reduzcan su peso en un 5%-10% y participen en actividad física modesta durante 30 minutos la mayoría de los días de la semana.

Un estudio en the New England Journal of Medicine dio seguimiento a un grande grupo de personas pre-diabéticas que hicieron estos cambios. Después de un periodo de seguimiento promedio de tres años, ellos lograron una reducción de casi el 60% en el riesgo de diabetes, en comparación con una reducción de aproximadamente sólo el 30% para quienes tomaron medicamentos. Han habido algunos estudios que sugieren que ciertos medicamentos podrían ser útiles. El tratamiento con medicamentos sigue siendo controversial, pero está apoyado por numerosos expertos.