hombre computadora portátil trabajo oficina Sin duda alguna las computadoras y los dispositivos portátiles han revolucionado la oficina moderna. No obstante, junto con una mayor facilidad y eficiencia, también dieron origen a lesiones relacionadas con la oficina, como los trastornos por movimientos repetitivos, los síndromes de la visión por la computadora y las caídas. A continuación, se presenta una descripción de cada una de estas condiciones, un análisis de su relación con el entorno de la oficina moderna y algunos consejos sobre cómo prevenirlas.

Trastornos por movimientos repetitivos

Los trastornos por movimientos repetitivos (RMD, por sus siglas en inglés) son una familia de condiciones musculares que se originan por movimientos repetitivos realizados durante el curso de su trabajo o sus actividades cotidianas normales. Se producen cuando los músculos y tendones se irritan e inflaman debido a la repetición de movimientos y/o posturas incómodas, como torcer el brazo o la muñeca, esfuerzo excesivo, postura incorrecta o fatiga muscular. Los TMR ocurren con mayor frecuencia en las manos, las muñecas, los codos y los hombros, pero también pueden aparecer en el cuello, la espalda, las caderas, las rodillas, los pies, las piernas y los tobillos.

Quizás el RMD más común y conocido es el síndrome del túnel carpiano, un trastorno doloroso de la mano causado por presión en el nervio principal que pasa por las muñecas. Otras lesiones que puede causar la repetición de movimientos incluyen:

  • Bursitis: inflamación de las bursas, unos pequeños sacos llenos de líquido que ayudan a que los músculos y los tendones se deslicen al estar en contacto con los huesos
  • Tendinitis: inflamación de los tendones, que conectan los músculos con los huesos
  • Epicondilitis: inflamación del epicóndilo, una protuberancia redondeada que puede encontrarse en el extremo de un hueso donde se unen los tendones y los ligamentos
  • Ganglio quístico: inflamación o tumor en la membrana de un tendón o una articulación
  • Tenosinovitis: inflamación de la membrana sinovial, una membrana llena de líquido que recubre el tendón
  • Dedo en resorte: un dedo de la mano o un pulgar que se traban al flexionarlos

En algunas personas, tal vez no haya un signo visible de lesión, aunque les puede resultar difícil realizar tareas sencillas. Con el tiempo, los TMR pueden causar daño temporal o permanente en los tejidos blandos del cuerpo, como los músculos, los nervios, los tendones y los ligamentos, así como compresión de los nervios o del tejido. Los TMR también pueden afectar a las personas que realizan tareas repetitivas fuera de una oficina, por ejemplo, en una línea de montaje o un taller de costura.

Si bien la mayoría de las personas asocia el trabajo en la computadora al síndrome del túnel carpiano, las investigaciones realizadas hasta el momento no respaldan esto.

Lo bueno es que la mayoría de las personas se recupera y puede evitar nuevas lesiones si cambia la forma en la que realiza su trabajo. Dado que el TMR evoluciona con el tiempo, lo mejor es apostar a la prevención. Una buena postura, una buena silla en la oficina y el uso de una estación de trabajo ergonómica pueden ayudar a prevenir los TMR. Tome recesos breves en el trabajo para elongar los brazos, los hombros y las piernas. Si tiene tiempo, considere realizar una caminata rápida para que el cuerpo y la mente se vuelvan a concentrar.

Síndrome de visión por computadora

Dado que las computadoras forman una parte integral de nuestra vida cotidiana, cada vez más personas experimentan diversos problemas visuales relacionados con el uso de las computadoras. Estos incluyen:

  • Vista cansada
  • Ojos cansados
  • Irritación
  • Enrojecimiento
  • Visión borrosa
  • Visión doble

En conjunto, estas condiciones se denominan síndrome de visión por computadora (CVS, por sus siglas en inglés). El CVS puede ser causado por anormalidades en la superficie del ojo o espasmos musculares. También puede deberse a problemas ergonómicos en el entorno laboral, como la iluminación, el brillo, la calidad de la pantalla, las frecuencias de actualización y la radiación.

Afortunadamente, muchos de estos problemas se pueden corregir con una iluminación adecuada, filtros antibrillo, una posición ergonómica del monitor de la computadora y recesos regulares en el trabajo. Si no puede alejarse de la computadora, deje de hacer lo que está haciendo cada 20 minutos y observe un objeto a unos 6 m de distancia durante 20 segundos. Esto le ayuda a reducir el cansancio de la vista. El colirio lubricante y las gafas especiales para computadora también pueden ayudar.

Caídas

Puede resultar sorprendente el hecho de que las caídas son uno de los accidentes más frecuentes en la oficina. Las caídas pueden causar lesiones graves, incluidos esguinces, torceduras y fracturas. Pueden aparecer después de extralimitarse, tropezar o resbalarse. Las caídas son una de las causas principales del ausentismo laboral y la discapacidad.

Puede prevenir las caídas en la oficina mediante lo siguiente:

  • Asegurarse de que todos los cables están protegidos y fuera del paso.
  • Usar zapatos que no resbalen.
  • Cerrar los cajones del archivador o del escritorio una vez que terminó de usarlos.
  • Usar una escalera en lugar de una silla para alcanzar objetos.
  • Mantener una buena iluminación en todas las áreas.
  • Limpiar inmediatamente cualquier derrame.
  • Informar sobre cualquier defecto en alfombras o pisos.

Usted pasa mucho tiempo en el lugar de trabajo. Antes de comenzar a trabajar, tómese un minuto para asegurarse de que el entorno laboral es seguro, a fin de cuidar su salud.