La mayor parte de los estadounidenses llegan casi a los ochenta años. Sin embargo, cada vez son más las personas que llegan a los 100 y los pasan. En los Estados Unidos, hay alrededor de 70.000 centenarios, pero la Oficina del Censo de los EE. UU. calcula que esta cifra llegará a 580.000 para el año 2040.

¿Cómo convertirse en centenario? Un excelente punto de partida es estudiar a las personas que tuvieron vidas excepcionalmente largas. Esto es exactamente lo que vienen haciendo los investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Boston desde 1994.

Estos investigadores hicieron numerosos descubrimientos interesantes que aportan ideas sobre qué es necesario para llegar a la respetable edad de 100 años y vivir aún más. ¿Compartirá algún rasgo con estos centenarios? Por cada pregunta a la que responda “sí”, sume un punto.

¿Es mujer?

El New England Centenarian Study (Estudio de centenarios de Nueva Inglaterra) determinó que la mayoría de las personas de 100 años o mayores son mujeres. La buena noticia para los hombres es que aquellos que se convierten en centenarios suelen estar sanos y en buen estado físico, ya que han logrado evitar los tipos de enfermedades que suelen afectar a las personas mayores. Los investigadores también descubrieron que las mujeres que pudieron tener hijos de forma natural después de los 40 años tuvieron más probabilidades de vivir más de 100 años, lo que posiblemente indique que sus cuerpos envejezcan más lentamente.

¿Tiene un peso saludable?

Existen muchas pruebas de que la obesidad está vinculada con problemas de salud graves y potencialmente mortales, tales como cardiopatía y accidentes cerebrovasculares. Por ello, tiene sentido que el centenario promedio se haya mantenido delgado.

¿No fuma?

El tabaquismo también puede incrementar el riesgo de padecer una serie de enfermedades, como enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), cardiopatía y cáncer. No resulta sorprendente entonces que los investigadores descubrieran que los centenarios no fumaron o fumaron muy poco en su vida.

¿Maneja bien el estrés?

De acuerdo con los investigadores, los centenarios que participaron del estudio tenían estrategias para lidiar con los sucesos estresantes de manera saludable. Tener buenas habilidades de afrontamiento puede agregarle años de vida, sobre todo si se tiene en cuenta que demasiado estrés puede empeorar problemas como la depresión, la ansiedad y la hipertensión arterial.

¿Es extravertido?

Algunas características de las personas extravertidas incluyen disfrutar de estar rodeados de otras personas, tener una actitud optimista y ser menos circunspectos ante situaciones nuevas. En el New England Centenarian Study, se determinó que los participantes del estudio se inclinaban más hacia la extraversión que hacia la neurosis (experimentar muchas emociones negativas, como ansiedad y temor).

¿Tiene parientes cercanos que hayan tenido vidas excepcionalmente largas?

Sus abuelos, padres y hermanos mayores pueden darle una idea de cuál puede ser su expectativa de vida. Puede haber factores genéticos (genes de longevidad) que lo ayuden a formar parte del club de los centenarios.

Incremente su puntaje y viva más

Puede mejorar sus probabilidades con estos consejos para una vida más larga y saludable:

  • Cuide de su salud. Si tiene antecedentes familiares de condiciones crónicas, como cardiopatía, trabaje en conjunto con el médico. Averigüe qué puede hacer para disminuir sus riesgos, por ejemplo, cambios en el estilo de vida o tomar medicamentos.
  • Evite fumar. Si fuma actualmente, pregúntele al médico sobre las estrategias para dejar de fumar.
  • Si bebe alcohol, beba con moderación. Esto significa una sola bebida al día si es mujer, y dos si es hombre. Existen algunas pruebas de que el consumo moderado del alcohol puede proteger de la demencia. Por otra parte, el consumo excesivo de alcohol puede ocasionar daño hepático y otras condiciones de salud física y mental.
  • Maneje el estrés de manera más eficaz. Al trabajar con un psicoterapeuta, puede aprender estrategias de afrontamiento y técnicas de relajación que pueden facilitar el tránsito por momentos difíciles.
  • Deje salir a su lado extravertido. Socializar con amigos y familiares y adoptar una actitud optimista puede ayudarlo a vivir más y a disfrutar más de cada día.
  • Mantenga una dieta saludable. Adoptar la dieta mediterránea, centrada en alimentos de origen vegetal (como frutas, verduras y cereales) y aceite de oliva puede ayudar a reducir el riesgo de deterioro cognitivo. Comer más pescado también puede reportar otros beneficios.
  • Haga ejercicio con regularidad. Además de disminuir el riesgo de obesidad, cardiopatía y diabetes, hacer actividad física también puede mejorar el funcionamiento del cerebro y disminuir el riesgo de deterioro cognitivo.
  • Mantenga el cerebro ocupado. Existen algunas pruebas de que los desafíos intelectuales pueden prevenir el deterioro cognitivo. Realice actividades intelectualmente estimulantes e intente aprender algo nuevo.

Si se mantiene sano y activo, podrá sacar el mejor provecho de su vida cuando llegue a los 90 y los pase. En el sitio web del National Centenarian Awareness Project (Proyecto nacional de concientización centenaria) encontrará numerosas historias que ilustran este punto. George, de 100 años, es un fervoroso jugador de bolos desde hace 93 años. Es posible que el secreto para tener una larga vida sea cuidarse y hacer lo que más le guste.