image for sex in the USALa prostatectomía radical es una cirugía para extirpar la glándula prostática. En la mayoría de los casos, esta cirugía se practica para tratar el cáncer de próstata, y la tasa de efectividad es buena si el cáncer no se propagó más allá de la próstata. Sin embargo, esta cirugía conlleva riesgos. Uno de estos es la disfunción eréctil (DE).

La razón por la que la prostatectomía radical conlleva este riesgo es que hay dos nervios cavernosos muy pequeños ubicados a los lados de la próstata, glándula del tamaño de una avellana. Normalmente, estos nervios cavernosos le transmiten señales al pene para que se llene de sangre y se ponga erecto. Sin embargo, durante la cirugía el médico puede extirpar uno de estos nervios, o ambos, si están muy cerca del cáncer. Aun si no se extirpan los nervios, estos pueden dañarse durante la cirugía. Este traumatismo de los nervios cavernosos es una de las principales causas de DE posterior a la cirugía de próstata.

Hable con su médico

Si se le diagnosticó cáncer de próstata y requiere cirugía, posiblemente desee conocer cuáles son las alternativas disponibles para restablecer la función sexual después de la cirugía. En primer lugar, es importante que hable abiertamente con el médico acerca de:

  • Cuán vasta será la cirugía y si será necesario extirpar los nervios cavernosos
  • Si es un buen candidato para cirugía con preservación de nervios (este tipo de cirugía se practica en algunos casos, pero aun así hay riesgo de DE)

También debe hablar con el médico acerca de su riesgo general de padecer DE. Por ejemplo, si tiene edad avanzada, una condición crónica como diabetes y ya tiene problemas de la función sexual, es más posible que padezca DE después de la cirugía.

Si bien puede resultar difícil conversar sobre temas delicados como el sexo, recuerde que su salud sexual forma parte de su salud y bienestar generales, por lo que definitivamente vale la pena hablar al respecto. Si tiene pareja, asegúrese de involucrar a esa persona importante en su recuperación dado que su función sexual los afecta a ambos.

Analice las alternativas

Dado que la DE es una complicación común después de la cirugía de próstata, es una buena idea conocer las alternativas de tratamiento. También es importante comprender que, si bien la DE afecta a la mayoría de los hombres después de la cirugía de próstata, muchos recuperan la capacidad de tener erecciones en el lapso de dos años a partir de la cirugía con preservación de nervios. Sin embargo, esto no es tan común si se extirparon los nervios.

El médico puede recetarle medicamentos como sildenafilo (Viagra), vardenafilo (Levitra) o tadalafilo (Cialis) después de la cirugía. Estos medicamentos operan mediante el incremento del flujo de sangre al pene, lo que ocasiona una erección.

Otra alternativa es la inyección de medicamentos directamente en el pene. Si bien no es tan práctico como tomar una pastilla, esta alternativa puede ayudar a producir una erección.

También existen dispositivos de vacío. Esto implica colocar una bomba mecánica sobre el pene. La bomba genera presión de vacío, lo que ocasiona una erección al hacer que la sangre fluya hacia el pene. Para mantener la erección, se coloca una pequeña banda elástica alrededor del cuerpo del pene.

También puede practicarse cirugía para tratar la DE, dado que existen varios dispositivos que pueden implantarse en el pene para ayudarlo a lograr una erección. En un tipo de cirugía, se implanta una pequeña bomba debajo de la piel del escroto. Cuando desea mantener relaciones sexuales, oprime la bomba y se envía un fluido a los cilindros implantados en el pene. Este fluido ayuda a generar una erección.

Otra alternativa es la ejercitación de los músculos perineales. Se ha comprobado que estos ejercicios mejoran la función eréctil en los hombres con DE provocada por otras causas. Es posible que el médico le recomiende la ejercitación de los músculos perineales después de la cirugía. Esto puede ayudarlo con el control urinario y posiblemente sea útil para restablecer la función sexual.

Dado que existen muchos tratamientos que se pueden probar, las probabilidades de que encuentre uno que se ajuste a su estilo de vida son altas.

Sin embargo, es posible que haya otros problemas sexuales más allá de la capacidad para lograr una erección. Por ejemplo, puede tener dificultades para llegar al orgasmo. Los hombres que pueden llegar al orgasmo después de la cirugía de próstata pueden tener una experiencia placentera. Sin embargo, debido a la extirpación de la próstata, ya no eyaculan semen.

Cómo lidiar con el impacto emocional

Enfrentarse a un diagnóstico de cáncer y al tratamiento inminente es un suceso trascendente. Puede ser muy abrumador pensar en cómo afectará su vida sexual la cirugía de próstata.

Pero no olvide que hay médicos y profesionales de salud mental que tienen mucha experiencia en DE. Los psicoterapeutas comprenden cómo los problemas sexuales pueden afectar su autoestima y sus relaciones personales. Si tiene pareja, tal vez quiera que esta lo acompañe a las sesiones de terapia. Ambos podrán expresar sus temores e inquietudes, aprender estrategias de afrontamiento y encontrar nuevas maneras de generar intimidad durante su recuperación. También hay grupos de apoyo donde puede encontrar aliento y esperanza.

El futuro

Si bien la DE es muy común después de la cirugía de próstata, es posible que recupere la función sexual después de un tiempo. (Esto puede variar de unos meses a dos años.) Además, recuerde que la DE puede tratarse. Al trabajar de manera conjunta con el médico, podrá recuperarse de la cirugía de próstata y encontrar un tratamiento eficaz para la DE que sea adecuado para usted.