"Mi objetivo es proporcionar al público sustos beneficiosos...ya no somos capaces de ponernos la carne de gallina instintivamente." Alfred Hitchcock

Los escritores y productores de horror de las películas de miedo saben que el terror vende. Pero ¿por qué? ¿Por qué les encanta a las personas estar asustadas?

Un Anhelo por el Horror

Su corazón está latiendo fuerte, sus manos están apretadas y el terror se extiende por todo su ser. Le teme a la muerte, está petrificado para ver la pantalla o leer más; pero ¡no hay nada mejor que esto! Especialmente si usted es uno de los aficionados del horror que vio la película Saw o si sus estantes están repletos de libros de Stephen King. ¿Qué perciben los admiradores del miedo al disfrutar una experiencia indirecta que le hace temblar las piernas desde la seguridad de su butaca favorita o cine local?

Perfiles de los Aficionados al Horror

Los hombres desde las ultimas etapas de la adolescencia hasta los 20 años de edad componen un gran porcentaje de los que Marvin Zuckerman llama "buscadores de sensaciones" en su libro, Behavioral Expression and Biosocial Bases of Sensation Seeking.

"Los hombres jóvenes, y también algunas veces las mujeres, son buscadores de altas sensaciones; personas que disfrutan experiencias intensas," explica Zuckerman. "Éstas son las personas quienes se atestaron para ver la últimas oleadas de películas de horror y películas de psicópatas asesinos, debido a que proporcionaron una gran cantidad de miedo impactante."

Sin embargo, ese no es el perfil promedio de Joe o Josephine que están parados en la fila para un boleto al terror. Algunas películas evocan a Psycho de Hitchcock, la cual no se basaba en tripas o sangre, sino en una formación sutil de tensión sin mostrar en realidad la fuente de la amenaza.

"Podrían ser buscadores de sensaciones más intelectuales que son atraídos a estas películas," cree Zuckerman. De cualquier forma los buscadores de sensaciones recurren a su capacidad de identificarse - ponerse en el lugar de los personajes mientras avanza la historia escalofriante.

Temas Básicos de Horror

Lo que constituye un buen susto se reduce básicamente a temas de lo supernatural, psicológico o biológico que se desarrollan en un escenario de tensión creciente. Las películas de horror le permiten abordar asuntos inquietantes desde la distancia segura de la alegoría. Esto permite una confrontación segura de temores reales disfrazados en una forma metafórica.

Stephen King, el escritor de horror de gran éxito, cree que Frankenstein de Mary Shelley, Dr. Jekyll and Mr. Hyde de Robert Louis Stevenson y Drácula de Bram Stoker establecieron los fundamentos de todas las historias de miedo. El escaparate presenta tres tipos de horror fundamentales: hecho por el hombre, hecho por sí mismo y monstruos de ultratumba.

Ciencia y Naturaleza

La ciencia y la naturaleza que causan estragos son una parte integral de los subgéneros de las películas de horror. Científicos que se equivocan moralmente en su sed de conocimiento causan desastres en la naturaleza y humanidad en películas tales como Frankenstein y Alien, Japón ha contribuido en gran parte a este género con películas tales como Godzilla. El autor de trauma Robert Jay Lifton ve a las películas de monstruos de Japón y visitantes del espacio exterior como intentos de asumir los horrores de la vida real de Hiroshima y Nagasaki.

En Death in Life: Survivors of Hiroshima, Lifton explica, "Estas películas representan esfuerzos en el dominio de problemas nucleares representándolos por primera vez en una fantasía exagerada y en parte burlona y después, apelando la única experiencia nuclear de Japón como fuente de sabiduría."

La transformación de la experiencia traumática de revivir el trauma de forma segura del trauma original es un fenómeno muy estudiado.

Adicción al Miedo

¿Algunas personas obtienen un alto nivel de endorfinas al estar asustadas? Investigadores, tales como Bessel A. Van Der Kolk, MD and Matthew J. Friedman, MD, sostienen que la típica reacción física a las películas emocionantes da como resultado la liberación de endorfinas opiáceas.

Van Der Kolk, director clínico de HRI Trauma Center y profesor de psiquiatría en Boston University, ha escrito que la adicción al trauma (tales como ver películas aterradoras) se relaciona con la biología. Es decir, las películas aceleran el sistema nervioso de cuerpo. Friedman llama a esto "analgesia inducida al estrés" un estado indoloro que el estrés lleva consigo.

Algunos investigadores tienen la teoría de que las personas que sufren de trastorno del estrés postraumático (TEPT) podrían llegar a estar condicionados por el efecto analgésico de ciertos tipos de películas y buscar películas estresantes para liberar más endorfinas.

Friedman cita un estudio realizado por Pitman y asociados, quienes encontraron que cuando a veteranos de Vietnam con TEPT se les mostró escenas de combate de la película Platoon, experimentaron una sensación de entumecimiento temporal y reversible: un efecto muy similar al del opio). Esto sugiere que quizás las personas con TEPT tienen una deficiencia de opiáceos que el tipo de estimulación traumática podría liberar al ver películas de horror o guerra.

Otros investigadores están en desacuerdo.

"No estoy particularmente convencido de la hipótesis de la 'adicción al trauma,'" dice Mary R. Harvey, PhD, directora del Cambridge Hospital Victims of Violence Program y profesor clínico asistente de psicología en Harvard Medical School. "Las personas ven películas de horror y filmes violentos de miedo por un sin fin de motivos. Entre los que podrían mostrar una preferencia particular para estos tipos de películas son los veteranos de combate y otras personas que han experimentado traumas psicológicos."

Harvey nota que algunas películas que provocan miedo o incluso terror en la mayoría de los telespectadores tienen un efecto casi hipnótico sobre los sobrevivientes del trauma.

"Por ejemplo, las películas de combate, como Platoon parecen mantener un fascinación y atracción particular para muchos veteranos de Vietnam," ella señala, "quizás debido a que las películas invitan a revivir la experiencia. Quizás también la exposición a las cosas que los mantiene asustados los ayuda a mantener un estado de necesidad de hipervigilancia y tal vez debido a que cada nueva exposición se siente como una oportunidad de volver a experimentar y posiblemente rehacer o deshacer la respuesta traumática," dice Harvey.

Harvey continúa, "Dentro del contexto, un número de investigadores de trauma y médicos han notado que al menos algunos sobrevivientes del trauma (veteranos de combate, sobrevivientes del trauma político, sobrevivientes del abuso sexual y físico temprano y/o crónico o violencia doméstica) exhiben un tipo de fascinación o apego a las películas que parecen invitar a volver a vivir la exposición del trauma original."

Harvey señala que todavía no está claro si es la respuesta endorfina/opiáceo o la necesidad de las personas traumatizadas para reprocesar su trauma original (o ambos) lo que explica el porqué un subconjunto de personas que padecen TEPT buscan entretenimiento de miedo. Por tal motivo, existen muchas personas con TEPT quienes leen cuidadosamente las reseñas de las películas para evitar cualquier tema que podría provocar recuerdos dolorosos.

Seguro y Asustado

Quizás simplemente todos buscamos lo mismo: una sacudida periódica al sistema nervioso y una hojeada indirecta a nuestros miedos más recónditos, todo dentro de la comodidad de un ambiente seguro. Después de todo, "Es divertido estar un poco asustado, particularmente si es seguro," dice Zuckerman.