Decir que Internet cambió la forma en que nos comunicamos sería quedarse corto. Nos dirigimos a nuestras computadoras en busca de información y escribimos correos electrónicos a nuestros amigos en lugar de levantar el teléfono. Algunos compramos en línea, mientras que otros pasamos horas leyendo blogs, jugando o, incluso, buscando romance. Si hace clic durante el tiempo suficiente, incluso podría encontrarse con un cuestionario sobre la adicción a Internet. ¿Es posible que tenga un problema?

Un resultado de la vida computarizada

Varios psicólogos y otros especialistas médicos sostienen que determinadas personas realmente corren riesgo de usar la computadora de forma excesiva.

El doctor Ivan Goldberg, un psiquiatra de la ciudad de Nueva York, acuñó un término para este problema: trastorno de adicción a Internet. Él afirma que las víctimas de este trastorno están creciendo conforme nuestra cultura se vuelve más y más dependiente de la computadora, no sólo a través del trabajo que está siempre enfocado a la computadora, sino también a través de la socialización que está cada vez más mediada por ella.

Priscilla C., de hecho, conoció a su novio actual a través de un juego de cartas en línea en un sala de charla. “No estoy segura de cómo puede atraerte alguien a través de una computadora, pero así fue como comenzó nuestra relación”, dice.

John D., técnico informático, también pasa muchas horas jugando juegos de computadora en línea en el trabajo y conectándose con diversas personas a través de la mensajería instantánea. “En mi función de soporte técnico, hay mucho tiempo libre mientras simplemente esperamos a que llame alguien para pedir asistencia. Tener la computadora alrededor realmente ayuda con esos momentos lentos." Mientras ni Priscilla ni John tienen problema alguno, ambos usan la computadora para complementar las relaciones cara a cara más que para reemplazarlas. Hay otras personas que utilizan la computadora para evitar el contacto humano o las responsabilidades.

Cuando la computadora toma el control

La adicción a Internet puede darse de distintas maneras. Posiblemente conozca los términos adicción a las computadoras, trastorno de adicción a Internet o ciberadicción. Se trata de términos utilizados para rotular abusos que pueden variar desde usar demasiado los juegos informáticos, mirar en exceso sitios de pornografía o, simplemente, permanecer en línea sin prestar atención al tiempo. Estas conductas se transforman en un problema cuando comienzan a afectar las relaciones y el trabajo.

La adicción a Internet es un problema social creciente que también se asocia a otros problemas psiquiátricos, tales como la depresión o la ansiedad.

Definición de la adicción a Internet

Resulta difícil definir con claridad la adicción a Internet, debido a que abarca muchos componentes distintos. Sin embargo, existen signos psicológicos y físicos que tal vez pueda reconocer.

Las siguientes son algunas de las características psicológicas:

  • Un sentido de bienestar en la computadora y/o un sentido de depresión o vacío cuando no está en la computadora
  • Ansiar más y más tiempo en la computadora y una incapacidad para controlar el tiempo en la computadora
  • Problemas con el trabajo o escuela debido al tiempo pasado en la computadora
  • Una falta de honestidad acerca de cuánto tiempo se pasa en la computadora
  • Ignorar a la familia y amigos

También puede haber signos físicos de que algo no está bien. Algunos de éstos incluyen:

Un problema compuesto

El trastorno de adicción a Internet suele relacionarse con la depresión, la ansiedad y el trastorno de déficit de atención (TDA), y a muchas personas se les diagnostica cuando solicitan ayuda debido a otra condición.

También existen algunos factores de riesgo. Entre las personas que tienen un mayor riesgo de volverse adictos a Internet se incluyen aquellas que padecen otras adicciones, altos niveles de estrés o que no tienen apoyo social.

Si bien reducir el uso puede ser difícil, usted puede superar la adicción a Internet.

Tratamiento de la adicción

Como sucede con cualquier patrón adictivo, las personas tienen la capacidad de controlar su propio comportamiento si así lo desean. En otras palabras, si desea cambiar, puede hacerlo. A continuación, se presentan algunos consejos para comenzar:

La moderación y el uso controlado como una forma de tratamiento primario es la mejor manera de comenzar. No es realista esperar que se deje de usar Internet por completo. De hecho, en la sociedad actual, resulta casi imposible. Intente establecer horarios y tiempos de uso de Internet. Evalúe cuándo y cómo se utiliza Internet e intente modificar sus hábitos. Considere programar el uso de Internet junto con un suceso de la vida real que lo obligue a interrumpir el uso.

Algunos métodos de evaluación de los centros de tratamiento de la adicción a Internet incluyen mediciones estándares para el estrés, el control de los impulsos, la ansiedad y la depresión, así como parámetros diseñados especialmente para medir la adicción a la computadora. La mayor parte del tratamiento se basa en la terapia cognitivo-conductual, un método terapéutico que permite al paciente identificar el problema, desempeñar una función activa en la determinación de las soluciones y reaprender ciertas habilidades.

Si cree que su uso de la computadora está afectando de forma negativa su vida, hable con su médico o con un terapeuta. Es posible recibir ayuda.