mythbuster graphic Es un mito que muchas mujeres juran que es verdad, y del que la mayoría de los hombres nunca han oído: Las mujeres que viven juntas tienden a tener periodos menstruales sincronizados. El fenómeno se presentó por primera vez a la comunidad científica hace más de 30 años, y desde entonces ha permanecido como un tema de mucho debate. Existe controversia sobre si en verdad es cierta la sincronización de la menstruación, y si lo es, cuál es la causa.

Evidencia para la Aseveración de Salud

Se han realizado varios estudios para examinar los patrones del ciclo menstrual en compañeras de cuarto, amigas cercanas, colegas de trabajo, y miembros de la familia. La primera observación científica fue realizada por Martha McClintock en 1971, quien entrevistó a 137 miembros de su residencia de estudiantes mujeres en Wellesley College varias veces en el transcurso de un año escolar para obtener datos de inicio del periodo de cada mujer. Después de comparar datos de compañeras de cuarto, amigas cercanas que pasaban mucho tiempo juntas, y grupos de vivienda, McClintock encontró que la diferencia entre las fechas de inicio disminuía con el transcurso del año para las mujeres que pasaban la mayor parte del tiempo juntas. Estudios posteriores han producido resultados similares.

Existe investigación limitada sobre lo que puede causar la sincronización menstrual, pero la hipótesis más común tiene que ver con las feromonas; señales químicas llevadas en el aire e inodoras, producidas por la piel, que los animales usan para compartir información sobre sexo y reproducción.

Estudios recientes en humanos involucraron la colocación de almohadillas de algodón debajo de los brazos de mujeres que estaban en la fase folicular del ciclo menstrual (las primeras dos semanas antes que ocurra la ovulación), para recolectar su sudor y feromonas. Después se limpiaron las almohadillas de algodón sobre los labios superiores (debajo de la nariz) de otro grupo de mujeres, que pensaban ser controles en el experimento, tres veces a la semana durante al menos cinco meses. Al final del estudio, la mayoría de las "receptoras" estaban menstruando al mismo tiempo que sus "donantes", posiblemente debido a un cambio en la liberación de una hormona de la glándula pituitaria que desencadena la ovulación.

Un estudio de seguimiento realizado por McClintock, 25 años después de su investigación inicial, encontró que cuando las mujeres estaban expuestas al sudor obtenido de otra mujer en la fase folicular, los ciclos de las receptoras se volvieron más cortos. Cuando fueron expuestas a componentes de la fase ovulatoria (media), los ciclos de las receptoras se volvieron más prolongados.

No todas las mujeres se ven afectadas por los ciclos menstruales de otra persona. Algunos investigadores sobre feromonas han encontrado que las mujeres varían en su sensibilidad a ciertos químicos. Además, aún no se han identificado los componentes específicos que pueden afectar la sincronización menstrual.

Existe mucha especulación sobre las posibles ventajas biológicas de las mujeres que menstrúan juntas. Algunos investigadores tienen la hipótesis de que en un ambiente tribal, las personas tienen que cooperar para sobrevivir, y los ciclos menstruales sincronizados pueden haber proporcionado algunas ventajas de supervivencia entre una comunidad de mujeres.

Otros sugieren que las mujeres emiten una señal feromónica durante la parte del ciclo menstrual cuando son más fértiles, lo cual indica a los hombres que es una buena idea tener relaciones sexuales. En tiempos prehistóricos, los hombres tenían múltiples mujeres, y si ellas estaban en diferentes ciclos, un hombre podía captar una señal feromónica de una mujer pero elegir a la equivocada para tener relaciones sexuales, por lo tanto disminuyendo la posibilidad de reproducción. Si todas las mujeres fueran fértiles al mismo momento, ¡él no se equivocaría!

Evidencia Contra la Aseveración de Salud

Los críticos de la sincronización menstrual elevan una variedad de deficiencias de investigación en estudios que apoyan los métodos estadísticos defectuosos de la teoría, tamaños pequeños de muestras, predisposiciones a la muestra y factores confusos no controlados.

También señalan que debido a que la duración del ciclo menstrual varía de una mujer a otra, dos mujeres con ciclos de diferentes duraciones nunca se sincronizarán en realidad. En un estudio que analiza la duración del ciclo menstrual, investigadores sostienen que si dos mujeres tienen ciclos de 28 días, la cantidad máxima de tiempo en el que ambas no pueden tener sus periodos es de 14 días. Si esto es verdad, en promedio, el comienzo de los periodos de estas dos mujeres tendrán siete días de diferencia, y la mitad del tiempo deberían estar más cerca. Dado que las mujeres normalmente tienen su periodo durante aproximadamente cinco días, es probable que coincidan parcialmente. Así que estadísticamente, puede ocurrir que los ciclos menstruales coincidan de manera parcial, independientemente si las mujeres tuvieron o no en realidad un efecto sobre los periodos de otras.

Conclusión

Es interesante señalar que muchos de los argumentos contra la sincronización menstrual provienen de los hombres, mientras que con frecuencia, la investigación que apoya al fenómeno es realizada por mujeres. Existe evidencia tanto de estudios en humanos como en animales que apoya la aseveración de salud. Sin embargo, también existen numerosas críticas imparciales de esta investigación. ¡Así que nadie puede afirmar tener la última palabra esta vez! Punto.