La sociedad de la actualidad pone gran énfasis en el éxito y triunfo. ¿Cómo afectan estas tendencias a los atletas jóvenes? ¿Sabe cómo ayudar a su hijo a sobrellevar la competición y decepción involucradas en los deportes juveniles?

La mayoría de los padres entienden la importancia de proporcionar amor y aceptación a sus hijos. Y es más que sólo una corazonada. El renombrado psicólogo Abraham Maslow enfatizó que las personas deben reunir sus necesidades de afecto y pertenencia antes de que puedan crecer, con el fin de tener confianza y autoestima.

De acuerdo a los expertos en psicología, los atletas jóvenes necesitan incluso más apoyo y aceptación, puesto que con frecuencia son vulnerables a la presión de sus padres para ganar o tener éxito en los deportes y otras actividades.

Aprendiendo de los Deportes

De acuerdo al psicólogo de los deportes Marty Ewing, PhD, al involucrarse en las actividades deportivas, los niños aprenden a evaluar su competencia social; su capacidad de llevarse bien y obtener aceptación de sus coetáneos, miembros de la familia, profesores y entrenadores. Ewing agrega que los niños aprenden sobre tomar turnos con sus compañeros de equipo, compartir el tiempo de juego y respetar las reglas. Entienden que las reglas son muy importantes para todos y que sin regulaciones, los juegos se volverían injustos.

Aunque la competición ayuda a los niños a desarrollar la resolución de problemas y otras habilidades, puede ser tanto positivo como negativo. La competición negativa ocurre cuando un niño compite por su propia autoestima y valor. Esto ocurre especialmente cuando los padres refuerzan el concepto de que los niños deben "jugar para ganar." La competición positiva es el resultado de que los niños compitan para descubrir sus fortalezas y talentos internos, tales como determinación, paciencia y poder.

Siendo Vulnerable

Christopher Andersonn, autora de Will You Still Love Me If I Don't Win?, dice que algunas veces da miedo ser un atleta joven. Los atletas enfrentan la posibilidad del fracaso, cayendo en la necesidad de vivir de su último éxito o de ser rechazado por un padre, entrenador o compañero de equipo. Con frecuencia, los atletas infantiles tienen miedo de enfrentar a su propia decepción después de que han invertido tiempo y esfuerzo en su entrenamiento.

Andersonn agrega, "Los atletas jóvenes necesitan el amor, aprobación, aceptación, seguridad y protección de sus padres; dependen de sus padres para eso. Cuando los padres esperan algo de un atleta joven, automáticamente ponen una cierta cantidad de estrés en el joven."

También los atletas infantiles hacen las mismas cosas que sus amigos, particularmente si están en el mismo equipo durante mucho tiempo y todos los demás avanzan en sus habilidades. "Esto es realmente doloroso y con frecuencia se presenta cuando hablo con atletas jóvenes," dice Andersonn. "Esto los hace sentir como fracasos; se sienten profundamente humillados."

Ayudando a los Niños

Los padres pueden ser más sensibles a este asunto poniendo más atención en cómo se sienten sus hijos, dice Andersonn. Al preguntar, conversar, observar y escuchar a sus hijos puede lograr esto.

Andersonn siente que el principal problema es que algunos padres desconocen muchos de sus propios sentimientos y asuntos psicológicos. De hecho, esto lo inspiró a escribir sobre los niños deportistas. "Quiero ayudar a los padres a ver qué tan fácil es llegar a ser insensible en una sociedad que no valora los sentimientos, particularmente en los deportes y ayudarlos a ver qué tan vital es llegar a ser más sensible."

¿Qué pasa si su hijo pierde su próximo juego de la Little League?¿Qué puede hacer usted para ayudarlo a sobrellevar sus sentimientos de decepción? "Algunas veces los atletas jóvenes perderán en los deportes. Los padres pueden tranquilizarlos diciéndoles que perder es algo que no los hace ser perdedores como personas. Significa [sólo] que ha perdido en esa situación [particular]," explica Andersonn.

Los padres necesitan ser pacientes y estar presentes emocionalemente cuando sus hijos pierdan, dejarlos sentir lo que necesiten sentir (enojo, tristeza, pérdida) con el fin de superarlo. Cada una de estas emociones es útil, particularmente si se expresa apropiadamente. Cuando se le permite a los niños a sentir sentimientos negativos de una forma segura y constructiva, pueden sobrevivir a la experiencia. En ocasiones, mostrar simplemente una buena disposición para escuchar sin ofrecer ningún consejo es la mejor manera de mostrar amor paternal.

Estando Conscientes

También ayuda a los niños si sus padres están conscientes de sus propias actitudes psicológicas sobre la competición y éxito. Por ejemplo, cuando los padres tienen expectativas fijas de un atleta joven, el niño podría sentir que no es importante a menos que se pruebe así mismo; ganando el juego u obteniendo un premio.

La forma de cómo maneje este tipo de presión depende en gran parte en la forma en que sus padres lo críen. Si crece en un entorno de enojo o negación: donde no es seguro expresar sentimientos, podría tener dificultades para expresar sentimientos y para recuperarse de la pérdida si fracasa.

Actuando de Manera Afectiva

Para ayudar a los padres a apoyar a sus hijos en los deportes y otros esfuerzos sociales, Andersonn proporciona estos consejos que pueden ayudar, llamados acciones afectivas:

  • Dé. Dele a su hijo su tiempo, compresión y paciencia. Dé porque quiere hacerlo y porque hace que su hijo se sienta tranquilo.
  • Responda a las necesidades de su hijo. Sea sensible con su hijo emocional, espiritual, mental y físicamente. Estas acciones ayudarán a su hijo a sentir que es aceptable ser vulnerable y promoverá un entorno sin prejuicios.
  • Respete. Respete la naturaleza emocional de su hijo. Preocúpese lo suficiente para entender y relacionar lo que él siente, no sólo lo que piensa. Mostrar respeto le enseña a su hijo a respetar a otras personas y construye habilidades de intimidad.
  • Conozca. Conozca las vulnerabilidades, fuerzas y necesidades emocionales de su hijo. Conocer lleva mucha paciencia y aceptación. Su hijo se sentirá apreciado y valorado.
  • Comprométase. Comprométase con la felicidad y necesidades de su hijo. Comprometerse crea confianza y autoestima. Esto permite a su hijo a sentirse seguro, incluso cuando fracase.
  • Enseñe humildad. Enseñe a su hijo que una persona siempre puede aprender y crecer cada vez más, pero no juzgue sus defectos. Su hijo se sentirá orgulloso de sus logros.
  • Cuide. Muestre que cuida sus acciones, comunicaciones y pensamientos. Demuestre que lo cuida de tal manera que su hijo lo sepa. Esto ayudará a que su hijo aprenda a confiar en usted y otras personas importantes.