El ahogamiento accidental es una de la causas principales de muerte en niños menores de cinco años de edad. Las lecciones de natación podrían parecer una simple manera de prevenir el ahogamiento, pero la American Academy of Pediatrics advierte que las lecciones para los niños pequeños podrían otorgar a los padres un falso sentido de seguridad.

En abril de 2000, la American Academy of Pediatrics (AAP) creó una ola de controversia con su posición oficial sobre las lecciones de natación. La organización reafirmó su posición en el 2004, declarando, en general, que los niños no están listos con respecto a su desarrollo para tomar lecciones formales de natación antes de la edad de cuatro años y advierte que los padres no deben sentirse necesariamente seguros sobre la capacidad para nadar de sus hijos si se inscriben a clases de natación a una edad temprana.

El Argumento de Comenzar a una Edad Temprana

Shannon Sullivan, una instructora de seguridad acuática certificada de la Cruz Roja en Virginia, no está de acuerdo con establecer una cierta edad para enseñar a los niños cómo nadar.

"La mayoría de los niños están fascinados con el agua y los de edad muy joven no le tienen miedo a ella," dice Sullivan. "Esto puede ser una mezcla muy peligrosa si los padres no exponen a sus hijos al agua con seguridad y les enseñan lo básico, como aprender a flotar y, lo más importante, a sentirse cómodos en el agua. Entre más cómodos estén menor será la probabilidad de que sientan pánico."

"Obviamente los bebés no tienen la capacidad para aprender a hacer brazadas, ella continúa, "pero pueden aprender a flotar, cerrar sus bocas bajo el agua y aprender a confiar en la sensación cercana a la ingravidez." Al enseñarles a nadar a todas las edades, Sullivan ha encontrado que los bebés aprenden con mayor facilidad debido a que no tienen miedo, el cual puede ser el mayor elemento disuasivo para aprender cómo nadar. A la edad de cuatro años, muchos niños le temen al agua debido a que han visto cómo sus padres reaccionan cuando se acercan demasiado a la orilla de la piscina o al agua de la playa.

Una Revisión Más Detenida a las Recomendaciones de la AAP

"Creo que muchas personas han malentendido la declaración de la AAP," dice Patti Rhynders, directora de los programas de prevención de lesiones en Children's Medical Center of Dallas. "Nadie está diciendo que no haga cosas en el agua con sus hijos. Sino que los padres no deben engañarse al pensar que los niños menores de cuatro años pueden aprender a nadar de tal forma que previenen el ahogamiento. No queremos que los padres piensen que las lecciones de natación les harán ganar más tiempo si su hijo se mete a la piscina sin supervisión." Ella teme que los padres podrían estar menos pendientes para mantener a sus hijos lejos del agua.

Supervisión de Contacto

En su declaración de política, la AAP recomienda la "supervisión de contacto." Esto significa que los padres siempre deben estar a una distancia del brazo cuando sus hijos estén dentro o cerca del agua.

"No existe información sobre si la exposición temprana al agua aumenta o disminuye el riesgo de ahogamiento. Pero ciertamente al menos existe la posibilidad para algunos niños, de que reduzca su natural y saludable miedo al agua demasiado temprano en su vida," dice Marilyn J. Bull, MD, presidenta del comité sobre la prevención de lesión y envenenamiento para la AAP.

"Una de las cosas más importantes que los padres necesitan saber es que siempre deben quedarse con su hijo en el agua," dice Jean Coile, directora acuática de la YWCA en Asheville, North Carolina, quien da clases de natación a niños tan jóvenes como seis meses de edad. Advierte que los padres podrían pensar que las lecciones de natación previenen el ahogamiento, pero, dice ella, sólo enseñan a los niños a jugar con más seguridad en el agua con la supervisión de los padres.

Peligro en el Patio Trasero

Trágicamente, muchos niños menores de cinco años se ahogan en sus propias piscinas del patrio trasero.

"La forma sencilla más efectiva para evitar que sus hijos se ahoguen en la piscina es cercarla para tenerla separada del patio, la casa y el área de juego." aconseja Rhynders.

Rhynders explica que con frecuencia los niños pequeños no son capaces de transferir lo que ellos aprenden en las lecciones de natación en una situación al entrar a una piscina inesperadamente. Advierte que debido a que los niños pequeños son demasiado pesados, están en peligro de ser empujados por su propio peso si se inclinan sobre el agua.

"Toma tan sólo tres segundos para que un niño caiga al agua silenciosamente," dice Rhynders.

Recomienda establecer las siguientes capas de barreras para evitar que los niños entren al agua:

  • Coloque cerraduras en las ventanas y puertas que lleven a una piscina o área de la bañera caliente.
  • Selle las puertas donde entra el perrito que lleven a una área de la alberca.
  • Rodee la piscina con una cerca de cinco pies la cual no se pueda escalar.
  • Coloque puertas de cierre y con seguro automático las cercas.
  • Asegúrese de que las puertas se abran por fuera (los niños pequeños intentan abrir cosas empujándolas).
  • Utilice una cubierta sólida con seguridad para la piscina.
  • Equipe la alberca con gancho tipo pastor y salvavidas.
  • Obtenga capacitación de RCP y RCP para bebés.
  • Mantenga un teléfono cerca de la piscina.

El Resultado Final

Sin importar la edad en la cual su hijo comience a recibir lecciones de natación, existen puntos claves que debe recordar:

  • Nunca deje a su hijo sin supervisión dentro o cerca del agua.
  • No se engañe al pensar que las lecciones de natación pueden ser "a prueba de ahogamiento" para su hijo.
  • Establezca capas de protección para mantener alejado a su hijo del peligro.