Cuidar niños puede ser el trabajo perfecto para usted. Puede enseñarle a tener un trabajo y administrar dinero. También puede ayudarle a aprender mucho acerca de los niños, las familias y la seguridad. Pero hay algunas cosas que se esperarán de usted como niñera. Y también hay cosas que debe esperar de los padres. Antes de comenzar a cuidar niños, debe conocer claramente las pautas de seguridad.

Pautas de seguridad

Como niñera, usted es responsable de mantener la seguridad de los niños. Debe:

  • Mantenerse alerta y prestar atención al entorno de los niños en todo momento.
  • Elegir juguetes para los niños que no sean peligrosos.
  • Asegurarse de que los niños jueguen con sus juguetes de manera adecuada.
  • Examinar los productos de los niños para asegurarse de que estén en buenas condiciones y no sean peligrosos para ellos.

  • Solicite la información importante, como nombres y números de teléfono. Estos incluyen:
    • El lugar donde estarán los padres
    • Un amigo, pariente o vecino que viva cerca
    • El médico de los niños
    • El departamento de bomberos
    • El departamento de policía
    • El centro toxicológico
    • El hospital
  • Pedir a los padres que le muestren la casa o el apartamento. Usted debe saber dónde encontrar ciertos elementos que necesitará, como la ropa y los juguetes de los niños; por lo tanto, asegúrese de preguntar.
  • Ubicar las salidas de emergencia.
  • Preguntar a los padres si todos los productos que pueden ser tóxicos, como medicamentos, blanqueadores y limpiadores para el hogar, están debidamente guardados.

Para evitar accidentes, mantenga a los niños alejados de las cosas que puedan ser peligrosas, como:

  • Tomacorrientes
  • Artefactos eléctricos
  • Medicamentos, blanqueadores y limpiadores para el hogar
  • Estufas, chimeneas y cocinas a leña
  • Lugares donde los niños se pueden tropezar o resbalar
  • Puertas de vidrio y ventanas
  • Pequeños elementos que pueden causar asfixia en bebés y niños pequeños

Las escaleras pueden ser peligrosas para los niños. Estos son algunos consejos para evitar accidentes en las escaleras:

  • No permita que un niño pequeño juegue en las escaleras.
  • Elimine todos los obstáculos de las escaleras para que nadie pueda tropezarse con ellos.
  • Si la escalera tiene una puerta, verifique que esté cerrada con pestillo en todo momento.
  • No deje a los bebés sin supervisión en cochecitos o andadores, especialmente si está cerca de escaleras o rampas, dentro o fuera de la casa.

  • Hable con los niños sobre los peligros de las puertas o las ventanas de vidrio. Un niño en un triciclo o una bicicleta podría acercarse demasiado a una ventana o puerta y atravesar el vidrio.
  • Mantenga los juguetes, las alfombras pequeñas y otros artículos que pueden causar resbalones o tropiezos lejos de puertas y ventanas.
  • Si cuida a un niño muy activo, coloque un mueble grande frente al área de vidrio para mantener alejado al niño.
  • Asimismo, sugiera a los padres que coloquen calcomanías grandes y de colores a la altura de los ojos en las puertas de vidrio. Esto puede hacer que las puertas de vidrio sean más seguras para los niños y los adultos.
  • Mantenga las puertas y las ventanas cerradas en todo momento.
  • Nunca abra la puerta a extraños. Si tiene alguna duda sobre alguna persona que está en la puerta, llame a los padres y consulte con ellos.
  • Observe al bebé permanentemente. Los bebés pueden caerse fácilmente de los cambiadores u otros lugares altos.
  • Tenga todo a la mano (pañales y toallitas húmedas). De esta forma, no tendrá que alejarse del bebé ni por un segundo.

No bañe al bebé. En la mayoría de los casos, puede limpiar la piel del bebé con una toalla facial limpia mojada con agua tibia. Para bañar al bebé se requiere un cuidado y una supervisión extremos. Además del riesgo de quemaduras con agua caliente, siempre existe el riesgo de que el bebé se ahogue. Quizás quiera ayudar a los padres, pero no se recomienda bañar a un bebé.

Los bebés y los niños pequeños se pueden asfixiar con objetos pequeños que se introduzcan en la boca. Los siguientes son algunos consejos para evitar los riesgos de asfixia:

  • Asegúrese de mantener los siguientes objetos fuera del alcance de los bebés o niños pequeños:
    • Pedazos pequeños de comida, incluidas las semillas
    • Monedas
    • Broches
    • Juguetes pequeños o piezas de juguetes diseñados para niños más grandes
    • Cualquier otro objeto pequeño que pueda causar asfixia
  • Si el niño se está asfixiando, aplique primeros auxilios para despejar sus vías respiratorias. Si no sabe primeros auxilios, comuníquese con la oficina de la Cruz Roja local o una agencia de acción comunitaria. Siempre es una buena idea tomar un curso de primeros auxilios antes de comenzar a trabajar como niñera. Asimismo, llame al servicio de emergencias para obtener asistencia médica.

La ropa holgada y ancha puede ser peligrosa si queda atrapada en los muebles, las cunas o los corralitos cuando los niños se suben y juegan. La ropa también puede ser un problema si se enrolla alrededor del bebé de forma muy ajustada. Esté alerta a peligros como estos y coloque la ropa de modo tal que no se enrede.

Si el niño se enferma o tiene un accidente, no actúe como si fuera el médico o la enfermera (excepto en el caso de cortes menores y moretones). Debe hacer lo siguiente:

  • Llamar a los padres para recibir instrucciones.
  • Si no puede ubicar a los padres, llame a sus propios padres o solicite ayuda a un vecino.
  • Si el niño enfermo o lesionado necesita un médico o atención de emergencia, llame al servicio de emergencias.