test La búsqueda de lo diferente parece llevar a algunas personas a no conformarse con un perro o un gato y optar por una mascota no tradicional. Cuando su hijo le pida un petauro del azúcar (pequeño roedor de origen indonesio), una rata de Gambia o una ardilla voladora, piense antes cómo afectará a su hogar.

Animales silvestres versus animales domésticos

Las organizaciones protectoras de animales recomiendan no tener animales silvestres como mascota. Muchos de estos animales no llegan al mercado de mascotas porque mueren en el traslado. Si sobreviven al viaje, su conducta puede ser impredecible.

A diferencia de los perros y los gatos, una criatura salvaje encerrada en una casa sufre niveles muy altos de estrés. No están acostumbrados a vivir con seres humanos y rara vez establecen un vínculo con sus dueños. Nosotros tampoco estamos habituados a vivir con ellos y no sabemos cómo satisfacer sus necesidades alimentarias y de ejercicio. Al no poder darles el estilo de vida que necesitan, por lo general, los condenamos a vivir enjaulados o atados durante mucho tiempo. Esto puede causar desnutrición y trastornos de la conducta, lo que puede llevar al animal a ponerse agresivo y lastimar a una persona.

Y aunque no sean agresivos, pueden ser portadores de enfermedades transmisibles a los seres humanos. La rabia, la tiña, la salmonelosis y la viruela del mono sirven de ejemplo.

Si a usted o a su familia les interesa la vida silvestre, hay otras opciones para apreciar y aprender sobre ella. Existen, por ejemplo, zoológicos y reservas naturales de prestigio que puede visitar. Estas organizaciones tienen los recursos y la capacitación para garantizar que sus animales reciban la mejor atención y que los visitantes no corran riesgos.

Elección de una mascota

Al elegir una mascota, lo mejor es optar por un animal que le brinde compañía, con el que pueda interactuar y al que no vaya a ignorar o abandonar cuando se aburra. Si quiere un animal pequeño de poco mantenimiento, piense en un hámster, un jerbo, un cobayo o una rata. Consulte al veterinario de su zona para saber cuál es la mascota que más le conviene.

Consejos para tener una mascota exótica

Si opta por tener una mascota exótica, hay algunas cuestiones que debe tener en cuenta:

  • No elija monos, tigres, serpientes venenosas, zorrinos ni otros animales salvajes.
  • Aprenda todo lo que pueda sobre el animal antes de comprarlo.
  • Averigüe qué establecen las leyes locales y del estado en cuanto a albergar el tipo de mascota que quiere.
  • Hable con alguien que ya tenga ese tipo de animal.
  • Compre un animal nacido en cautiverio en los Estados Unidos, no en un hábitat silvestre exótico.
  • Busque un veterinario que esté familiarizado con el tipo de animal que quiere.
  • Lleve al animal a controles veterinarios periódicos en caso de que se enferme.
  • Compre la jaula, los implementos y el alimento adecuados.
  • No elija un reptil si tiene niños pequeños o algún miembro del hogar tiene una deficiencia inmunitaria.
  • Nunca suelte a un animal que ya no quiere cuidar en un medio silvestre. Puede exponer a los animales autóctonos a enfermedades.
  • Lávese las manos después de manipular al animal o algo que haya estado en contacto con el animal.
  • No deje un reptil suelto en la casa.
  • No permita que el animal entre en la cocina.
  • No bese ni se arrime a la boca de los reptiles.