Image for childrens iron supplementsEl colesterol elevado es un problema de salud que a menudo asociamos con los adultos, pero los niños también pueden padecerlo. Los niveles altos de colesterol, junto con otros factores que ponen a los adultos en riesgo de sufrir problemas cardíacos (hipertensión, diabetes, falta de actividad física, sobrepeso u obesidad y tabaquismo), también ponen a los niños en riesgo en etapas futuras de su vida.

Por ejemplo, los niveles altos de colesterol tienen una función en la formación de placas grasosas que se acumulan en las arterias, lo que hace que las arterias se endurezcan. Esta afección, denominada ateroesclerosis puede comenzar en la infancia. Si no se brinda tratamiento, puede provocar enfermedad de las arterias coronarias en la edad adulta.

¿Debería mi hijo realizarse exámenes de detección?

El Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre (NHLBI) recomienda que todos los niños se sometan a una prueba de detección de colesterol entre los 9 y los 11 años de edad. Sin embargo, si su familia tiene antecedentes de niveles altos de colesterol o si su hijo tiene determinados factores de riesgo, es posible que deba someterse a una prueba de detección de colesterol antes de ese momento. Analice esto con el médico de su hijo. Todos los niños deben someterse nuevamente a una prueba de detección entre los 17 y los 21 años de edad.

Existen dos tipos de colesterol que a menudo se analizan: el colesterol "bueno", también conocido como HDL, y el colesterol "malo", también conocido como LDL. El colesterol LDL es el principal culpable de los problemas cardíacos, por lo que es importante mantenerlo en niveles bajos. En el caso de los niños, esto significa asegurarse de que el nivel del colesterol LDL sea menor a 110 mg/dl (miligramos por decilitro). A continuación, presentamos las pautas de los niveles de colesterol del NHLBI:

AceptableMenos de 110 mg/dl
Dudoso110 a 129 mg/dl
Alto130 mg/dl o más
AceptableMenos de 170 mg/dl
Dudoso170 a 199 mg/dl
Alto200 mg/dl o más

Medicamentos para el colesterol

Los niños mayores de ocho años que tienen niveles de colesterol LDL muy altos, en general 190 mg/dl o más, pueden recibir medicamentos denominados estatinas. Las estatinas disminuyen los niveles de colesterol en sangre. Un médico puede recetarle este medicamento a su hijo si se le ha diagnosticado hipercolesterolemia familiar (una afección hereditaria en la que la persona nace con altos niveles de colesterol LDL), y la dieta y el ejercicio no han disminuido los niveles de colesterol en la medida suficiente.

Consejos sobre un estilo de vida saludable

Sin importar los niveles de colesterol de su hijo, realizar ejercicios y tener una dieta apropiada son aspectos importantes para mantener los niveles de colesterol controlados, y también para mantener un buen estado de salud general. Aquí encontrará algunas maneras de incorporar una dieta nutritiva y actividad física a la vida de su hijo:

  • Coma muchas frutas, verduras y granos enteros.
  • Elegir carnes magras.Los cortes magros de carne (carne de vaca, cerdo o cordero) incluyen redondo, solomillo, lomo y paleta. En el caso de la carne de ave, la opción más magra es la carne de pechuga blanca y sin piel. Asegúrese de incluir pescado, alubias (guisantes, alubias secas, lentejas) y tofu en las comidas como alternativas de la carne que son saludables.
  • Limite los alimentos que tienen un alto contenido de colesterol.
  • Limite los alimentos que tienen un alto contenido de grasas saturadas o grasas trans.
  • Consuma leche y productos lácteos que tengan un contenido de grasa bajo o nulo.
  • Al cocinar, no utilice grasas sólidas. En cambio, utilice aceite vegetal. Cuando deba poner manteca al pan o a la mazorca, utilice margarina blanda.
  • Evite los alimentos y las bebidas con mucho azúcar. Aliente a su hijo a que beba agua.
  • Es posible que esos panquecitos, rosquillas y madalenas que ve en el estante de la tienda de comestibles no sean la mejor opción de tentempié para sus hijos. Elija tentempiés saludables, como frutas frescas, verduras con salsa para untar con bajo contenido de grasa, palomitas de maíz y yogur con bajo contenido de grasa.
  • ¡Salga y juegue! Aliente a su hijo pequeño a jugar tanto como sea posible. A medida que su hijo crezca, aliéntelo a continuar manteniéndose físicamente activo cada día. También es importante que limite el tiempo que su hijo pasa viendo televisión, jugando a los videojuegos y utilizando la computadora. El tiempo total frente a la pantalla debe ser menos de dos horas diarias.

A menudo los niños ven a los adultos como ejemplos de estilo de vida. Por lo tanto, para incentivar hábitos saludables, es importante que toda la familia realice ejercicios y tenga una buena alimentación. Hacer esto asegurará que tanto usted como sus hijos lleven una vida saludable juntos.