imagen de artículo sobre alergia a alimentosA veces, puede parecer que los niños con alergias a alimentos lo rodean. Su mejor amiga es la lactancia y no puede consumir lácteos porque su bebé es alérgico. No puede preparar sándwiches de mantequilla de maní y jalea para el almuerzo de su hijo porque sus compañeros pueden ser alérgicos. Los huevos con salsa picante están prohibidos en las reuniones familiares porque su sobrino es alérgico.

Con todo el revuelo que existe en torno de las alergias a alimentos, usted se preguntará cómo puede proteger a su hijo. Aprenda lo fundamental sobre las alergias a alimentos y si hay algo que pueda hacer para que su hijo no padezca alergias.

¿Qué son las alergias a alimentos?

Cuando alguien tiene una alergia a un alimento, significa que el sistema inmunitario de esa persona reacciona ante un alimento que ingiere. Las reacciones pueden variar de leves y graves a ser potencialmente mortales. Algunas de las reacciones más comunes incluyen:

  • Urticaria
  • Goteo nasal
  • Comezón o inflamación de los labios, la lengua o la garganta
  • Malestar estomacal, calambres, inflamación o diarrea
  • Sibilancia o dificultad para respirar
  • Shock anafiláctico: es una reacción potencialmente mortal que requiere atención médica de inmediato.

Los bebés y los niños pueden ser alérgicos a diversos alimentos. Los más comunes son:

  • Lácteos
  • Huevos
  • Mariscos
  • Maní u otros frutos secos (p. ej., castañas, castañas de cajú)
  • Cereales (p. ej., trigo, cebada)

Si su médico o el médico de su hijo considera que su hijo es alérgico a un alimento, es posible que al niño se le realicen pruebas. Las alergias a alimentos suelen diagnosticarse, en general, mediante pruebas cutáneas y análisis de sangre.

Hasta el 4% de los niños menores de 18 años de los Estados Unidos tienen alergia a algún alimento. En los últimos años, la cantidad de niños con alergias a alimentos se ha incrementado: ¡el índice de alergia al maní se duplicó! Estos números preocupan a muchos médicos. Se están llevando a cabo muchas investigaciones para encontrar modos de disminuir los índices de alergias a alimentos en los niños.

¿Pueden prevenirse las alergias a alimentos?

Si tiene alergia a un alimento, sabe cuán difícil puede ser llevar una dieta libre del alimento prohibido. Y probablemente desea ahorrarle esa complicación a su hijo. ¿Hay algo que usted pueda hacer para prevenir las alergias a alimentos en su hijo? Se están realizando numerosas investigaciones para tratar de responder esa pregunta.

No hace mucho, la Academia Americana de Pediatría (AAP) recomendó que las embarazadas eviten comer maní. Se creía que esto podía eliminar la alergia al maní en los niños pequeños. Sin embargo, estudios recientes no han encontrado ninguna correlación entre comer maní durante el embarazo y la alergia al maní en los niños. La AAP ahora establece que no hay evidencia que sugiera que restringir la ingesta de ciertos alimentos prevendrá las alergias en los bebés. Sin embargo, si su bebé estará en riesgo de desarrollar alergias a alimentos (familiar cercano con alergia a alimentos), es conveniente analizar las opciones con las que cuenta con su médico. Todas las mujeres embarazadas deberían comer una dieta equilibrada y saludable para brindar el mejor comienzo posible a sus bebés.

Algunas madres de niños con alergias a alimentos necesitan evitar comer ciertos alimentos durante el período de lactancia. Pero, ¿evitar los alimentos que producen alergia más comunes evita una alergia en un niño que aún no es alérgico? Si bien algunos estudios han mostrado un beneficio y otros no, la AAP no ha encontrado evidencia suficiente para recomendar que las madres en período de lactancia eviten ingerir alimentos comunes que producen alergia, como leche, huevos o maní. Una vez más, si su bebé recién nacido está en riesgo de desarrollar alergias a alimentos, es conveniente que analice con su médico las opciones con las que cuenta.

Algunos estudio han sugerido que en los bebés que están en riesgo de desarrollar alergias (debido a antecedentes familiares), la lactancia exclusiva (en lugar de la alimentación con leche maternizada) durante los primeros cuatro meses puede reducir el riesgo de padecer alergia a la leche de vaca. Pero no todos los estudios han demostrado que la lactancia reduce el riesgo de padecer alergias a alimentos. No obstante, por este y otros motivos, muchas organizaciones, como el National Institute of Allergy and Infectious Diseases, recomiendan que todos los bebés sean amamantados exclusivamente hasta los 4-6 meses de edad, a menos que exista una razón médica para no hacerlo.

Cuando finalmente llega la hora de que su bebé coma alimentos sólidos, puede preguntarse cuándo es el momento de introducir los alimentos comunes que producen alergia. La AAP recomienda esperar para introducir los alimentos sólidos hasta que el bebé tenga entre 4 y 6 meses de edad y la leche de vaca, hasta los 12 meses de edad. Pero esto es principalmente para asegurarse de que su bebé obtenga la nutrición que necesita de la leche materna o de la leche maternizada. Solía recomendarse no introducir los alimentos comunes que producen alergia, como huevos, nueces y pescado, en la dieta de un niño hasta pasados varios años. Pero pautas recientes no recomiendan dilatar la introducción de alimentos que comúnmente causan alergias. Los estudios más recientes muestran que dilatar la introducción de estos alimentos puede no prevenir las alergias a alimentos. En algunos casos, incluso puede aumentar la probabilidad de que su hijo desarrolle una alergia.

Un estudio evaluó la alergia al maní en niños judíos en el Reino Unido (RU) y en Israel. En el RU, la alergia es aproximadamente diez veces mayor que en Israel. En el estudio, se utilizaron cuestionarios sobre alimentos para averiguar cuánto maní comían los niños. A pesar de que los niños de Israel comían mucho más maní en su dieta y comenzaban a ingerirlo a una edad más temprana, el índice de alergia al maní era mucho menor que el de los niños del RU.

¿Qué pueden hacer los padres?

Toda esta información puede hacerlo sentir que no hay nada que pueda hacer. Con todos los estudios nuevos que aparecen todo el tiempo y las recomendaciones cambiantes de grupos como la AAP, puede sentirse confundido respecto de cómo proteger a su hijo de las alergias a alimentos. Lo más importante es asegurarse de que su hijo ingiera una dieta saludable. También ayuda saber que muchos niños superan la alergia a la leche y al huevo para cuando comienzan la escuela. Lamentablemente, son menos los niños que superan la alergia al maní.

Alimente a su hijo solo con leche materna (preferentemente) o con leche maternizada hasta que tenga entre 4 y 6 meses de edad. Si en su familia hay antecedentes de alergia a alimentos o razones para preocuparse, hable con su médico. Cuando su hijo tenga edad suficiente para empezar a comer alimentos sólidos, bríndele alimentos saludables variados. Cuando le introduzca alimentos nuevos a su hijo, conozca los signos de la alergia a alimentos. Llame al médico si observa que su hijo tiene una reacción.

Es posible que no pueda prevenir las alergias a alimentos en su hijo, pero puede brindarle un buen comienzo al comer una dieta saludable durante el embarazo y la lactancia, o brindarle una dieta equilibrada llena de frutas y verduras frescas cuando es más grande.