imageLa quimioterapia puede reducir la capacidad de la médula ósea para producir suficientes glóbulos rojos, los cuales transportan oxígeno a todas las partes de su cuerpo. Cuando hay muy pocos glóbulos rojos, los tejidos del cuerpo no reciben suficiente oxígeno para hacer su trabajo. Esta condición se llama anemia. La anemia puede hacer que usted sienta que le falta el aliento, muy débil y cansado. Llame a su médico si usted tiene alguno de estos síntomas:

  • Fatiga (sentirse muy débil y cansado)
  • Mareos o sensación de desmayo
  • Falta de aliento
  • Sensación de que su corazón está "palpitando" o latiendo muy rápido

Su médico revisará con frecuencia su conteo de células sanguíneas durante su tratamiento. Él también podría prescribir un medicamento que puede aumentar el crecimiento de sus glóbulos rojos. Discuta esto con su médico si se vuelve anémico con frecuencia. Si su conteo de glóbulos rojos desciende demasiado, usted podría necesitar una transfusión sanguínea o un medicamento llamado eritropoyetina para elevar el número de glóbulos rojos en su cuerpo.

Consejos para Lidiar con el Problema

Los siguientes consejos podrían ayudarle a lidiar con la anemia relacionada con quimioterapia:

  • Descanse abundantemente. Duerma más por la noche y duerma siestas en el día si puede.
  • Limite sus actividades. Haga sólo las cosas que sean esenciales o más importantes para usted.
  • Pida ayuda cuando la necesite. Pida a familiares y amigos que le ayuden con tareas como el cuidado de los niños, las compras, los quehaceres del hogar, o el manejar.
  • Consuma una dieta bien balanceada.
  • Cuando esté sentado, levántese lentamente. Cuando esté recostado, primero siéntese y después póngase de pie. Esto ayudará a prevenir mareos.