Image for ArixtraEn la actualidad, las enfermedades crónicas, como las enfermedades cardíacas, el cáncer, los accidentes cerebrovasculares y la diabetes, son mucho más frecuentes que las enfermedades infecciosas. Por lo general, las enfermedades crónicas se deben controlar durante un período prolongado. En muchos casos, las enfermedades crónicas no tienen cura. El tratamiento suele consistir en medicamentos recetados a largo plazo para reducir o controlar los síntomas.

La falta de adherencia a los medicamentos ocurre cuando usted no toma los medicamentos de acuerdo con las indicaciones. Algunos ejemplos de esto incluyen:

  • No obtener el medicamento
  • No obtener los reabastecimientos
  • Tomar una dosis diferente a la recetada
  • No tomar los medicamentos con la frecuencia que debería

¿Cuáles son las consecuencias?

Desafortunadamente, las estadísticas indican que un bajo porcentaje de estadounidenses con condiciones crónicas toman los medicamentos de acuerdo con las indicaciones.

Esto puede tener consecuencias graves. Por ejemplo, su condición puede empeorar, lo que requiere un tratamiento más intenso, más medicamentos e incluso la hospitalización. La falta de adherencia a los medicamentos también puede implicar una carga financiera, ya que puede obligarlo a faltar al trabajo, tener más consultas con el médico y hacer que necesite recetas más costosas. En casos extremos, no tomar la medicación puede provocar un ataque al corazón, un accidente cerebrovascular o incluso la muerte.

¿Cuáles son los motivos de la irregularidad en la toma de medicamentos? ¿Qué puede hacer?

Existen muchas razones por las que las personas no toman los medicamentos. A continuación, se indican algunos motivos frecuentes y algunas formas de contrarrestar estos inconvenientes.

Asista a una consulta con el médico para hablar de este tema. Escriba las preguntas que tenga. Asegúrese de tener claro lo siguiente:

  • La dosis: ¿qué cantidad de medicamento debe tomar por vez?
  • El cronograma diario: ¿cuántas veces en el día debe tomar los medicamentos?
  • La duración: ¿durante cuánto tiempo debe tomar los medicamentos?
  • Medidas que debe tomar si se olvida de tomar una dosis: ¿debe tomar los medicamentos tan pronto como sea posible o debe esperar al día siguiente?
  • Instrucciones especiales: por ejemplo, ¿debe tomar los medicamentos con las comidas?

El farmacéutico es otro recurso. No sienta timidez cuando se trate de hacer preguntas sobre los medicamentos, las posibles interacciones farmacológicas y los efectos secundarios. No tenga miedo de anotar las instrucciones.

Recuerde informar al médico sobre todos los medicamentos que toma, especialmente si se atiende con más de un médico. También es importante que los médicos sepan si usted toma suplementos o remedios herbarios. El médico puede explicarle cuáles son los efectos secundarios frecuentes y qué debe hacer si tiene algún problema. En algunos casos, un médico puede considerar otro medicamento con efectos secundarios diferentes que pueden ser más aceptables.

Cuando regrese de la farmacia, tómese el tiempo para leer los papeles que vienen con la receta. Por lo general, los efectos secundarios más frecuentes se indican primero. Recuerde que algunos de los efectos secundarios indicados ocurrieron en un número muy pequeño de personas y que nadie presenta todos los efectos secundarios. En la mayoría de los casos, el organismo se adapta a ellos en un período breve e incluso ni los notará. Conocer los posibles efectos secundarios y cómo manejarlos puede ayudar a atenuar los miedos.

Antes de decidir no tomar los medicamentos porque son demasiado costosos, explore las opciones:

  • Pregúntele a su médico o farmacéutico si puede usar un medicamento genérico menos costoso. Muchos estados requieren que los farmacéuticos dispensen medicamentos genéricos a menos que se especifique lo contrario.
  • Si tiene cobertura para medicamentos recetados, comuníquese con su compañía de seguros para saber qué medicamentos cubre su plan.
  • Obtenga información acerca de los programas de asistencia para pacientes. Si cumple los requisitos, es probable que pueda conseguir los medicamentos a un costo menor. Puede encontrar más información en línea o puede consultar al farmacéutico.

Algunas condiciones, como la presión arterial alta, no presentan síntomas que usted pueda notar, pero esto no significa que su salud esté bien. En otros casos, los síntomas desaparecen gracias a los medicamentos y, si usted dejara de tomarlos, los síntomas regresarían.

Si no está seguro de cómo funcionan los medicamentos en su organismo o por qué los toma, hable con su médico. Es importante entender cuál es el propósito de los medicamentos y qué podría suceder si la condición no se trata.

Con frecuencia, las enfermedades crónicas sin tratamiento pueden provocar graves complicaciones a la salud. Tenga en cuenta que es probable que se sienta bien porque los medicamentos están surtiendo efecto.

Existen diferentes estrategias que puede probar:

  • Si tiene un smartphone, hay varias aplicaciones que puede elegir. Algunas incluso le recuerdan cuándo debe renovar la receta. Cuando haga compras en línea en la tienda de aplicaciones, fíjese si la farmacia a la que suele ir tiene una aplicación.
  • Otras tecnologías incluyen alarmas parlantes, relojes y cronómetros que tienen un compartimento para guardar comprimidos.
  • Si toma muchos medicamentos y prefiere usar lápiz y papel, elabore una tabla. Indique los nombres de los medicamentos, las dosis y el momento del día en el que debe tomarlos.
  • Establezca una rutina, como tomar los medicamentos cuando prepara el café por la mañana.
  • Use un organizador de comprimidos. Se trata de un recipiente de plástico dividido en secciones para cada día de la semana.
  • Permita que sus familiares o amigos sepan cuándo debe tomar un comprimido para que puedan recordárselo si usted se olvida.
  • Verifique con la farmacia para determinar si renuevan las recetas de forma automática y después se comunican por teléfono o por mensaje de texto para informarle que los medicamentos están listos para retirarlos. Esto es una excelente forma de ahorrar tiempo y evita que usted tenga que esperar la renovación de la receta en la farmacia.
  • Si tiene que tomar muchos medicamentos por día, hable con su médico. Todo el tiempo aparecen nuevos regímenes terapéuticos. Tal vez un comprimido que toma tres veces por día ahora lo pueda tomar una vez por día, o quizá algunos de los medicamentos que toma vengan en un comprimido combinado.

Si tiene problemas para tomar los medicamentos, solicite ayuda al médico o al farmacéutico. Las medidas que tome ahora para ocuparse de su condición crónica pueden tener un gran impacto en el resto de su vida.