¿Qué significa APC?

Las personas diabéticas presentan un mayor riesgo de muerte por diversas causas, incluso por enfermedad cardiovascular y cáncer.

HCA imagePara reducir el riesgo de ataque al corazón y accidente cerebrovascular en las personas diabéticas, se necesita tener un mejor manejo de tres factores de suma importancia: El Programa Nacional de Educación sobre la Diabetes (NDEP) los denomina APC:

La prueba de A1C (versión abreviada de “hemoglobina glicolisada”), es un análisis de sangre que mide la forma en que variaron los niveles de azúcar durante los últimos meses. Según la gravedad de la enfermedad, se debe verificar el nivel de A1C entre tres y cuatro veces por año. Por lo general, el nivel ideal de A1C debe estar por debajo del 7%, aunque estos niveles se pueden modificar según cada caso.

Para reducir el riesgo de sufrir complicaciones relacionadas con la diabetes, el NDEP indica que el objetivo debe ser mantener la presión arterial por debajo de 140/80 mmHg, a menos que el médico establezca un objetivo diferente en su caso.

Los niveles de colesterol LDL (colesterol malo) deben ser inferiores a 100. Las personas que padecen diabetes también deben intentar subir el nivel de colesterol HDL (colesterol bueno) por encima de 40 y bajar los niveles de triglicéridos.

Pasos para reducir el riesgo de enfermedades cardíacas

Es probable que las personas diabéticas en los Estados Unidos no reciban la asistencia necesaria para prevenir las enfermedades cardíacas. Sin embargo, el NDEP insta a los diabéticos a que tomen el control de la A1C, la presión arterial y el colesterol. Un buen punto de partida es hacerle al médico tres preguntas importantes acerca de los APC:

  1. ¿Cuáles son mis valores de A1C, presión arterial y colesterol?
  2. ¿Cuáles son mis objetivos personales de tratamiento?
  3. ¿Qué debo hacer para alcanzar esos objetivos?

Tener diabetes no significa que vaya a sufrir otras complicaciones. Es posible que pueda prevenirlas y agregar años a su vida mediante el manejo de los APC y siguiendo el plan de tratamiento que elaboró con el médico.