Para las personas que sufren de una enfermedad crónica, el ejercicio puede disminuir el malestar, aumentar el funcionamiento diario y mejorar la calidad de vida totalmente. Existen muchas opciones sobre el tipo de actividad que podría elegir. En general, encuentre algo que disfrute hacer y un lugar que sea cómodo para usted donde pueda hacerlo.

Aunque ser activo físicamente es bueno para cualquiera en general, algunos ejercicios proporcionan beneficios específicos. A continuación se presenta cómo diferentes ejercicios pueden ayudar a personas con enfermedades crónicas específicas.

Tipos de Ejercicio

Existen tres categorías básicas de ejercicio:

Ejercicio aeróbico; ejercicios que aumentan su ritmo cardiaco a través del movimiento repetitivo de los grupos de músculos largos. Los dos tipos de ejercicio aeróbico son:

  • Ejercicio de resistencia con apoyo del peso corporal; sus músculos trabajan contra la fuerza de gravedad. Ejemplos: trotar, caminar, bailar.
  • Ejercicio de resistencia sin apoyo del peso corporal; la fuerza de gravedad no juega un papel importante. Ejemplos: andar en bicicleta, nadar, remar.

Ejercicio de entrenamiento de resistencia: ejercicios que aumentan la resistencia, tono y rendimiento de los músculos por separado por medio de la contracción de los músculos en forma aislada contra la resistencia. Por ejemplo: levantamiento de pesas. El aumento en el ritmo cardiaco es de corta duración en comparación con el ejercicio aeróbico.

Se extiende: Ejercicios que mejoran o mantienen la flexibilidad de sus músculos. La buena flexibilidad es importante para mantener un rango completo de movimiento y disminuir sus probabilidades de sufrir una lesión. Lo ideal es que debe estirarse después de cada sesión de ejercicio.

El Impacto de la Enfermedad

En general, los tres tipos de ejercicios son importantes en un programa efectivo. Sin embargo, la lista que se muestra más adelante demuestra cómo un cierto tipo de ejercicio puede impactar directamente su condición de salud específica.

Enfermedad Cardiaca

Muchos investigadores y profesionales de la salud han encontrado que el ejercicio regular disminuye el riesgo de sufrir un ataque cardiaco, particularmente para las personas con enfermedad de las arterias coronarias (EAC).

Beneficios específicos del ejercicio para personas con enfermedad cardiaca incluyen:

  • Músculo cardiaco más fuerte
  • Menos incidencias de angina
  • Disminución en el nivel de colesterol
  • Disminución en la acumulación de placa en el interior de las arterias
  • Mejor control de peso y presión arterial

Tipo de ejercicio que puede disminuir el riesgo de padecer enfermedad cardiaca y ataque cardiaco: el ejercicio aeróbico

Nivel Alto de Colesterol

El colesterol se encuentra en las células en todo el cuerpo. Aunque tiende a tener una mala reputación, en realidad el colesterol es importante para la vida. Sólo contribuye a la enfermedad cardiaca cuando usted tiene demasiados tipos de cierto colesterol o muy pocos de otro tipo.

De acuerdo con Richard Stein, MD, vocero de la American Heart Association, el ejercicio aeróbico regular aumentará el colesterol "bueno" (HDL) y disminuirá moderadamente el colesterol "malo" (LDL). Resalta que cuando el ejercicio se combina con una dieta saludable baja en grasa, estos cambios pueden ser considerables.

El tipo de ejercicio que ha mostrado que mejora los niveles de colesterol es el: Aeróbico

Diabetes

La diabetes es un trastorno de la producción y uso de insulina del cuerpo y es un factor de riesgo importante para la enfermedad de las arterias coronarias. Si no hay suficiente insulina, no se puede obtener glucosa (energía para todas las células) de la sangre hacia las células. Como resultado, el cuerpo se priva de lo esencial y la glucosa se acumula en la sangre. El ejercicio puede hacer que las células sean más sensibles a la insulina y se puede transportar más glucosa desde sangre hacia las células.

"El ejercicio mejora la sensibilidad de las células del cuerpo a la insulina y por lo tanto mejora el control de glucosa en la sangre, así como también muchos otros factores de riesgo cardiovasculares," dice Charlotte Hayes, MMSc, RD, un educador de diabetes certificado.

Los tipos de ejercicio que influyen en la sensibilidad de insulina y los factores de riesgo cardiovasculares son: Ejercicio Aeróbico y Entrenamiento de Resistencia

Presión Arterial Alta

"El ejercicio moderado ha mostrado que controla la presión arterial alta por medio del aumento de la eficiencia del sistema circulatorio," declara Marlene Janco, MS, RD, una asesora que promueve el Programa para la Reversión de la Enfermedad Cardiaca del Dr. Dean Ornish. "La presión arterial disminuye debido a que el músculo del corazón bombea mejor, los vasos sanguíneos se relajan más, el corazón requiere menos oxígeno para trabajar y los riñones funcionan mejor."

El tipo de ejercicio que ha demostrado que disminuye la presión arterial es: el ejercicio aeróbico

Apoplejía

Una apoplejía se presenta cuando no llega suficiente sangre a alguna parte del cerebro. Esto provoca que las células en esa área mueran. "Un ejercicio de alta intensidad desarrollado para cubrir las necesidades específicas de las personas es un elemento clave para ayudar a un paciente a recuperarse de una apoplejía," dice Susan Barker, PT, PhD, profesora de terapia física de la Misericordia University.

El ejercicio podría ayudar a las células del cerebro cercanas al área de la apoplejía a obtener más oxígeno y podría mejorar la fuerza y coordinación de los músculos afectados. Una apoplejía puede crear incapacidades físicas. Las recomendaciones de ejercicio podrían variar dependiendo de la gravedad de la apoplejía y las limitaciones de la persona.

Los tipos de ejercicio para la recuperación y prevención de la apoplejía son: El Ejercicio Aeróbico, Entrenamiento de Resistencia y Estiramiento.

Cáncer

"La actividad física es un vínculo ausente para muchas personas con tratamiento contra el cáncer," declara Diane Doster, MS, fundadora de CancerFit en Sedona, Arizona. "El ejercicio moderado combate la fatiga y disminuye la náusea y la depresión." Estudios sugieren que los pacientes con cáncer que no padecen depresión tienen una mejor probabilidad de sobrevivir que los que la sufren.

Los tipos de ejercicio que han demostrado que estimulan la energía y el humor son: El Ejercicio Aeróbico y El Entrenamiento de Resistencia

Enfermedad Pulmonar

La enfermedad de obstrucción pulmonar crónica (EOPC), incluyendo enfisema y bronquitis crónica, es la forma más común de enfermedad pulmonar. El ejercicio mejora la calidad de vida para pacientes con EOPC aumentando:

  • La capacidad del ejercicio
  • Eficiencia de la respiración
  • Absorción de oxígeno de los músculos
  • Flujo de aire cuando se exhala

El tipo de ejercicio que muestra que mejora la capacidad respiratoria es: Ejercicio Aeróbico

Artritis

El movimiento continuo es importante para la salud de sus articulaciones, especialmente las artríticas. El ejercicio regular promueve la fuerza y flexibilidad y ayuda a preservar la resistencia de las superficies de las articulaciones. Esto es especialmente importante en las piernas y pies donde el deterioro del cartílago de las articulaciones contribuye a la osteoartritis.

Los tipos de ejercicio que muestran que mejoran la salud de las articulaciones son: El Ejercicio Aeróbico Sin Apoyo del Peso Corporal y El Entrenamiento de Resistencia. Los ejercicios acuáticos son los ideales.

Osteoporosis

"Los huesos son estructuras vivas y constantemente se encuentran en construcción, así como también en demolición," dice Michael LeRoux, MS, DC, fundador de Ocean State Chiropractic and Sports Rehabilitation en Providence, Rhode Island. Los ejercicios con apoyo corporal mantienen la densidad y fuerza ósea inclinando la balanza a favor de la formación ósea.

Felicia Cosman, MD, directora clínica de la National Osteoporosis Foundation agrega que la fuerza muscular es tan importante como la fuerza ósea, debido a que ayuda a prevenir caídas; una causa importante de fracturas.

Los tipos de ejercicio que muestran que mejoran la densidad ósea son: El Ejercicio Aeróbico con Apoyo Corporal y El Entrenamiento de Resistencia

En cualquier condición, un programa de ejercicio bien estructurado tendrá los tres tipos de ejercicio involucrados. El ejercicio aeróbico aumentará su resistencia y capacidad que obtendrá a través de ejercicios de mayor tiempo. El entrenamiento de resistencia formará fuerza muscular y le permitirá tolerar intensidades más altas, y mejorará el equilibrio y la agilidad. El estiramiento puede disminuir la rigidez y el riesgo de sufrir una lesión.

Hable con su doctor antes de empezar cualquier programa de ejercicio. También puede consultar con un especialista de ejercicio para ayudarlo a desarrollar una rutina.