Image for coronary spasm article Toda vez que pensamos en un dolor en el pecho, pensamos en un ataque cardíaco. Esto es importante, ya que cualquier tipo de dolor torácico es una advertencia seria que debe ser evaluada por un servicio de atención médica de urgencias de inmediato. Sin embargo, existe la posibilidad de que resulte ser una variante poco frecuente de la angina de pecho denominada angina vasoespástica.

¿Qué es la angina vasoespástica?

Este tipo de angina es causado por un espasmo de la arteria coronaria que lleva sangre, oxígeno y nutrientes al músculo cardíaco. Un espasmo es una contracción o estrechamiento repentino temporario de una pequeña parte de una arteria. Dicho espasmo ocasiona que no llegue suficiente sangre al corazón durante un momento. La obstrucción del flujo sanguíneo es lo que provoca el dolor de pecho característico de la angina de pecho.

A diferencia de otras formas de angina, la angina vasoespástica ocurre mientras uno está en reposo, cuando no hay esfuerzo. Por lo general, aparece durante la noche o a la madrugada.

Los espasmos de la arteria coronaria pueden producirse en personas sin arteriopatía coronaria (AC) significativa. La AC se debe a ateroesclerosis, es decir, un estrechamiento y endurecimiento de las arterias coronarias causados por depósitos de placas en las paredes arteriales. Sin embargo, algunas personas con angina vasoespástica tienen una afección grave al menos en uno de los vasos sanguíneos. Por lo general, el espasmo aparece en el lugar de la obstrucción. Afortunadamente, los espasmos coronarios en general no desencadenan la serie de acontecimientos que pueden llevar a un ataque cardíaco. No obstante, si el espasmo es grave y dura mucho tiempo, puede producirse un ataque cardíaco.

Los espasmos de las arterias coronarias pueden ser provocados por estrés emocional, exposición al frío, consumo de cocaína o por fumar mucho. Las personas con una arteriopatía coronaria subyacente, miocardiopatía hipertrófica (agrandamiento del corazón a causa de una enfermedad) o presión arterial alta no controlada tienen también mayor riesgo de sufrir angina vasoespástica.

¿Cuáles son los síntomas de la angina vasoespástica?

Los síntomas de esta variante anginosa incluyen:

  • Dolor torácico intermitente que:
    • Aparece en reposo durante la noche o a la madrugada
    • Puede irradiarse a otras partes del cuerpo, como la garganta, los brazos, la zona entre los omóplatos o el estómago (puede parecer una úlcera o indigestión)
    • Da sensación de compresión, presión o pesadez
  • Náuseas
  • Sudor
  • Palpitaciones: latidos rápidos, irregulares o pausas entre los latidos
  • Vértigo
  • Dificultad para respirar

¿Cómo se diagnostica la angina vasoespástica?

Esta variante anginosa es poco frecuente, por lo que es posible que lo sometan a los estudios de corazón de rutina para determinar cuál es la causa del dolor torácico. Las pruebas de diagnóstico no solo sirven para identificar un problema, sino también para descartar otras condiciones. Los exámenes pueden incluir lo siguiente:

  • Un electrocardiograma (ECG) para registrar la actividad eléctrica del corazón. Esta prueba sirve para identificar problemas de arritmia cardíaca y daños en el corazón causados por un ataque cardíaco anterior.
  • Análisis de sangre para determinar los niveles de colesterol, glucemia y marcadores inflamatorios. Las pruebas para determinar la presencia y la cantidad de enzimas cardíacas en sangre pueden indicar un daño en el músculo.
  • Un monitor Holter para registrar la actividad eléctrica del corazón durante un período de hasta 72 horas.
  • Una prueba de esfuerzo para evaluar la función cardíaca durante el ejercicio.

De ser necesario, el médico le indicará pruebas por imágenes que sirven para evaluar mejor la estructura y función del corazón y de los vasos sanguíneos.

¿Cómo se trata la angina vasoespástica?

Esta variante anginosa suele tratarse con medicamentos llamados bloqueadores de los canales del calcio. Estos medicamentos disminuyen los ataques de angina vasoespástica y suelen administrarse en combinación con nitratos durante los ataques. Si hay otra condición que agrava la angina, como una AC, esta también deberá ser tratada.

El objetivo del tratamiento de la angina vasoespástica es hacer desaparecer los síntomas. Usted y su médico trabajarán juntos para elaborar un plan que implique:

  • Dejar de tomar aquellos fármacos que causen espasmos coronarios
  • Tomar medicamentos que ayuden a prevenir los espasmos coronarios
  • Rever el estilo de vida y los hábitos para reducir el riesgo de sufrir una cardiopatía, por ejemplo, siguiendo una dieta sana para el corazón y haciendo actividad física con regularidad
  • Concertar citas de seguimiento periódicas para controlar su evolución
  • Dejar de fumar

¿Qué puede hacer?

Recuerde que hay muchos dolores torácicos que no tienen nada que ver con la angina de pecho. Por ejemplo, la acidez, una lesión o una inflamación pulmonar también pueden provocar dolor en el pecho. No obstante, no tiene forma de distinguir un tipo de dolor torácico de otro, sobre todo si está en su casa asustado. Por lo tanto, cualquier dolor que sienta en el pecho debe ser evaluado por un servicio de atención médica de urgencias de inmediato. Es importante destacar que no debe conducir hasta el hospital. Los servicios de urgencias comienzan con el tratamiento de reanimación de camino al hospital, lo que puede salvarle la vida en caso de que se trate de un ataque cardíaco.

Sin embargo, si tiene antecedentes de angina vasoespástica, hay algunas cosas que puede hacer por usted, como:

  • Cumplir con el plan terapéutico, que puede incluir medicamentos y cambios en el estilo de vida
  • Evitar tomar fármacos que puedan empeorar la condición
  • Informar a su médico de inmediato en caso de síntomas nuevos
  • Aprender cómo la ansiedad y el estrés lo afectan y desarrollar métodos que lo ayuden a manejarlos mejor