El término "amenorrea" significa literalmente una ausencia de sangrado menstrual. En medicina, éste es utilizado para indicar una de dos enfermedades: La cesación del ciclo menstrual en una mujer de edad menstrual o la imposibilidad de desarrollar un ciclo menstrual por completo en una mujer joven que ha alcanzado la edad de 16 años. Este artículo sólo trata sobre la primera de estas enfermedades llamada "amenorrea secundaria." Para evitar utilizar esté largo término, aquí simplemente nos referiremos a la enfermedad como "amenorrea."

Existen muchas causas de la amenorrea. La pérdida de peso severa, como la que podría ocurrir en una mujer con anorexia nerviosa, puede provocar que el periodo menstrual se detenga. También puede provocarlo el ejercicio en extremo, como correr maratones, el fisicoculturismo o bailar ballet a nivel profesional.

Las mujeres jóvenes que van a la universidad también podrían desarrollar amenorrea, posiblemente por estrés o tal vez como una reacción reflejo de lo que el cuerpo considera una "migración." El embarazo y la lactancia detienen el ciclo menstrual a propósito. Por último, las mujeres que han utilizado anticonceptivos orales podrían descubrir que toma algo de tiempo para que regrese un ciclo menstrual normal después de descontinuar el uso de estos.

Más rara vez, la amenorrea podría indicar un grave padecimiento médico, como el trastorno de la glándula pituitaria, del hipotálamo o de los ovarios. Por esta razón, es una buena idea consultar con su médico si pierde más de un ciclo menstrual, para ver si se necesitan más evaluaciones. El tratamiento médico para la amenorrea depende de la causa. Si la examinación revela que no hay causas subyacentes, los médicos podrían recomendar un periodo de utilización de anticonceptivos orales para empezar el ciclo.

Tratamientos Naturales Propuestos

La hormona progesterona, disponible (probablemente de manera inapropiada) como un ingrediente en algunas cremas "naturales," podría ayudar a normalizar el ciclo menstrual. En un ensayo doble ciego controlado por placebo, el uso oral de un tipo micronizado de progesterona normalizó el ciclo menstrual en mujeres con amenorrea secundaria.1 Sin embargo, aunque la progesterona está comercializada como una "hormona natural," es tan medicamento como lo es el estrógeno y nunca debería ser utilizada sin supervisión médica.

En algunas mujeres, la glándula pituitaria produce niveles excesivos de prolactina. La prolactina es una hormona que aumenta de manera natural durante el embarazo para estimular la producción de leche; ésta también puede provocar amenorrea. La liberación excesiva de prolactina por la glándula pituitaria es una condición que debe ser investigada medicamento ya que podría indicar la presencia de un tumor. Sin embargo, es posible que ligeras anormalidades en los niveles de prolactina sin alguna causa médica peligrosa podrían provocar amenorrea en algunas mujeres. Se cree que la hierba sauzgatillo reduce los niveles de prolactina,2 - 4 y por esta razón ha sido probada para la amenorrea.5 Sin embargo, hasta el momento no ha sido reportado algún ensayo doble ciego controlado por placebo sobre este posible uso del sauzgatillo. La hierba menta de lobo también se piensa que reduce los niveles de prolactina,6 pero tampoco ha sido analizada para la amenorrea.

Otros tratamientos naturales comúnmente propuestos para la amenorrea incluyen suplementos de la vitamina B6 y zinc así como las hierbas caulófilo, angélica, asafétida, semilla de alfalfa, agripalma, perejil y ruda. Sin embargo, no existe evidencia científica significativa que indique que éstas sean efectivas.

Por razones que no son completamente claras, las mujeres con amenorrea tiene con frecuencia un ritmo acelerado de pérdida ósea, conllevando potencialmente a osteoporosis. Las mujeres que han desarrollado amenorrea debido a ejercicio en exceso tienen la tendencia a experimentar un ritmo acelerado de pérdida ósea, lo que podría provocar osteoporosis. Desafortunadamente, los complementos de calcio y de vitamina D no son suficientes para proteger la masa ósea bajo estas circunstancias.7 Podrían ser necesarias medidas más fuertes, tales como reducir la cantidad de ejercicio o utilizar medicamentos.

Hierbas y Complementos a Evitar

Las sustancias llamadas lignanos, encontradas en muchos alimentos pero de manera más especial en las semillas de linaza, podrían incrementar los niveles de prolactina.8 Como se mencionó anteriormente, esto podría provocar amenorrea.

Por último, ciertas hierbas y complementos podrían interactuar con los medicamentos anticonceptivos orales para tratar la amenorrea. Para más información, vea el artículo sobre Anticonceptivo Oral en la sección de Interacciones con Medicamentos de esta base de datos.